Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 11 ...

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

'Esto es un genocidio medieval'

  • Escrito por Redacción

yihadistas-asesinos

"Yo denuncio abiertamente la comisión de un genocidio contra la población civil en Irak". Las palabras llegan en exclusiva para EL MUNDO desde Erbil. Y las pronuncia Juan Luis Ney Sotomayor, un médico catalán especializado en cirugía de guerra. Con 46 años y más de 10 destinos en misiones humanitarias, creía haberlo visto todo. Recogemos su testimonio, crucial para entender el drama que sufre en la actualidad la población iraquí

No puedo cerrar los ojos ante la barbarie. Forma parte de mi trabajo. Aparece delante de mí todos los días. Y no pienso darle la espalda. Si lo hiciera traicionaría mis principios y mi forma de entender la vida. Veo miles de cuerpos quebrados por el dolor. Escucho cientos de relatos, a cada cual más cruel, del sufrimiento vivido. Siento los sollozos interminables de los niños. Sus lágrimas es lo que más me afecta. Son miradas que reflejan todo el horror padecido. Por la noche cuando duermo, no son pesadillas lo que me desvela, sino las llamadas de los responsables del gobierno autónomo del Kurdistán avisándome de la llegada de nuevos refugiados, o del traslado urgente de heridos a un hospital víctimas de un atentado o de nuevas acciones de guerra. Y la aparición constante de grupos de niños solos. Los niños y la guerra, un binomio que va unido y que, desgraciadamente, ya había vivido. Pero nunca de una manera tan cruel como ahora. Esta guerra me está afectando mucho más que cualquier otra.

Es un genocidio medieval. El terror por el terror. Lo más duro ha sido recoger críos heridos después de un ataque yihadista contra una columna de refugiados, y no poder trasladarlos a todos. Es una sensación de impotencia brutal. Me gustaría salvarlos a todos. Llevarlos a España. Apartarles de este horror. No puedo. Los hay de todas las edades: recién nacidos, lactantes, niños pequeños y adolescentes. Lo que más me duele es no poder atenderlos como necesitan.
Crucifixión de infieles

Los yihadistas están a 50 km del lugar donde me encuentro, la ciudad de Erbil, capital administrativa del estado autónomo del Kurdistán iraquí. Mi nombre es Juan Luis Ney Sotomayor, tengo 46 años y soy de Barcelona. Soy médico cirujano y mi especialidad la cirugía de guerra. Me he formado en Francia y Alemania. Mi vida la he dedicado a la cooperación internacional y he participado en más de 10 misiones humanitarias: Liberia, Malí, Palestina, Irak, Afganistán, Sudán... Llevo viviendo en Erbil desde hace tres meses, contratado por el gobierno autónomo del Kurdistán y colaborando con diversas organizaciones no gubernamentales. Mi misión era, en un principio, dar formación a cirujanos locales hasta que estalló la catástrofe. Ahora hago de todo. Estamos desbordados: se calcula que más de medio millón de personas han huido por el terror yihadista y solamente en Erbil hay unos cien mil refugiados. Y no se ve el final.

Todo comenzó hace apenas dos meses, cuando Mosul (la segunda ciudad más importante de Irak) cayó en manos de los yihadistas del IS (siglas en inglés de Estado Islámico). A partir de ese momento se instauró el terror. Después se apoderaron de otras ciudades importantes como Kirkuk. En todas ellas han tenido lugar las más horribles matanzas: degollamientos públicos, fusilamientos masivos, crucifixión de infieles, enterramiento de mujeres y niños vivos. Lo más espantoso que uno pueda imaginar ha sido superado por la realidad. Testigos directos me han relatado como la ciudad de Mosul está repleta de cabezas cortadas colgadas del tendido eléctrico.

Esas imágenes, distribuidas por las redes sociales, han expandido el terror y el pánico se ha apoderado de la población. Ahí comenzó la estampida. Primero les tocó el turno a los cristianos (con ellos se inauguró la masacre), pero luego huyeron los turcomanos, los yazidíes, que ya estaban señalados, vinieron poco después pero, como en el famoso verso de Bertolt Brecht, incluso los que no esperaban verse afectados por la persecución, chiítas y moderados sunitas, también han salido corriendo al convertirse en objetivo señalado por los más extremistas.

Y a los crímenes de guerra les ha seguido la catástrofe humanitaria. Centenares de miles de personas perdidas en el desierto sin víveres, sin agua, andando descalzos, soportando temperaturas de 55º C. No se sabe la cantidad de personas que han muerto así. Seguramente las más débiles: ancianos, mujeres, enfermos, niños y los que tenían menos alimentos. Muchas de estas columnas de refugiados han sido atacadas con fuego de artillería por las milicias del IS. Yo denuncio abiertamente la comisión de un genocidio contra la población civil en Irak.

Para mí no existen horarios. Cooperantes y médicos dependemos de las necesidades que surjan en cada momento. Presto asistencia en varios hospitales de la ciudad. Ha habido días que he tenido que trabajar 24 horas seguidas atendiendo a refugiados. Lo habitual es descansar dos, cuatro o seis horas como máximo al día, pero un ataque, la llegada de una nueva columna de refugiados, un atentado nos obligan a dejar lo que estamos haciendo para acudir y prestar asistencia a las victimas. Vivo en un chalet alquilado con otros cooperantes y cuento con la asistencia de un chofer que me traslada a cualquier punto de la ciudad y de sus alrededores.

Han muerto miles de personas, especialmente mujeres y de niños. Muchos de ellos no han podido ser enterrados. El caso más dramático quizá sea el de los integrantes de la religión yazidíe. Aunque existe mucha leyenda en torno a ellos, son personas absolutamente normales, como cualquiera de nosotros. No se les diferencia étnicamente. Practican una religión y unas tradiciones de hace miles de años. Se calcula que 50.000 yazidíes, en su éxodo hacia el este, han quedado aislados en las montañas de Sinjar, junto a la frontera con Siria. EEUU ya ha mandado ayuda humanitaria a través de aviones y helicópteros... Sin la intervención internacional la masacre está asegurada.

La dinámica que han impuesto los terroristas del IS consiste en un ataque sistemático y sin distinciones contra la población civil. Esta es la verdadera situación que vivimos. Sin dramatismos ni exageraciones. Aunque revisten sus acciones como parte de la guerra santa para instaurar un nuevo Califato, la realidad es que usan la religión como instrumento del terror. No es una guerra contra los cristianos, ni tampoco una entre sunitas y chiítas. Es una guerra del terrorismo internacional contra todos. Son especialmente crueles. Atacan hospitales, ejecutan familias enteras. Realizan crímenes masivos que filman y distribuyen por las redes. La propaganda de sus horrores les hace más fuertes.

Los integrantes del IS son en su mayoría mercenarios. Han venido de todos los países a engrosar sus filas: Arabia, Australia, Alemania, Inglaterra... también España. Recientemente recibí la información de que dos mujeres con pasaporte español habían sido detenidas en la frontera con Siria. Aunque el banderín de enganche es la yihad (la guerra santa) una vez en combate lo que más les atrae es el dinero y, en un país como Irak donde no funcionan los bancos y todos los pagos son en metálico, la toma de ciudades les permite engrosar sus ganancias y repartir sus botines.
El botín de Mosul

Es el caso de Mosul, una ciudad con más de dos millones de habitantes, que está bajo su poder. Allí se han apoderado de ingentes cantidades de dinero (se habla de cientos de millones de dólares) que han utilizado para la compra de material de guerra y suministros. Aún sigue siendo un misterio cómo y de dónde consiguen el apoyo que reciben: armamentos, víveres, información... Con dinero se obtiene casi todo, pero ellos han contado con apoyo logístico y militar desde el principio. Al Qaeda estuvo en el origen de este grupo, pero ahora la organización madre les ha repudiado y los terroristas del IS actúan aparentemente por si solos, no respondiendo a otras órdenes y estrategia que a los de su propia organización.

Tienen un único fin: provocar el pánico y vencer, anulando, cualquier resistencia. Hasta ahora lo han conseguido y si no llega pronto más ayuda internacional (tanto militar como humanitaria) seguirán avanzando y extenderán el conflicto hasta Irán. Este es su objetivo, y sería terrible. La guerra sería total y la crisis humanitaria alcanzaría niveles hasta ahora desconocidos.

Aquí, en Erbil, se agradece la intervención de EEUU y la ayuda que prestan Francia e Inglaterra. España también debería intervenir con ayuda humanitaria. Al no poder actuar las ONG tiene que ser a través del Gobierno y de la Unión Europea. No tenemos mucho tiempo. Es cuestión de semanas. Nosotros ya tenemos preparados diversos planes de evacuación. Todo el personal occidental sabe que es objetivo principal de las milicias del IS. Nuestra captura puede ser utilizada tanto para la obtención de un rescate o como propaganda suya para mostrar cómo se realiza el exterminio de infieles. Sabemos que tienen informadores y terroristas dentro de la ciudad. Existe la alerta de inminentes atentados con coches bomba en puntos estratégicos de Erbil. Esto ha sido lo que ha precipitado la evacuación de personal diplomático y de grandes empresas. Se piensa que los atentados están destinados a bloquear la capacidad de respuesta de la ciudad. Mi intención es permanecer en Erbil hasta el último momento. Pero sé que cuando me vaya, detrás de mí siempre quedarán los niños.

La transcripción y la edición del relato del médico Juan Luis Ney Sotomayor han sido realizadas por Javier Castro-Villacañas.

http://www.elmundo.es/cronica/2014/08/17/53ef16f3e2704e0c428b456e.html

EL MUNDO

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones