Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Homenaje en Baracaldo al jefe del comando de los GRAPO que secuestró a Publio Cordón

  • Escrito por Redacción

Baracaldo-bengalas-pancarta-Enrique-Cuadra

Enrique Cuadra abandonó la cárcel de Daroca (Zaragoza) tras 19 años en prisión. Fue recibido con antorchas y aurreskus y retiró su retrato de la pared del “gaztetxe” dedicada a los etarras y grapos

El 27 de junio de 1995, un comando de la organización terrorista de extrema izquierda GRAPO secuestró a punta de pistola al empresario Publio Cordón en Zaragoza. La banda cobró un rescate millonarios, pero Córdón murió durante el secuestro y nunca se encontró su cadáver. Ahora, el jefe del comando que cometió el secuestro ha salido de la cárcel.

Enrique Cuadra Etxeandía, natural de Baracaldo (Vizcaya), fue el jefe de la operación terrorista para abordar a Publio Cordón y secuestrarlo a punta de pistola. Tras entregar al secuestrado en Francia a otros miembros del GRAPO, Cuadra se encargó de los contactos con la familia del empresario zaragozano para que entregaran un millonario rescate. Aunque siempre afimaron haberlo puesto en libertad, las investigaciones posteriores demostraron que Cordón murió durante el cautiverio, pero su cadáver aún no ha aparecido.

La Audiencia Nacional impuso a Enrique Cuadra una pena de 27 años de cárcel por el secuestro de Publio Cordón, otros 34 años por el asalto a un furgón blindado en Zaragoza en 1993 en el que asesinaron a un guardia de seguridad y otros 22 años por pertenencia a banda armada, tenencia ilícita de armas, tenencia de explosivos y falsificación de documentos.

Sólo 19 años en la cárcel a pesar de las condenas acumuladas

Pues bien. Tras cumplir sólo 19 años en prisión desde su tercera entrada en la cárcel (en 1995, si bien estuvo ya preso en España y en Francia en los 80), el pasado martes 22 de julio a las 9 de la mañana salió Enrique Cuadra en libertad del Centro Penitenciario de Daroca, en la provincia de Zaragoza, según ha podido saber El Confidencial Autonómico.

Varios blogs del movimiento a favor de los terroristas de los GRAPO presos -a los que, como en el caso de los etarras, llaman “presos políticos”- relatan la salida de prisión del jefe del comando que secuestró a Publio Cordón y de los actos de homenaje que se celebraron por ello.

Nada más franquear el perímetro de la cárcel, el grapo Enrique Cuadra se encontró con un “comité de bienvenida”: un grupo de una quincena de personas provenientes “de varios puntos del Estado español”, con banderas comunistas, independentistas gallegas, republicanas, ikurriñas vascas...

Tras hacerse una foto, el terrorista de los Grupos Revolucionarios Antifascistas Primero de Octubre y sus simpatizantes decidieron ir a tomarse unas cañas al bar más cercano a la prisión y brindaron “a la salud de Askatu [alias de Cuadra] y por la libertad de las y los que faltan”, en referencia a los otros presos de la banda terrorista de extrema izquierda.

Desde el Comité de Socorro Rojo Internacional aseguran que en Daroca, a la salida de la cárcel, no había periodistas ni controles policiales, pero sí agentes de paisano que seguían sus movimientos. Tras despedirse de un grupo de simpatizantes de los GRAPO provenientes de Madrid, Cuadra y sus amigos se dirigieron en coche a Baracaldo, a la localidad natal del terrorista.

Aurresku, discursos y brindis

Nada más entrar en el municipio vizcaíno empezó el homenaje a que fue jefe del comando terrorista de los GRAPO que secuestró a Publio Cordón. En uno de los puentes que cruzaba el camino en coche de Cuadra varios jóvenes descolgaron una pancarta con el retrato del preso recién puesto en libertad y la expresión “Ongi etorri” (“bienvenido” en euskera). Eso acompañado de varias bengalas encendidas para honrar al terrorista.

Pitando con las bocinas por las calles de Baracaldo, el “comité de bienvenida” llegó al barrio de Enrique Cuadra y celebró un acto de homenaje en una plaza, con un formato muy similar al que reciben los etarras que van saliendo de prisión.

“En la plaza del barrio lo reciben decenas de jóvenes con un baile en su honor, emocionante; y varios fuegos de bombas. Pancartas, aplausos, y consignas de amnistía y libertad”, relata el blog el blog de los Comités por un Socorro Rojo Internacional consultado por ECA. Tras contemplar un “aurresku” en su honor, el grapo pronunció un discurso en el que agradeció el recibimiento a los jóvenes de Baracaldo y les animó a seguir luchando para conseguir sacar de la cárcel a todos los presos de los GRAPO: “Yo estaré con vosotros en esta lucha”.

El último acto de este recibimiento con honores al condenado por secuestro y asesinato terrorista fue en el “gaztetxe”, un local de los jóvenes comunistas radicales de Baracaldo. Antes, uno de los responsables del gaztetxe advirtió que la Ertzaintza se había personado en el local para prohibir ese acto de exaltación del terrorismo, pero al final se marcharon.

Tras unos brindis con sidra, nuevos discursos animando a seguir en la lucha “por la libertad y el socialismo” y después de regalar a los jóvenes su gorra de 18 años, Enrique Cuadra completó el ritual que siguen los terroristas de ETA, y también de los GRAPO, cuando abandonan la cárcel: retirar su retrato de la pared en la que los radicales comunistas y abertzales cuelgan las fotos de los terroristas que cumplen condena en prisión.

Recibimiento al grapo Enrique Cuadra al salir de la prisión de Daroca (Zaragoza). Recibimiento al grapo Enrique Cuadra al salir de la prisión de Daroca (Zaragoza).

EL CONFIDENCIAL AUTONOMICO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones