hospimedica2

Jesús Viera Barranco, Guardia Civil de Gandia, condecorado por la Generalitat como víctima del terrorismo

Entrega de distinciones a víctimas de atentados 696x464

Jesús Viera Barranco, agente de la Guardia Civil del destacamento de tráfico de Gandia, fue condecorado ayer por Ximo Puig con la máxima distinción que otorga la Generalidad por ser víctima del terrorismo.

Cerca de la medianoche del 22 de noviembre de 1988 la banda terrorista ETA hizo explotar una furgoneta bomba junto al muro del edificio de la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid, asesinando al directivo de Radio Televisión Española Jaime Bilbao Iglesias y al niño de dos años Luis Delgado Villalonga. Jesús Viera se encontraba haciendo el servicio militar en la Guardia Civil y fue de los primeros que atendió al niño que perdió la vida en ese atentado.

La explosión provocó, además, heridas de diversa consideración a cuarenta y seis guardias civiles y a cuarenta y dos civiles.

La Distinción de la Generalidad Valenciana es la condecoración más importante que concede el Consejo, como reconocimiento honorífico a personas heridas o secuestradas, y a los cuerpos de seguridad distinguidos en actuaciones contra el terrorismo.

Junto al Guardia Civil de Gandia fueron homenajeados: Juan Vicente Gascó Fullera, José Vicente Martí Vera, Manuel Herrera Escalante, Rodrigo Ordóñez Ancio, Eusebio Saiz Eslava y Jesús Vera Arévalo, policías heridos en el atentado contra el antiguo hospital militar de San Sebastián en junio de 1983.

El presidente dedicó las distinciones a las víctimas del terrorismo “en nombre de los cinco millones de valencianos en agradecimiento y reconocimiento sincero por lealtad a la democracia”, al tiempo que recordó que el objetivo de las instituciones públicas es “reaccionar siempre frente a la barbarie”, así como “reparar esta deuda humana y democrática”.

El jefe del Consejo también señaló que “mantener viva la memoria supone poner nombres y apellidos a las personas que directamente lo sufrieron, con la voluntad de “dignificar su figura y de explicar a los jóvenes, que por fortuna no han conocido esta época negra, que existe, y que si no aprendemos, puede volver a ocurrir”.

En este sentido, agradeció a las víctimas el trabajo que realizan explicando sus testimonios en las escuelas, al mismo tiempo que ha recordado la necesidad de trabajar juntos con el objetivo de “extirpar de nuestra sociedad a los violentos y sus causas: la intolerancia y el odio, la semilla de su barbarie”.


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar