Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

El autor del atentado fallido en Bruselas es un marroqui vecino de Molenbeek

  • Escrito por Redacción

atentado belgica

La Fiscalía belga ha identificado este miércoles al terrorista que trató de atentar ayer en la Estación Central de Bruselas. El yihadista responde a las iniciales de O. Z. —medios locales le identifican como Oussama Z.— de 36 años, nacionalidad marroquí y residente en Molenbeek.

Según el Ministerio Público, actuó solo y no tenía antecedentes por terrorismo. El atacante falleció anoche al ser abatido por un soldado que patrullaba la zona después de que provocara dos pequeñas explosiones que no causaron heridos. Las autoridades han aclarado que no llevaba otras armas de fuego ni portaba cinturón de explosivos.

Según el relato del fiscal, Eric Van der Sypt, a las 20.44 horas de ayer el terrorista se acercó a un grupo de viajeros gritando y provocó una explosión que no dejó daños. A continuación, bajó al andén persiguiendo al jefe de estación y dejó la maleta con material inflamable en llamas sobre la escalera, donde volvió a estallar más violentamente sin que en esta ocasión tampoco se produjeran heridos. Por último, regresó a la entrada de la estación y se lanzó sobre un militar gritando ¡Alá es grande!, momento en que fue abatido y falleció a consecuencia de los disparos. En el interior de la maleta llevaba clavos y pequeñas bombonas de gas, con los que no logró provocar el estropicio que esperaba. "Está claro que quería causar más daños de los que consiguió", advirtió el fiscal.

Anoche, tras su identificación, las fuerzas de seguridad belgas registraron su apartamento en el barrio de Molenbeek, aunque no se ha dado a conocer si la policía halló armas o documentación sobre su radicalización. Esta céntrica zona de Bruselas se encuentra bajo la lupa de las autoridades por ser el lugar de origen de algunos de los principales autores de los atentados que han golpeado Europa en los últimos años. La alcaldesa de Molenbeek, Françoise Schepmans, ha afirmado que el terrorista solo estaba fichado por un asunto relacionado con drogas en 2016, unos antecedentes bastante habituales entre los yihadistas salidos del barrio.

El primer ministro belga, Charles Michel, reunió esta mañana al gabinete de crisis, que ha acordado ampliar las medidas de seguridad. El Gobierno reforzará la presencia policial en las estaciones de tren y metro, así como en eventos multitudinarios. Mañana jueves comienza en Bruselas la cumbre de jefes de Estado de la UE, y esta misma noche la capital belga acoge un concierto del grupo británico Coldplay. "Toda Europa hace frente a esta amenaza terrorista, no solo Bélgica, pero no vamos a dejarnos intimidar por los terroristas. Hay que seguir viviendo con la mayor normalidad posible, manteniéndonos vigilantes y defendiendo nuestros valores", dijo Michel tras el encuentro con su equipo. El titular de Interior, Jan Jambon, interpretó la rápida reacción de los militares frente al agresor como un espaldarazo a su decisión de mantener al ejército en las calles, y se mostró aliviado: "Podemos decir que se ha evitado lo peor", aseguró a la cadena belga RTBF.

El transporte por ferrocarril ha recuperado la normalidad desde las ocho de esta mañana. El ataque frustrado en torno a las ocho y media de la noche de ayer interrumpió de manera inmediata del servicio de trenes y el despliegue de un amplio dispositivo de seguridad. El cadáver del agresor ha permanecido en el lugar del suceso hasta primera hora de esta mañana, cuando ha sido retirado después de una noche en la que que los equipos de artificieros peinaron la instalación para confirmar que no había nuevas cargas explosivas en la infraestructura, por la que cada día pasan 60.000 pasajeros.

La información oficial ha fluido a cuentagotas desde que se produjo el ataque, pero algunos testigos han dado su versión de lo sucedido. "Estaba a unos diez metros cuando ocurrió la explosión. Había gente más cerca, a dos o tres metros. Yo me fui para alertar a mis colegas para evacuar la estación", declaró a Efe el agente de la empresa nacional de ferrocarriles Nicolas Van Herreweghen. "Me quedé en los andenes para evacuar a todas las personas que quedaban y asegurarme que no volvían a entrar dentro. Hicimos todo lo que pudimos para proteger a todas las personas que estaban en la estación".

El incidente provocó el desalojo fulminante de esa estación y de los aledaños de la Grand Place, el centro turístico de Bruselas, pero no ha modificado el nivel de alerta. La OCAM, el organismo que estudia la fuerza de la amenaza terrorista en cada momento, decidió mantener la alerta en el nivel 3, un peldaño por debajo del máximo, lo que indica que la posibilidad de un nuevo atentado es "posible y probable". La presencia policial y militar en la capital de la UE continúa siendo muy elevada cuando se cumplen 15 meses de los atentados de marzo de 2016, que dejaron 32 muertos y cientos de heridos tras los ataques al metro de Maelbeek —muy cerca de las instituciones europeas— y el aeropuerto de Zaventem.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones