Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El Director General de la Guardia Civil recibe la máxima distinción de la Asociación Circulo Ahumada

El Director General de la Guardia …

El pasado día 17 d...

CARTA DE UNA MUJER GUARDIA CIVIL AL MINISTRO DEL INTERIOR DEL GOBIERNO DE ESPAÑA

CARTA DE UNA MUJER GUARDIA CIVIL A…

España, 31 de octu...

LA demoledora carta del hijo de Tejero contra los golpistas catalanes

LA demoledora carta del hijo de Te…

Ramón Tejero Diez,...

EL SABIO REFRANERO ESPAÑOL

EL SABIO REFRANERO ESPAÑOL

¿Alguien se ha par...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGOS BE...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Beneficios penitenciarios para el cuarto etarra que ha rechazado la lucha armada en veinte días

  • Escrito por Redacción

jagoba codo kz4D U212704550414Si 490x578El Correo

El terrorista Jagoba Codo, condenado por su pertenencia al 'comando Nafarroa', se suma así a los miembros de la banda Sara Majarenas, Antton Troitiño y Olga Sanz, que han mostrado su renuncia a ETA

 El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional ha concedido el segundo grado al etarra Jagoba Codo, condenado por su pertenencia al 'comando Nafarroa', después que haya remitido una carta al tribunal en la que muestra su rechazo a ETA. Codo, extraditado desde México en 2001, finalizaría su condena dentro de cuatro años pero ha enviado una misiva al magistrado José Luis de Castro en la que renuncia «a la lucha armada» y menciona el «dolor ajeno» causado por las acciones por las que está condenado. El juez José Luis de Castro tiene en cuenta esas declaraciones para concederle la medida especial aunque le reprocha que muestra «cierta equidistancia» hacia las víctimas.

Con el caso de Jagoba Codo, encarcelado en Castellón, ya son cuatro los etarras que han roto con su pasado para conseguir beneficios penitenciarios en los últimos días. La pasada semana, la etarra Sara Majarenas, cuya hija había sido apuñalada por su padre en Valencia mientras ella se encontraba en prisión, ya mostró su arrepentimiento en una carta remitida al Juez de Vigilancia Penitenciaria, lo que le permitió acceder a beneficios penitenciarios y así salir de prisión para convivir con su niña. Con anterioridad, el 25 de febrero, el etarra Antton Troitiño comunicó al juzgado de Londres que estudia su extradición el rechazo hacia su carrera como terrrorista. El 8 de marzo fue la etarra Olga Sanz, condenada entre otras cuestiones por pertenecer al 'comando Vizcaya' que intentó asesinar al exconsejero de Interior Juan María Atutxa, quien consiguió acceder a permisos especiales tras enviar una misiva al juez en la que, además de mostrar su arrepentimiento y pedir perdón, mostraba su disposición a colaborar con la Justicia.

Espita abierta

Estos movimientos dentro de las cárceles contrastan con la orden dada con el colectivo de presos de ETA (EPPK) a finales del año pasado en la que se permitió a los reclusos de la banda acogerse a beneficios penitenciarios, algo que hasta entonces tenían vetado, con los únicos límites de la delación y el arrepentimiento. La línea oficial de los internos de la banda tomó hasta decisión tras haber comprobado que no iba a conseguir ningún cambio en la política penitenciaria del Gobierno del PP y enfrentarse al malestar de los presos que, tras la renuncia de ETA a la violencia, veían que su situación no avanzaba. Las cartas de los presos que han mostrado su rechazo a la violencia revelan que el mensaje del EPPK ha abierto una espita en las que los activistas están actuando de forma más o menos individual; están dispuestos en ocasiones a cruzar las líneas rojas de la ortodoxia y han colocado por delante de los intereses del colectivo las salidas personales.

El etarra que ahora ha accedido al segundo grado es Jagoba Codo, donostiarra de 53 años, quien en 1994 estaba integrado en el 'comando Nafarroa'. Cuando el grupo fue desmantelado en 1997, Codo había huido ha México. En el país azteca consiguió mantenerse en la clandestinidad hasta que en 2001 fue detenido y entregado a España, donde fue condenado a más de veinte años de prisión por los delitos de pertenencia a banda armada, tenencia de explosivos y depósito de armas de guerra. Recientemente había solicitado que se le concediera el segundo grado -que le permite salir a la calle si su evolución en prisión es positiva, algo que ya sucede- y esta demanda había sido rechazada por Instituciones Penitenciarias. El juez, en este sentido, falla ante el recurso que había planteado el interno.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones