Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El Director General de la Guardia Civil recibe la máxima distinción de la Asociación Circulo Ahumada

El Director General de la Guardia …

El pasado día 17 d...

CARTA DE UNA MUJER GUARDIA CIVIL AL MINISTRO DEL INTERIOR DEL GOBIERNO DE ESPAÑA

CARTA DE UNA MUJER GUARDIA CIVIL A…

España, 31 de octu...

LA demoledora carta del hijo de Tejero contra los golpistas catalanes

LA demoledora carta del hijo de Te…

Ramón Tejero Diez,...

EL SABIO REFRANERO ESPAÑOL

EL SABIO REFRANERO ESPAÑOL

¿Alguien se ha par...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGOS BE...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADOS MES ...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

El odio a la Guardia Civil en una frase: «Os tenemos que matar por ser guardias civiles»

  • Escrito por Redacción

agresores-alsasua

No es solo una frase, es una toda una declaración de intenciones, porque eso es lo que pretendieron cuando agredieron a los guardias civiles, «Os tenemos que matar por ser guardias civiles, cabrones, txakurras (perros)», no es solo una frase, es un deseo, es la expresión de odio de un grupo violento y cercano a las tesis de ETA, y que fue una de las proferidas por los agresores de un teniente, un sargento y sus parejas sentimentales, el pasado 15 de octubre en el interior y a la salida del bar «Koxka» de Alsasua, hechos que dada la gravedad ha sido catalogados como terrorismo y por los que han sido procesados y permanecen en prisión los agresores que pudieron ser reconocidos indubitadamente.

En su edición de hoy, LA RAZÓNpublica los datos a los que ha tenido acceso y que obran en poder de la Audiencia Nacional, sobre la agresión a los dos miembros de la Guardia Civil y a sus parejas sentimentales y relata como sucedieron estos, tanto en el interior del establecimiento como en el exterior. 

A los cuatro agredidos, agentes y parejas, les hicieron lo que comúnmente se denomina «pasillo de la muerte» y que consiste en abrir un supuesto pasillo de salida para las personas que quieren abandonar un lugar, donde las víctimas son agredidas con puñetazos y patadas por grupos organizados. En el caso de Alsasua, unos 20 o 25 en el interior del bar y, una cifra similar, en el exterior. «Esto os pasa por venir aquí, hijos de puta pikoletos, os tenemos que matar por ser guardias civiles, cabrones txakurras», gritaban los agresores mientras se empleaban con toda la violencia posible.

Los hechos ocurridos en Alsasua están publicados, ya que han sido judicializados con el resultado antes citado, pero, conforme pasan los días, se conocen otros detalles que corroboran la gravedad de lo acaecido.

Artes marciales

Uno de los primeros individuos que reconoció a los agentes y sus acompañantes fue Ohian Arnanz Ciordia, experto en artes marciales, en concreto en la disciplina denominada «Yoseikan Budo», que se movía con gran agilidad dada su complexión física.

Es el que le preguntó al teniente, cuando se dirigió a los servicios, si era un «madero» (término despectivo para referirse a los miembros de las Fuerzas de Seguridad), a lo que el oficial le contestó afirmativamente, al tiempo que le informó de que estaba disfrutando de su tiempo libre. «Menos tiempo libre», le replicó Arnanz Ciordia.

Los guardias y sus parejas se encontraban, en una zona del bar en la que no dominaban la salida, cerca de las máquinas recreativas. Fue allí, al comienzo de los incidentes, donde recibieron el impacto de un vaso de los que se utilizan para servir chupitos, sin embargo los agentes, no respondieron a la agresión, a la que prefirieron no dar mayor importancia.

Fue una hora después cuando entró en el local Jokin Unamuno, seguramente avisado por alguno de los clientes del local y que es muy conocido como organizador de actos en Alsasua en los que se ataca a la Guardia Civil, acompañado de varios individuos, dirigiéndose directamente al sargento en actitud desafiante.

Al observar el teniente lo que ocurría –el suboficial lleva muy poco tiempo en el puesto de Alsasua–, se acercó y pidió a Unamuno que les dejara en paz, que estaban en su tiempo libre.

Fue en este momento cuando Jokin Unamuno, conocido de sobra en toda Alsasua pero también por la Guardia Civil, preguntó al teniente cómo sabía su nombre y que su abuelo había sido guardia civil, cosa que, al parecer, le sacaba de quicio.

Llamadas previas

En el análisis que los investigadores hicieron del teléfono de este individuo se pudo observar que había realizado varias llamadas a otro de los identificados como participantes en la agresión, Adur Ramírez de Alda, en los momentos previos a que se iniciaran los incidentes. El contenido de la llamada se desconoce, pero por lo que ocurrió después se puede sospechar sobre lo que hablaron.

La frase

Mientras Unamuno se enfrentaba verbalmente con los miembros de la Guardia Civil, Arnanz Ciordia llegó corriendo desde el otro lado del bar, momento en el que se escuchó la citada frase sobre matar a los miembros del Instituto Armado.

La novia del teniente, María José, intentó mediar y le pidió a una de las acompañantes de Unamuno que se fueran de allí, a lo que le contestó que los que no tenía derecho a estar allí eran ellos y que lo que les estaba pasando (y les iba a pasar) es «por haber venido aquí». En esos momentos, el tal Arnanz le dijo a la novia del teniente que a ellas no les iban a pegar pero que a los guardias civiles sí.

El teniente recuerda que las primeras agresiones las recibió por la espalda mientras tres o cuatro individuos zarandeaban a su novia. Ninguno de los dos conseguía avanzar para ganar la puerta porque estaban rodeados por unas siete u ocho personas que les agredían en todo momento.

Patadas y puñetazos

Recibían, al igual que el sargento y su pareja, empujones, patadas y puñetazos. Además, justo antes de la salida, en un estrechamiento, se formó un pasillo en el que, entre 20-25 personas, les daban todo tipo de golpes conforme lo cruzaban. Entre los agresores se encontraba un individuo de más de treinta años, de mediana altura, complexión fuerte con el pelo rapado, que pegaba puñetazos con mucha fuerza en la espalda del teniente.

Ya en el exterior del bar, nadie acudió a auxiliar a los guardias civiles; algunos grababan la escena con sus móviles (ninguna de las grabaciones ha sido entregada a las Fuerzas de Seguridad) en medio de grandes carcajadas.

Entre los «espectadores», fumando tranquilamente en la puerta de un bar próximo, estaba el presunto iniciador de los incidentes, Jokin Unamuno.

En los informes que obran en poder de la Audiencia Nacional se señala a Jon Ander Cob como el individuo que propinaba puñetazos, especialmente en la cabeza, a los dos guardias civiles en la puerta antes de que los separaran y que posteriormente se quedó agrediendo al teniente.

Durante estos hechos, algunas personas gritaban: «Al sargento torturador hay que detenerlo» (pese a los pocos días que llevaba en Alsasua), lo que enardecía aún más a los agresores del suboficial.

Trato correcto

Los trabajadores del bar «Koxka» declararon que los guardias civiles y sus parejas tomaron dos consumiciones, que no iban ebrios y que el trato hacia ellos fue en todo momento correcto. Desde el mundo proetarra se dijo que los guardias iban borrachos.

Añadieron que el teniente es un cliente habitual del bar mientras que los que atacaron a los guardias civiles suelen reunirse en un establecimiento de la izquierda abertzale.

Lo que dice el auto de la jueza Lamela

-Adur Ramírez de Alda: «Golpeó a los cuatro con puñetazos y patadas»

Fue reconocido fotográficamente y en una posterior rueda de identificación por el teniente como «una de las personas más activas que golpeó a los cuatro con puñetazos y patadas», según el auto de procesamiento de la jueza Lamela. La esposa de uno de los agentes le señaló como la persona «que pegó en la calle al sargento en la cabeza» cuando estaba en el suelo.

-Ainara Urquijo: Amenazó a la novia de uno de los agentes

El teniente reconoció a Ainara Urquijo, que está en libertad, como una de las personas que les rodeó y el sargento aseguró que increpó a su novia diciéndole: «Esto es lo que vais a tener cada vez que bajéis», algo que corroboró su pareja. Además, los dos agentes de la Policía Foral que acudieron al bar declararon que fue «una de las personas que más les increpaban al llegar al lugar».

-Aratz Urrizola: «Intentó darle un puñetazo al levantarse»

La novia del teniente lo identificó en foto y en rueda de reconocimiento como uno de los que estaban en el bar «golpeando con puñetazos y patadas» a los dos agentes, «y a ella también por la espalda». La novia del sargento contó en su declaración que «intentó propinar un puñetazo al sargento en la cabeza cuando logró levantarse del suelo en la calle».

-Iñaki Abab: Golpeó al sargento y le empujó hasta la calzada

Fue, según el sargento, una de las personas que le golpeó y le alejó del teniente «agarrándole por la espalda y empujándole hasta la mitad de la calzada». La novia del agente le identificó en foto y en rueda y la del teniente declaró que fue uno de los que participó en la agresión, «aunque no recordaba lo que hizo en concreto».

-Jokin Unamuno: «Se encaró en el bar con el teniente y el sargento»

La pareja del sargento dijo que fue quien se «encaró con el teniente y el sargento» en el bar. Los dos agentes le reconocieron y el teniente dijo que fue uno de los «que le golpeó mediante puñetazos y patadas», «muy conocido» en Alsasua por su vinculación con el «Ospa Mugimendua», impulsor del movimiento «Alde Hemendik!» (fuera de aquí) contra la presencia de la Guardia Civil.

-Jon Ander Cob: Golpeó a los agentes, sobre todo «en la cabeza»

Fue, según la novia de uno de los agentes, «una de las primeras personas que los rodearon» y participó «de forma activa en la agresión». Le conocía, dijo, porque iba al mismo instituto que ella. «Fue la persona que le dijo que no tenían derecho a nada». La pareja del teniente aseguró que fue uno de los que dio puñetazos a los agentes, «especialmente en la cabeza».

-Julem Goicoechea: «En la calle golpeaba con brutalidad»

Reconocido en foto y en rueda de identificación por el teniente y las dos mujeres. Fue uno de los que «los rodeó y golpeó dentro del bar», dijo la novia de uno de los agentes, golpeándoles cuando trataban de abandonar el local. La otra mujer aseguró que «en la calle también golpeaba con brutalidad al teniente y al sargento antes de que les separasen».

-Oihan Arnanz: «Se ensañó cuando estaba en el suelo el sargento»

La novia del teniente dijo que fue uno de los que «iniciaron el ataque, poniéndose muy agresivo» y diciéndole que «iban a reventar al teniente», golpeando a éste y al sargento, incluso cuando ya estaban en el suelo, y a ella. La otra mujer explicó que antes de la agresión intimidó a los agentes y que se «ensañó» con el sargento «dándole patadas y pisándole» con «gran destreza en sus movimientos».

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones