Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Prisión provisional sin fianza para seis de los ocho detenidos por agredir a guardias civiles en Alsasua

  • Escrito por Redacción

14791523029585

Prisión provisional comunicada y sin fianza para seis de los ocho detenidos por las agresiones a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua (Navarra), el pasado 15 de octubre. Así lo decretó la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, tras tomar declaración durante dos horas y media a los arrestados. Lamela consideró la medida "adecuada, razonable y proporcionada", teniendo en cuenta los delitos investigados.

"Nos encontramos ante unos hechos que revisten los caracteres de delitos de cierta gravedad", según consta en el auto de prisión, fechado el 14 de noviembre, donde la juez alega presuntos delitos de atentado, lesiones, de provocación a la discriminación, odio o violencia contra grupos y de terrorismo.

En concreto, Lamela decretó prisión para los seis hombres que intervinieron, presuntamente, en los hechos investigados. En concreto, Jokin Unamuno, Aritz Urrizola, Julen Goicoechea, Jon Ander Cob, Iñaki Abad y Oihan Arnanz.

La juez considera que la condición de guardias civiles de los agredidos fue "única y exclusivamente la causa por la que fueron insultados y golpeados". Es más, no pasó por alto que el Movimiento Ospa, cuyo principal "promotor", según Lamela, es Unamuno, "tiene, entre otros, un doble objetivo: de una parte, influir ostensiblemente y de manera negativa en la calidad de vida de los miembros de la Guardia Civil, así como en la de sus vinculaciones y familiares".

La juez decretó libertad provisional para Edurne Martínez y Ainara Urquijo, las dos mujeres que, presuntamente, intervinieron en los hechos ocurridos en Alsasua. No obstante, Lamela les retiró el pasaporte y les prohibió salir de España. Es más, ambas tendrán que presentarse dos días a la semana en el juzgado.

Hubo otras dos personas que se presentaron de manera voluntaria en la Audiencia Nacional. Se trata de Adur Ramírez de Alza y Aritz Urdangarin. La juez las citó mañana para realizar una rueda de reconocimiento.

Las medidas cautelares adoptadas por la juez fueron solicitadas por el fiscal José Perals. La Fiscalía justificó sus peticiones en base al artículo 573 del Código Penal. En concreto, el 573 bis, apartado 1. 4ª, que contempla penas de entre 10 y 15 años de cárcel "si se causara cualquier otra lesión, o se detuviera ilegalmente, amenazara o coaccionara a una persona".

Arrestos e identificaciones

Ya tras las agresiones de produjeron dos detenciones. Los detenidos pasaron a disposición judicial en Navarra, declararon y quedaron en libertad con cargos, aunque hoy han vuelto nuevamente a ser arrestados.

Según el auto de la juez Carmen Lamela, que instruye lo sucedido, los agresores "conocían con anterioridad la condición de guardias civiles" del teniente y el sargento agredidos, "siendo esta única y exclusivamente la causa por la que fueron insultados y golpeados".

Según explica, el Movimiento OSPA, promovido por las ilegalizadas Gestoras Pro Amnistía, Jarrai, Haika y Segi, y al que pertenecerían los detenidos, tiene el objetivo de "influir ostensiblemente y de manera negativa en la calidad de los miembros de la Guardia Civil".

La agresión comenzó en la madrugada del pasado 15 de octubre, primero dentro del bar Koxka y después en las inmediaciones. El relato de la Guardia Civil precisa que en el interior el teniente ya fue abordado en el baño: «¿Tú eres madero?». El oficial admitió. Ahí comenzó la tensión. Una hora después otro individuo, identificado por la Guardia Civil como Jokin Unamuno, se acercó al sargento «en actitud desafiante». El teniente medió para poner calma, pero la mecha ya ardía: «Hijos de puta pikoletos. Estos os pasa por venir aquí».

Y comenzaron las agresiones. En un principio, por «lo menos» 25 personas. Los radicales lograron sacarles del bar a golpes y en la calle se juntaron otras 20 personas que se sumaron a la agresión, incluso cuando los guardias estaban ya en el suelo. Las mujeres de los agentes trataban de mediar y de evitar la paliza, pero sólo consiguieron convertirse también ellas en objetivo de los radicales.

El teniente logró realizar una primera llamada de socorro. El sargento también, en la que además ya pidió una ambulancia.

Los refuerzos informaron de que a las 5.30 de la madrugada había medio centenar de personas en las proximidades del bar «muy alteradas». El teniente agredido fue trasladado en ambulancia al hospital.

Las víctimas realizaron una primera identificación de alguno de los agresores, entre ellos uno de los «principales». Acto seguido, la Policía Foral detuvo a Jokin Unamuno. En ese momento aún estaban en la zona el sargento y las dos mujeres, que seguían siendo acosadas por los radicales que aún quedaban en la zona.

Los forales intentaron introducir en el vehículo policial al detenido y varios de los radicales trataron de impedirlo, forcejeando con los policías. El sargento y su mujer siguieron teniendo incidentes con radicales mientras se producía la actuación policial. Cuando los forales acudieron a auxiliarles, otros radicales sacaron del coche al detenido. Los efectivos volvieron a detenerle y a introducirlo «con mucha dificultad» en el vehículo por la resistencia. Una hora después, se realizó la segunda detención, la de Aritz Urdangarin.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones