Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
No es falta de democracia, es delincuencia

No es falta de democracia, es deli…

No señores polític...

EXCLUSIVA: Ante la pasividad de los Mossos, la Guardia Civil daba como hora limite las 2:00 de la madrugada, para actuar y rescatar a sus compañeros asediados en la Consejería de Hacienda

EXCLUSIVA: Ante la pasividad de lo…

El porqué esperaro...

¡Es la nación, estúpidos!

¡Es la nación, estúpidos!

Desde que el pasad...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGOS BE...

POR LA UNIDAD DE TODOS LOS ESPAÑOLES

POR LA UNIDAD DE TODOS LOS ESPAÑOL…

Nací hace 53 años ...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

El por qué de un delito de odio

  • Escrito por Redacción

Cu96jq8XEAA6Fhc

Eso es lo que fue la agresión a los guardias civiles en Alsasua, un delito de odio cometido tan solo porque los agredidos pertenecen a la Guardia Civil, cuerpo policial que ha tenido un papel clave en la derrota total de ETA, un delito que no solo hay que condenar, también hay que perseguir.

Hoy ya sabemos que el ataque a los dos agentes se produjo por un grupo de medio centenar de individuos pertenecientes al movimiento Ospa de la izquierda abertzale, y que entre ellos había varios expertos en artes marciales.

La agresión de debió a una serie de acontecimientos que los radicales del movimiento Ospa no vieron con buenos ojos.

Al llegar hace un año a su nuevo destino en Alsasua, el primero del Teniente, este tomó coomo una de sus prioridades la de mantener las mejores relaciones con las autoridades locales, y por supuesto con la población, se da la circunstancia de que su novia es precisamente de Alsasua, donde estudió y donde su familia es muy conocida por regentar un establecimiento.

Consiguió normalizar las relaciones con el Ayuntamiento y poco a poco la hostilidad hacia el Instituto Armado, se fue reduciendo a partir de entonces. En junio el teniente organizó, por primera vez, una exhibición de la Guardia Civil en un  colegio concertado del pueblo; lo que supuso un paso importante en el objetivo que el Teniente se había propuesto de plena integración de la Guardia Civil en la localidad.

No obstante se intentó el boicot de la exhibición por parte del movimiento Ospa, por un grupo formado por medio centenar de jóvenes de entre 20 y 30 años, aunque no lo consiguieron por el dispositivo desplegado por la Guardia Civil, que dirigió el propio teniente que actuó de uniforme, a cara descubierta y sin ningún tipo de complejos.

No gustó este episodio entre los radicales del movimiento Ospa, cuya unica misión es la salida de lo que llaman «fuerzas de ocupación» en este caso de Navarra.

Poco después de la exhibición, el 3 de septiembre, se produjo un nuevo episodio, esta vez en la localidad de Echarri Aranaz, a pocos kilómetros de Alsasua, al tener que disolver la Guardia Civil con material antidisturbios una manifestación ilegal convocada por la organización proetarra ATA, dedicada a la defensa de los terroristas encarcelados, en esta ocasión nuevamente el teniente jefe del puesto de Alsasua también participó en el despliegue, también a cara descubierta, llegando a mantener varias conversaciones con los convocantes para que se disolviesen, antes de la carga de la Guardia Civil.

Por último el Día del Pilar tuvo lugar otro incidente con el movimiento Ospa, que al final daría lugar a la brutal agresión al teniente y al sargento de Alsasua y a sus parejas. El teniente organizó los actos de celebración, que contaban por primera vez con el hecho de que el vino que se ofrece en todos los acuartelamientos de España a invitados y autoridades se celebraría en el exterior del cuartel de Alsasua, para facilitar la presencia de vecinos. Al salir de la misa celebrada en la Iglesia, el movimiento Ospa intentó amedrentar a los asistentes con gritos de «¡Fuera de aquí!», entre otros.

Y nuevamente el oficial, de uniforme y a cara descubierta, se dirigió a los radicales para solicitarles que abandonasen su actitud provocadora y atemorizante hacia los asistentes y acompañantes de los guardias civiles. Se vivieron momentos de tensión pero los incidentes no pasaron a mayores, con la única consecuencia de que el vino se ofreció dentro de la casa cuartel para evitar más problemas con los radicales.

Es de reseñar que al menos en estos sucesos estaba presente Jokin Unamuno, uno de los cabecillas del movimiento Ospa detenido por una dotación de la Policía Foral de Alsasua como uno de los autores de la paliza sufrida por los dos guardias civiles y sus parejas.

Todo esto hace pensar en un delito de odio y así pretenden los investigadores que se considere la brutal paliza, un delito de odio tipificado en el Código Penal y para los que se establecen penas de hasta 4 años de prisión.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones