Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

La Policía detiene en Altea al líder de una célula de captación de yihadistas

  • Escrito por La Verdad

policia-yihadistas

Las policías de España y Marruecos, en colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), desarticularon ayer dos células yihadistas tras detener a sus cuatro integrantes de nacionalidad marroquí. Dos de ellos fueron apresados en España, concretamente en Altea y Ceuta, y los otros dos en las ciudades marroquíes de Tetuán y Castillejos.

El hombre arrestado en la localidad alicantina es un líder virtual de la organización terrorista Daesh, según fuentes de la lucha antiterrorista, que consideran a este individuo como un director espiritual del yihadismo.

Las investigaciones se iniciaron en el año 2014, cuando la policía comenzó a vigilar a dos marroquíes que habían residido en España en el pasado y se habían integrado en Daesh en la zona de conflicto sirio-iraquí. Los presuntos terroristas formaban parte de un grupo que se desdoblaba en dos células en España y Marruecos con cometidos específicos. Las personas detenidas habían logrado constituir un entramado colaborador estable, tanto en España como en Marruecos, por lo que sus integrantes presentaban elevados niveles de radicalización y profundo compromiso con los postulados de Daesh.

La célula marroquí se encargaba de mantener la ortodoxia y realizaba el adoctrinamiento «para cohesionar la estructura de la red frente a cualquier contingencia externa», según la policía. El grupo que actuaba en territorio español desarrollaba labores concretas de selección, captación y adoctrinamiento de nuevos integrantes para enviarlos a la zona de conflicto sirio-iraquí.

Los dos marroquíes capturados en España estaban predispuestos a cometer atentados

Otros yihadistas afincados en Siria conectaban las dos células con Daesh, dirigían la estrategia mediante instrucciones concretas de funcionamiento y les proporcionaban el material propagandístico terrorista para su difusión.

La relación entre las dos células desarticuladas era posible mediante frecuentes viajes que los individuos detenidos realizaban a España y Marruecos. Su objetivo era fortalecer la cohesión del grupo y determinar las líneas de actuación y el apoyo logístico.

Además, la estructura terrorista asumía plenamente la estrategia global diseñada por Daesh en lo referido a formación de células locales autónomas, que se erigen como una prolongación de la organización terrorista. De esta forma, la peligrosidad de los detenidos se debía, no solo a su capacidad de adoctrinamiento, radicalización y captación de adeptos para la yihad, sino también a su predisposición a dar el siguiente paso. Estaban preparados para desplazarse a la zona de conflicto, con la presunta intención de cometer atentados suicidas, o para perpetrar algún tipo de ataque terrorista en su país de origen o residencia.

Ambas células utilizaban las redes sociales como plataforma de intercambio y difusión de mensajes. Además de publicitar y ensalzar el ideario de Daesh, los individuos arrestados realizaban llamamientos a todos los musulmanes y los incitaban a alzarse con armas para eliminar a los infieles.

Un director espiritual virtual

Los dos detenidos en España habían jurado lealtad a Daesh y mantenían, como activistas de pleno derecho, una comunicación directa, constante y fluida con reclutadores y dirigentes de la organización terrorista. Estos dos hombres habían asumido roles perfectamente diferenciados. Mientras el yihadista arrestado en Ceuta centraba su función en adoctrinar y radicalizar seguidores para la yihad, el hombre de 38 años apresado en Altea actuaba como «líder carismático virtual», según la policía, y era considerado como un director espiritual, lo que convertía a esta persona en una peligrosa arma de captación.

Tras el operativo para detener al presunto yihadista de Altea, la Policía Nacional procedió a realizar un registro en una vivienda de la localidad relacionada con el sospechoso y de la que los agentes salieron con varias cajas repletas de material con el que los investigadores esperan encontrar nuevas evidencias que incriminen a los sospechosos o permitan identificar a otros presuntos miembros de las células yihadistas, un extremo que no se descarta en absoluto puesto que la operación continúa abierta.

Los yihadistas detenidos adoptaban fuertes medidas de seguridad en lo que respecta a sus desplazamientos y comunicaciones telefónicas. De esta manera restringían sus contactos a su círculo de confianza para evitar que su actividad fuera detectada por la policía.

La desarticulación de estas dos células terroristas, en Marruecos y España, evidencia, según Interior, la determinación de Daesh de desestabilizar la seguridad de todos aquellos países considerados un freno para su expansión, diseminando en su territorio combatientes nacionales y extranjeros instruidos para acometer actos terroristas.

La operación policial hispanomarroquí se ha llevado a cabo bajo la supervisión del Juzgado Central de Instrucción número seis y coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Precedente en la provincia

Para los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado no ha sido una sopresa encontrar a uno de los integrantes de las dos células yihadistas en la provincia de Alicante. El pasado 7 de febrero la Policía detuvo a cinco personas en Muro, Alcoy, Crevillent, l'Alqueria d'Asnar y la ciudad de Alicante por su presunta relación con las organizaciones terroristas Jabhat al Nusra y Daesh. El grupo yihadista desarticulado, del que formaban parte otros dos arrestados en Valencia y Ceuta, enviaba, como si fuera ayuda humanitaria, material militar, dinero, equipos electrónicos y de transmisiones, armas y material para fabricar explosivos que se utilizaban en los conflictos de Siria e Irak, donde eran muy activos. Estos envíos iban en contenedores, camuflados como si se fuera ayuda humanitaria, que salían de puertos españoles, entre ellos el de Valencia. Cuatro de los arrestados eran de nacionalidad española y orígenes sirio, jordano y marroquí, mientras que los otros dos, residentes en España, son de nacionalidades siria y marroquí

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones