Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Así torturó la banda terrorista ETA (I)

  • Escrito por Francisco López

img 9681

Iniciamos esta serie de articulos sobre la tortura de ETA, un estudio exhaustivo y que durante años  ha llevado a cabo y que ahora bajo el titulo "Así torturó ETA", publica el historiador Francisco López en la Tribuna del País Vasco, en su blog "Tiempo de recordar". En las propias palabras del historiador es un estudio realizado con "Mucho rigor y seriedad, pero sin equidistancia. Los buenos son los buenos y los malos los malos, aunque eso si, sin tapar aquello que se ha hecho mal."

A estas alturas, podría parecer que se conocen los pormenores fundamentales de lo que ha supuesto la violencia terrorista en España. Uno de esos aspectos aparentemente inamovibles era el número de víctimas. Sin embargo, hay indicios de que ni la cifra total está cerrada, ni se han estudiado y valorado correctamente todos los aspectos relacionados con el drama que ha azotado a España en general y al País Vasco en particular.

En 1975, la tensión en el País Vasco francés era muy grande. Las operaciones policiales en España dieron lugar, por un lado, a una notable afluencia de refugiados de ETA. Merced a la pasividad de las autoridades francesas, la reforzada banda pudo iniciar una gran ofensiva terrorista en España. Las autoridades españolas, respondieron incrementando en la zona la presencia de sus agentes de información.

El 29 de julio de este año, en un breve, la prensa anunciaba el descubrimiento en el río Neville, cerca de San Juan de Luz, del cadáver de un hombre que tenía en el pecho grabada una inscripción que ponía ETA-V (1).

“El Diario Vasco” de San Sebastián, en la sección de noticias provinciales (2), ofreció más datos, ya que reprodujo la información que el diario francés “Sud Ouest” publicó el día 26. Según medios de la investigación, el cadáver había sido descubierto por un pescador que lo vio flotando entre dos aguas. Su cuerpo presentaba huellas de torturas y su muerte habría sido estrangulación.

El 28 de junio de 1976 fue identificado, gracias a una etiqueta aparecida en su ropa, como Valentín Parra Tostado, natural de Miajadas (Cáceres). Al no tener más familia que dos hermanas mayores que él, lo cierto es que su drama quedó en el olvido hasta que el miembro de ETA Benito Zumalde “El Cabra”, en su libro de memorias “Las botas de la guerrilla" (3), confirmó la autoría de ETA acusando a la víctima de ser miembro de los servicios de información. En la página 378 aparece el siguiente comentario:

... otro individuo (este perteneciente al Servicio de Información del Ejército Español) es cazado en San Juan de Luz, interrogado y ajusticiado. Su cadáver aparece el 26 de julio en la ría de La Nivelle. Según la Policía, estaba maniatado y tenía sujetos sus pies a un bloque de cemento”.

Cuando se habla de una persona que es asesinada y cuando su cadáver se intenta hacer desaparecer atándole un peso y lanzándolo a un río ese “interrogado” sólo puede implicar el uso de métodos violentos para arrancarle la información. Además Zumalde, nos señala que no fue el único caso y que hubo otros agentes eliminados. Al no ofrecer más datos no sabemos si hay más casos aún sin descubrir.

A día de hoy, producto de esas negligencias tan habituales en los aparatos del Estado en todo lo relativo a las víctimas de ETA, Valentín Parra Tostado no está incluido en las listas oficiales de asesinados por la banda.

Hay que aclarar que cuando Valentín Parra fue asesinado, hasta aquel momento ningún refugiado había fallecido y ni tan siquiera había sufrido atentado con intención letal. Desde mayo habían explotado unas pocas cargas explosivas en inmuebles propiedad o relacionados con miembros de ETA, pero la escalada de violencia todavía no había ido a más. También en este caso, fue la banda quien elevó el listón de la guerra sucia que ambas partes llevaban a cabo en el sur de Francia, pasando de las bombas contra instalaciones, al asesinato de personas.

1. La Vanguardia Española, edición 29 de julio de 1975, página 9.

2. El Diario Vasco, edición 29 de julio de 1975, página 8.

3. Las botas de la guerrilla, página , 358 .Xabier Zumalde. Status Ediciones, Arrigorriaga (Vizcaya), 2004.

La Tribuna del Pais Vasco.com/not/5290/asi-torturo-la-banda-terrorista-eta-i-/#sthash.8BDfVw9L.dpuf

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones