Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

El renovado funeral de las víctimas

  • Escrito por Redacción

eta-victimas

Hoy en EL MUNDO Joseba Arregi ex-consejero del Gobierno vasco, hace una reflexión sobre  el olvido de las victimas de ETA, sobre la falta de memoria que actualmente desde distintos estamentos, politicos y mediaticos pretende que tengamos en cuanto a las victimas y a los crimenes de ETA se refiere, un olvido y una falta de memoria que hace que los asesinos y quienes les apoyaron y hoy apoyan a sus herederos políticos tengan voz y exijan, mientras a las victimas las condenamos al ostracismo, un articulo de opinión que por su importancia creemos que debemos reproducir.

Para las víctimas nunca hay tiempos buenos. Podrían llegar esos tiempos si se les dieran garantías de que el futuro político de la sociedad en la que viven no se asentará sobre algo parecido al proyecto que sirvió para asesinar a sus familiares. Mientras tanto casi todo lo que sucede se les vuelve en contra, o al menos sólo sirve para profundizar su tristeza.

En una civilización que ha hecho de la absolutización del presente y en ese presente todo lo ha convertido en espectáculo, poco o nada tienen que ofrecer, al parecer, las víctimas. A la sociedad actual le sucede algo parecido a los enfermos de Alzheimer en los comienzos de su enfermedad: pueden recordar con detalle sucesos de los tiempos en los que eran niños o jóvenes, pero no pueden recordar lo que acaba de sucederles, quién les acaba de visitar. En los medios merecen más espacio las noticias relacionadas con el cumplimiento o incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, el quita y pon de nombres de calles por causa del franquismo, la recuperación de restos de 'gudaris' muertos en la Guerra Civil y otras cosas, que el trabajo de memoria relacionada con lo que supuso la historia de terror de ETA.

En relación a esa historia, 'vende' más en los medios el encuentro entre víctimas y verdugos 'arrepentidos' que la pregunta acerca del significado político de las víctimas asesinadas. Lo que tenga que ver con la manifestación de sentimientos, sean sinceros o artificiales, 'vende' más que el recuerdo de los crímenes no esclarecidos ni presentados ante la Justicia, dando paso a la impunidad de demasiados asesinatos. Una historia de terror como la de ETA, con todo el dolor y el sufrimiento, la presión de las amenazas y el miedo que ha conllevado, con el comportamiento cobarde de buena parte de la sociedad vasca, con la tentación de líderes políticos de jugar a pacificadores soñando con el premio de pasar a la historia como tales, coadyuvando así a la esperanza de ETA de que habría una solución negociada, esperanza que ha sustentado la prolongación de su historia de terror, no se presta a la necesidad de espectáculo de la sociedad actual, no se presta a sentimentalismos fáciles, no se presta a la frivolidad en la que estamos asentados, no se presta a la necesidad de crear héroes que no duran ni los segundos que se necesitan para proclamarlos. Pero sí sirven para enterrar todavía más profundamente a las víctimas asesinadas de ETA y a los que sufrieron atentado mortal en intención.

La celebrada salida de prisión de Otegi y todas sus manifestaciones no sirven para reforzar la memoria, la dignidad y la verdad debidas a los asesinados por ETA. Sólo sirve a la sociedad del espectáculo, a la necesidad mediática de héroes y escándalos. Sólo sirve para celebrar palabras que no dicen lo que se les quiere hacer decir, y sirve para hermenéuticas baratas por parte de infinidad de analistas que se han olvidado de la historia de terror y sufrimiento.

Otegi, el llamado 'hombre de paz' por algunos políticos de muy alta responsabilidad institucional, dice ahora que ETA tenía que haber terminado antes. Lo que no dice es que lo que temían ellos, los de Herri Batasuna y sus distintas marcas, era que el fin de ETA se llevara por delante el proyecto político común a ETA y su brazo político, por el que era lícito y legítimo matar, e incluso debido al pueblo vasco que había que rescatar de las garras de España; el proyecto político que había que construir aunque fuera contra muchos vascos, el paraíso al que había que llegar sembrando de muertos asesinados las calles vascas y españolas.

No vamos a escuchar, probablemente, a Otegi decir que la historia de terror de ETA estuvo mal, que fue un error, que ha sido una historia ilegítima, que no había razón alguna para asesinar como lo hicieron y lo justificaron, unos y otros, otros que eran unos o como los unos, en concreto él. Aunque parezca que es un paso de gigante, reconocer el daño causado puede no querer decir nada más que constatar que ha habido muertos y, por lo tanto, dolor. Pero ni siquiera constata que esos muertos fueron asesinados, y que en cada asesinado se mató la libertad, la libertad de conciencia, la libertad de identidad, la libertad de sentimiento de pertenencia, se mató al Estado de Derecho, que es la posibilidad y la garantía de poder vivir en libertad siendo diferentes, estando limitada esa libertad por las reglas comunes de convivencia.

Mientras debatimos si podrá o no presentarse como candidato a 'lehendakari' de Euskadi por el partido político Sortu -porque la Justicia ha dejado a medio hacer su trabajo- no hay espacio para que alguien se pregunte qué significa que un miembro de ETA, alguien que construyó la historia de terror de ETA, alguien que desde el brazo político de ETA legitimó sus asesinatos, quiera ahora construir el mismo proyecto que sirvió para matar desde la presidencia del Gobierno vasco. El mismo proyecto -repito-, aunque diga que lo va a hacer renunciando a la violencia porque así lo requiere el momento, la táctica, pero no el reconocimiento del Estado de Derecho.

Las víctimas asesinadas no pueden hablar ni gritar. Y ahora se escucha más, por no decir solo, a los que parece que lo único que les interesa es decir que Otegi ha sido preso político por defender unas ideas, es decir, por defender un proyecto político cuya materialización incluía el asesinato para poner de manifiesto que no todos los vascos tenían lugar en esa Euskadi a construir, en esa nación a hacer realidad, porque el lugar adecuado de esa gente excluida sólo puede ser el cementerio, bajo tierra, nunca de pie sobre la tierra vasca. Y quienes dicen que Otegi es un 'hombre de paz' y que ha sido un preso político son proclamados como representantes de la juventud indignada, de lo nuevo en la política española.

No 'vende' la pregunta de cómo afectará a las víctimas familiares escuchar estas frases, ensalzar a quienes las pronuncian, hacer de ellos héroes de la nueva hora política en España. No 'vende' preguntarse cómo afectará a las víctimas familiares la posibilidad de que un ex miembro de ETA, un secuestrador, un legitimador de la historia de terror de ETA, un líder del brazo político de ETA que ha legitimado durante años el terror de ETA y cada uno de sus asesinatos, pueda ser presidente de Euskadi o, al menos, pretenda serlo porque no lo impide ni la Justicia ni un acuerdo implícito o explícito del resto de fuerzas políticas de que algo así no sucederá jamás.

INTERESA MUCHO más saber si se va a poder presentar o no, las consecuencias, positivas, que ello podrá acarrear a una izquierda nacionalista radical en horas bajas, si servirá para frenar la vía de agua que ha supuesto la entrada de Podemos en la escena política vasca -ese partido cuyo líder máximo recuerda al PSOE la cal viva de los GAL, pero nunca recuerda a los parlamentarios de Bildu los asesinados por ETA-.

El tópico de que los muertos se quedan solos, muy solos, encierra una gran verdad. Más si cabe si los muertos son asesinados en nombre de un ideal político. Y solos se quedan también con su dolor las víctimas familiares, especialmente, cuando tienen que presenciar que actores de esa historia de terror que les incluye a la fuerza como víctimas pueden, quieren y quizá vayan a presidir los designios políticos de la comunidad en la que viven los que no tuvieron que trasladarse fuera de ella. Solos los muertos asesinados, y solas las víctimas, mientras los demás se dedican, nos dedicamos a pasar página, a cerrar el capítulo, a mirar hacia delante, a mirar al futuro, a buscar la reconciliación -¿de quién con quién?-, a buscar bajo las piedras de la historia otros muertos que puedan edulcorar y medio legitimar los asesinatos de ETA, para que los verdugos no estén solos en su culpa, sino acompañados por otros muchos que también fueron culpables y quizá sirven para legitimar lo que hizo ETA o, al menos, para que surja la duda, la pregunta, la apariencia de que esa legitimación existe, existió.

Pero con los asesinados por ETA puede haber quedado enterrada la libertad que ETA quiso asesinar en cada uno de ellos. Y todos nos quedaremos sin esa libertad por la que no queremos ni siquiera librar la batalla de la memoria.

Por Joseba Arregi ex-consejero del Gobierno vasco y es ensayista.

EL MUNDO

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones