Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Me crucé con ETA el 3/02/1979 – Uno de los crímenes sin resolver - Parte I

  • Escrito por Redacción

comandante-gc

Oe traemos el testimonio del Comandante de la Guardia Civil, D. Miguel Ángel Madariaga Lope, que nos recuerda aquel atentado en primera persona como víctima del terrorismo, así como sus posteriores consecuencias y la frivolidad de la que en época de Zapatero se abrió la “Vía Nanclares”, algo por la que muchos no estamos de acuerdo, nos lo envian desde "Mas que Guardia Civil", Y es un testimonio de lucha por la verdad, que nosotros no podemos obviar, olvidar ni callar.

Merece la pena que leáis el siguiente artículo para saber como se siente una persona herida por ETA, viendo salir de la cárcel a los asesinos de sus compañeros y conocidos. Os iremos pasando los relatos y sus vivencias a través de distintas “Notas” para que podáis leerlas bien. El testimonio es desgarrador, y nos cuenta el día de su atentado, el escalofriante día en el que habla con el autor de los hechos y le tiende la mano. Más adelante también contaremos todas las pesquisas e investigaciones que ha ido haciendo por su parte, relatadas con documentos que él mismo nos enseña. Pues bien, empezamos el relato de D. Madariaga.

Este atentado, es uno de los casi 400 crímenes de ETA sin resolver, y no será por la lucha de D. Miguel Ángel, para conseguir Justicia, siendo un preso de ETA llamado Pikabea, beneficiario de un falso arrepentimiento y de la Vía Nanclares, que podría resolver este atentado y que a su vez se niegue a colaborar, negándose a contar lo que sabe de éste y otros muchos atentados cometidos por su comando.

Me gustaría como ciudadano y como víctima del terrorismo, que la Administración de Justicia y más concretamente la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que es un Órgano independiente o depende del poder político, esté al servicio del ciudadano o del Gobierno de turno.

Dice así: A raíz, de que en diciembre del 2006 se me archivó el sumario provisionalmente y al entender que si se reconocía por parte del Fiscal, que mi atentado lo había cometido el comando Adarra y que tanto Pikabea, como Lujambio pertenecían al comando y que habían intervenido los cuatro, no entendía porque no se les imputaba. No me valía que el Fiscal dijera que no se podía juzgar a persona en concreto, por no saber su grado de participación, cuando los cuatro estaban en el momento del atentado, por lo que solicite una entrevista con el Fiscal de las Víctimas del terrorismo, el Sr. Burgos. En 2007 y con testigos, me entrevisté con él, en su despacho, y sin tener ni idea del sumario, le rebatí que si se reconocía que el atentado lo había cometido el comando Adarra, por qué no se podía juzgar a sus componentes y me dijo que esa era “la opinión del fiscal, y que esperara para ver si cambiaban de Fiscal”. De no ser así, que lo mejor que podía hacer era buscarme un buen abogado, porque podría sacar petróleo. También me dijo que dejaba el Sumario en su despacho, para que el abogado lo pudiera revisar. Y es que en esos momentos yo carecía de abogado, ya que la acusación, la hice por mi cuenta. En el 2011, solicité al juzgado la situación de mi sumario y el mismo juez del 2006, como el de ahora, me remitió una copia del mismo, siendo por esto, que me dí cuenta de las irregularidades que había, por lo que empecé mi camino yo solo.

En el momento del atentado estaba trabajando, pero da la casualidad que todos los atentados del comando Adarra, fueron en horario no laboral y además era un comando legal, por lo que sus miembros hacían vida normal al no estar fichados, y a partir de ser reconocido a raíz del último atentado del 16 de mayo de 1980, en el bar Huici de Goizueta, todos los demás atentados que cometieron los comandos a los que ha pertenecido, Eibar-Urko, Goihorri-Costa y Donosti, fueron en horario variable.

Y digo esto, porque a los hechos me remito, como es en mi caso, donde como víctima del terrorismo, se me ha tratado peor que a mi presunto verdugo, al tener que hacer las investigaciones, aportar las pruebas y tener que arrastrarme y humillarme, para entrevistarme con él, y para hacer las preguntas que en cualquier país democrático, le corresponde hacer a la Fiscalía, como así lo recoge nuestra Constitución, con el agravante de que Fiscalía tenía conocimiento de mi entrevista y no hacer nada para evitarla, como era la de haber hecho ellos las preguntas.

En todo esto, por lo menos me gustaría que hubiese transparencia, sobre todo porque una víctima debe hacer todo, demostrándolo mediante pruebas con DVD, cartas y demás folios y folios que en un principio ni tan siquiera entiendes. Desde que en 1980 empecé mi investigación he tenido que pasar duras pruebas psicológicas como tener que ir a la cárcel para hacer las preguntas que como imputado, la Fiscalía no quiso hacer, y sobre todo porque no permitió que la guardia civil interrogara a los terroristas, como había solicitado en su informe, y también con el contenido de las dos cartas, en las que en en una se ríe de la víctima y en la segunda, como pone en entredicho el trabajo de la guardia civil, cuando dice que las declaraciones de Aramburo Lete, fueron obtenidas por torturas en el cuartel de la guardia civil de Pamplona, y que según su relato, fue arrancándole los pelos de la barba con unas tenazas, cuando está demostrado por sentencia de 1985, donde se condena a Lujambio por el atentado del 16 de mayo de 1980, en Goizueta y en el que Pikabea lo tiene prescrito y es además uno de los 55 sumario prescritos en la A.N. en el 2011, según dice la sentencia, las declaraciones de Aramburo Lete, gozaron de todos los derechos.

El problema, es que mi atentado es un “asunto” político en lugar de ser judicial, lo fue en el 2006 y lo es ahora, por ser el referente de la Vía Nanclares, creada en el 2007, por un Gobierno Socialista y continuada por un Gobierno del Partido Popular. ( Qué es la Vía Nanclares: https://www.facebook.com/notes/m%C3%A1s-que-guardia-civil/v%C3%ADa-nanclares-su-significado/826105484183796?__mref=message )

Pues bien, paso a recabar los hechos que anteceden a toda esta incógnita y a esta serie de “sinrazón”: en torno a las 20:00 horas de ese día, tres miembros de la banda terrorista, el COMANDO ADARRA, integrado por Kepa Pikabea Ugalde, José María Aramburu y Francisco Javier Lujambio apostados frente al cuartel de la Guardia Civil del barrio de Bazcargo en Andoain, abrieron fuego con metralletas contra un grupo de agentes que nos encontrábamos en la puerta del recinto. Tras tirotearnos, huyeron del lugar en un Peugeot 504 que habían robado previamente. No pudieron ser capturados pese a los intensos controles establecidos por las fuerzas de seguridad nada más producirse el atentado. Dos días después, el 5 de febrero, ETA militar asumió su responsabilidad en este atentado mediante un comunicado que hizo llegar a varios medios de comunicación.

Tres guardias civiles resultamos alcanzados por las balas. José Díaz Pérez, el más grave, fue trasladado por los compañeros a la Policlínica de San Sebastián, donde falleció poco después. Antonio Piqueras, sufrió lesiones menores, aunque el atentado le dejó graves secuelas psicológicas y tuvo que abandonar el servicio activo.

Yo, en aquel entonces Teniente de Línea, Miguel Ángel Madariaga Lope, con tan sólo 30 años, resulté gravemente herido, aunque logré salvar la vida. A mi me dispararon tres veces: dos de cetme y uno de metralleta Stein, atravesándome uno de los proyectiles el pulmón, destruyéndome la arteria y el plexo braquial, el otro me saco los intestinos fuera y otra bala que tengo alojada en pelvis derecha.

me-encontre-con-etaJosé Díaz Pérez, fallecido en este fatídico atentado.

Poco después del atentado, un vecino de la localidad se acercó y me dijo "no te puedo decir más, pero sé que son de Hernani". Desde entonces no he parado de buscar una respuesta, de llamar a todas las puertas y de agotar todas las vías hasta llegar a enfrentarme cara a cara con quien, hace más 35 años, quiso acabar con mi vida.

En junio de 2012 escribí una carta a Pikaeba pidiendo respuestas. Pedí que me ayudara a aclarar lo ocurrido la noche del atentado y, meses después, en vista de que no obtenía respuesta envié una segunda misiva junto con el periodista Ramón J. Campo del Heraldo de Zaragoza, en la que repetía la petición de ayuda al etarra.

me-encontre-con-eta-2PIKAEBA

Una vez más, sin respuesta. A continuación adjuntamos la segunda carta .

CARTA ENVIADA:

Zaragoza, 22 de junio de 2012

Hola Kepa Picabea Ugalde, El pasado 18 de marzo publicamos en El Heraldo de Aragón una carta que le envió el teniente de la Guardia Civil, Miguel Ángel Madariaga, para pedirle ayuda en aclarar el atentado que sufrió en el cuartel de Andoain en febrero de 1979. El oficial aporta la investigación del comando Adarra al que usted pertenece en esas fechas. Mantuvimos varias conversaciones con Txema Urquijo, el responsable de la oficina de víctimas del PaísVasco, ante la posibilidad de que la carta hubiera llegado realmente a su destino en la prisión de Nanclares de Oca, después de haber sido trasladado al nuevo centro penitenciario de Zaballa. Urquijo nos trasladó que había hablado con sus abogados y se encontraba a la espera. En esas semanas podíamos leer varias entrevistas con usted en la prensa y querríamos ver si podría respondernos a un cuestionario que le remito:

1.- ¿Usted estaría dispuesto a recibir a Miguel Ángel Madariaga en la prisión de Zaballa y ayudarle en la búsqueda de los autores para que se celebre un juicio que no se ha celebrado en más de 30 años?

2.-Como víctima de un atentado de los GAL, y reconocido como tal, ¿entiende que otra víctima de ETA pelee por conseguir el reconocimiento en una investigación mal llevada desde el principio?

3.- ¿Ha meditado si participó en ese atentado y no lo han pillado en todo este tiempo?

4.- Si la Fiscalía, la acusación particular y su defensa llegaran a un acuerdo antes del juicio, ¿accederías a reconocer ese atentado?

5.- Madariaga cree en el proceso de paz de ETA, aunque entiende que parte de los beneficios deben incluir la colaboración con la Justicia, como su compañero de comando Latassa Guetaria.

6.- Si usted era integrante del comando Adarra, conocerá a sus antiguos componentes (los fallecidos Arregui Perurena y José María Oyarbide, y Francisco Lujambio Galdeano). En el documental ‘Al final del túnel’ explicó: “Habría que empezar a hablar de muchos errores y equivocaciones que he cometido en la vida. En pensar, por ejemplo, que la libertad de mi pueblo está por encima de la dignidad humana”. ¿El atentado de Madariaga, donde murió un guardia en el cuartel de Andoain fue un error?

7.- Con la sentencia del Tribunal Constitucional se ha reconocido la legalidad de Sortu, ¿cree que está cerca el final definitivo de ETA después de su declaración del cese definitivo de la violencia el 20 de octubre? Muchas gracias por su atención y espero sus respuestas, si así lo considera. Un saludo Ramón J.Campo

D. Miguel Ángel Madariaga nos relata lo siguiente:

… A pesar de los años transcurridos, mi atentado no prescribe hasta el 2033 y a pesar de que las pruebas estaban desde 1980, he tenido que hacer yo, toda a investigación, aportar las pruebas y arrastrarme y humillarme, para entrevistarme con Pedro José Pikabea Ugalde, integrante del comando legal Adarra, autor de mi atentado. “Este”, está acogido a la Vía Nanclares y es el referente de la misma. Entró en Eta en 1978 hasta 1994, fecha en la que fue detenido en Francia. Ha pertenecido a cuatro comandos y tiene presuntamente más de 27 asesinatos. Después de mi entrevista, que ha sido considerada SECRETA por Instituciones Penitenciarias y la Fiscalía, no han querido saber nada. Mi caso viene cuando en diciembre del 2006, se archiva mi Sumario, reconociendo que la autoría de mi atentado fue el comando Adarra, pero según el Fiscal, no se podía juzgar a la persona en concreto por no saber el grado de participación, cuando habían intervenido los cuatro y dos habían fallecido.

En el 2012 se imputa a Pikabea y a Lujambio Galdeano por mi atentado y mientras Lujambio se presenta y no quiere contestar, Pikabea sin causa justificada lo hace por videoconferencia, a pesar de que su abogado estaba en Madrid y un mes más tarde acude como testigo del comando Donosti, diciéndome en esos momentos que no le apetecía, y en sus declaraciones, dijo que cómo se le pretendía juzgar después de treinta años, cuando antes era un joven idealista que había empleado las armas y ahora había cambiado. Como metió la pata, escribió una carta, que en ningún momento habla de su pertenencia a este comando, y la fiscalía no permitió que la guardia civil lo interrogara como había solicitado en su informe, y en junio del 2013 lo archivó.

Después de mi entrevista solicité el contenido de la misma, y para corroborar dicho contenido solicité un careo y la testificación del director y una funcionaria, a lo que la Fiscalía se negó. Mi caso, no es un problema judicial, sino político y por eso es considerar SECRETA, la entrevista, porque pone en entredicho la Vía Nanclares y sobre todo su funcionamiento y que impide que las familias puedan saber la verdad y en mi caso el que goce de impunidad.

El testimonio de D. Miguel Ángel Madariaga nos viene recogido en una entrevista que mantuvo con el diario ABC y que responde a lo siguiente:

“Madariaga, nacido hace ahora 65 años en Zaragoza, se reunió durante una hora con el preso tras recibir el visto bueno de Instituciones Penitenciarias. Su objetivo no era participar en los antes conocidos como encuentros restaurativos con terroristas arrepentidos, sino lograr que Pikabea le proporcionara información dehasta 27 asesinatos sin resolver y reconociera su participación en el atentado de 1979 contra la casa cuartel de Andoáin, en el que murió su compañero José Díaz Pérez y él quedó marcado de por vida -tiene el brazo derecho inútil y una bala en la pierna-. «He venido a hacer lo que la Justicia no ha hecho, preguntarle», dijo Madariaga a la salida de la cárcel. La víctima entró en la sala con el director de Nanclares. Pikabea le preguntó si podía darle la mano. «Yo le respondí: así verás la mano que me dejasteis». El preso «hizo suyos» todos los atentados de ETA y «pidió perdón» por todos ellos, siempre según el relato de Madariaga.

Empezaron las preguntas. El guardia civil retirado le enseñó recortes de prensa, información policial y datos recabados por Covite. Pikabea se fue desvinculando de todos los atentados: «Me ha dicho que no participó en ellos porque ese día estaba trabajando en Orona, una empresa de montaje de ascensores, o no se acordaba», afirma incrédulo. Sólo reconoció su intervención en uno, el crimen del estanquero, tras relatarle la víctima una conversación que le incriminaba y que en su día revelaron dos miembros de ETA. «¿Vigilaste al estanquero de Éibar?». Le respondió «que sí». «¿Quién perpetró ese asesinato?». «Desgraciadamente, yo. Fui yo solo», le contestó, aunque testigos e informes policiales indican que fueron dos los etarras que dispararon al estanquero. A Madariaga el caso que le llevaba originalmente a Zaballa era el suyo.

Este hombre lleva años luchando para que su atentado sea juzgado. Tras dos archivos previos, en 2012 logró reabrir la causa tirando de un arma empleada en varios atentados en la misma zona y en el mismo plazo que vincularía a los miembros del comando Adarra. La Audiencia Nacional interrogó a Pikabea y a otros dos; no reconocieron nada. Pikabea adujo que no le parecía razonable que se le obligara a mirar atrás cuando ahora es una persona «completamente distinta al joven idealista que cogió las armas». Tras recogerlo la prensa, envió un escrito al juez: él no sabía quién fue y, de haber sido culpable, no tendría duda en decirlo. El caso fue archivado de nuevo por falta de indicios. Prescribe en 2033 y Madariaga desea -es difícil- que la Fiscalía lo retome después de que Pikabea le haya revelado algo nuevo: si bien insistió en que él no intervino en su atentado, «reconoció que formaba parte del comando Adarra»; se encargaba de «suministrar armas a otros comandos». Otra de las cuestiones que trataron víctima y preso fueron las cartas que Madariaga le había escrito cuando, al verle integrado en la vía Nanclares, albergó la esperanza de que el arrepentido se autoinculpara. La víctima lamentaba que el disidente de ETA nunca le hubiera contestado. Ayer supo que sí lo hizo. En 2012 le entregó su respuesta a Txema Urkijo, número dos de laDirección de Víctimas del Gobierno vasco. Urkijo explica a este periódico que Pikabea le había pedido «discreción» y que él, bajo su responsabilidad, tomó la decisión de no entregar una carta que en aquel momento podía ser «utilizada» contra Nanclares. En la misiva decía que él no participó en el atentado de Andoáin, lo que podía interpretarse como una negativa a colaborar. Recientemente se ha puesto en contacto con Madariaga para cumplir con aquel encargo, asegura, pero no ha logrado reunirse con él. Madariaga no está contento. Sólo se lleva la «cosa positiva» de aclarar el caso de Éibar, uno de tantos. «La vía Nanclares no debe ser un lugar de impunidad. Aunque la verdad no tenga consecuencias penales, estos presos deberían ayudar a que las familias sepan al menos quién lo hizo».

http://www.elmundo.es/espana/2014/03/27/53336bbfca47417b368b4585.html

(CONTINUARÁ con las consiguientes pesquisas y cartas dirigidas a Fiscalía).

ACCESO A LA FUENTE

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones