Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Así crearon los terroristas de ETA sus diferentes brazos políticos

  • Escrito por Redacción

img 7970

Hace unos días saltaba a los medios de comunicación la noticia de que 35 miembros de la cúpula de la reconstruida Batasuna a través del PCTV y ANV habían admitido ante el tribunal que les juzgaba en la Audiencia Nacional su relación con la banda terrorista ETA. Todos ellos, miembros de la reconstruida Batasuna, el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) y Acción Nacionalista Vasca (ANV), aceptaron condenas que oscilan entre año y medio y dos años de cárcel por pertenencia a organización terrorista, tras haber reconocido haber sido "instrumentalizados" por parte de ETA.

Entre los acusados, figuraban el dirigente de Batasuna Pernando Barrena; la ex alcaldesa de Mondragón (Guipúzcoa) Inocencia Galpasoro; o la exdiputada del PCTV, Nekane Erauskin, a quien se ha impuesto año y medio de cárcel.

Pero más allá de la importancia que tiene la condena de los 35 acusados al reconocer éstos haber sido “instrumentalizados” por ETA, la sentencia de la Audiencia Nacional, que La Tribuna del País Vasco publica ahora en exclusiva en su totalidad, desgrana con todo lujo de detalles el proceso de cómo la banda terrorista ETA, a partir de 1967, y con el único objetico de crear “un Estado reunificado, independiente, socialista y unido por la lengua vasca”, decidió actuar sobre cuatro “frentes”: el "militar", el "político", el "cultural" y el "obrero".

El documento judicial, que ha sido firmado y aceptado por la cúpula de Batasuna, explica cómo para el desarrollo de esa estrategia, la banda terrorista ETA desdobló sus actividades.

“Las actuaciones armadas a través de una estructura clandestina para las autoridades, y a través del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) las actuaciones que dan cobertura a la propia organización ETA, sus miembros, sus crímenes y sus fines utilizando los cauces legales que el Estado democrático otorga, ocultando no obstante su dependencia de la organización. Dentro del MLNV se articularon diversas organizaciones, y sin que sea objeto de este procedimiento el análisis de estos antecedentes, baste señalar que ETA ha instrumentalizado dichas instituciones a través del sistema de ‘doble militancia’. La creación de Herri Batasuna por tanto desarrolla un diseño estructural que los responsables de ETA elaboraron ante la inminencia de un orden jurídico-político de corte democrático a finales de 1974 y que se conoce como ‘desdoblamiento’, cuyo fundamento comprendía dos aspectos:   preservar al ‘Frente Político’ de ETA. de la acción policial y judicial, buscando la protección que la legalidad brinda a las organizaciones y estructuras a través de las que se produce la participación política de los ciudadanos; ser un instrumento de introducción de los postulados de ETA en la sociedad”.

La sentencia de la Audiencia Nacional explica que este entramado se basaba en los siguientes principios: “la dirección del entramado se ejercía por ETA, organización que además emplea la violencia terrorista; la promoción de campañas de desobediencia institucional ejercidas por las organizaciones a través de las cuales ETA controla el frente institucional, a través de K.A.S.-EKIN; el desarrollo de una actividad dirigida a la desestabilización y la deslegitimación de la institucionalidad y del orden jurídico-político vigente”. 

El fallo de la Audiencia Nacional, aceptado, entre otros, por líderes clásicos de Batasuna como Pernando Barrena, detalla cómo para asegurarse la consecución de estos fines, “ETA se aseguró el control de Herri Batasuna a través de K.A.S. y de dos de las organizaciones integradas en K.A.S., - A.S.K. y H.A.S.I. -, que sostenían la estructura de Herri Batasuna y que se encargaban de aplicar en su seno las decisiones que se adoptaban en el seno de K.A.S., donde E.T.A. actuaba en un plano jerárquicamente superior”.  

Los 35 miembros de la cúpula de la reconstruida Batasuna reconocen que la organización terrorista ETA fijó los principios básicos de su objetivo en el programa conocido desde 1976 como "Alternativa K.A.S.", posteriormente denominado "Alternativa Democrática de Euskal Herria".

“Para la consecución de tales fines creó la Koordinadora Abertzale Socialista (K.A.S.), como instrumento centralizado de manipulación y control económico e ideológico del ‘Movimiento de Liberación Nacional Vasco’ (M.L.N.V.), lo que la propia organización criminal denomina ‘frentes de masas e institucional’. Su finalidad última era desarrollar su estrategia ‘político-militar’. La Koordinadora Abertzale Socialista (K.A.S.) fue la estructura empleada por el ‘aparato militar de ETA’ para la dirección de todas las organizaciones vinculadas a la organización terrorista ETA que conforman el denominado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (M.L.N.V.). Desde 1983 le fue atribuido a KAS la condición de ‘Bloque Dirigente’, reforzando de esa manera su tarea de dirección. Para articular un reparto coordinado de responsabilidades y tareas, entre la actividad terrorista y la “política” (conocido, en el seno de las referidas organizaciones, como "desdoblamiento"), cuyo objeto era obtener una mayor penetración en la sociedad para la consecución de sus fines y limitar los efectos de la acción policial sobre toda su estructura, se constituyó Herri Batasuna como coalición electoral en el foro ‘Mesa de Alsasua’, que culminó el 27 de abril de 1978, a consecuencia del cual pasaron a integrarse en la nueva organización los partidos políticos previamente existentes ESB (Euskal Socialista Biltzarrea), ANV (Acción Nacionalista Vasca), LAIA (Langile Abertzale Iraultzaileen) y HASI (Herriko Alerdi Socialista Iraultzailea)”.

“De todos ellos formaban parte de la organización KAS (Koordinadora Abertzale Socialista), instrumental de la organización terrorista ETA, al menos Hasi y Laia.  Herri Batasuna se convirtió en agrupación de electores concurriendo a las elecciones al Parlamento vasco de 9 de marzo de 1980 y se trasformó en partido político, accediendo al Registro de Partidos Políticos dependiente del Ministerio del Interior en fecha 5 de junio de 1986 (Folio 9 del Tomo II del Libro de Inscripciones) en cumplimiento de la Sentencia de la Sala 1ª del Tribunal Supremo de 31 de mayo de 1986.  Desde su constitución en 1978, Herri Batasuna fue utilizada por el ‘frente militar’ de ETA mediante el sistema de ‘doble militancia’ de los miembros de H.A.S.I.”

“Para evitar disensiones, entre las organizaciones presentes en K.A.S., en 1983, ETA elaboró la llamada ‘Ponencia Bloque’, con un programa de actuación denominado ‘Alternativa K.A.S’.   En 1987, ETA impuso la ponencia titulada ‘K.A.S. Bloque Dirigente’ en la que denomina al programa ideológico que inspira su actuación ‘Alternativa Táctica K.A.S’, que afirma: 

a) que K.A.S. es un desdoblamiento necesario de E.T.A. 

b) que K.A.S., junto a ETA, asumía la codirección política del “Movimiento de Liberación Nacional Vasco” (M.L.N.V.) 

c) que, dentro de dicho entramado, a E.T.A. le correspondía el papel de “vanguardia”.       

El fallo, firmado por los magistrados Concepción Espejel Jorquera, Julio de Diego López y José Ricardo de Prada Solaesa, añade que el objetivo declarado por KAS, en tanto que instrumento de control del frente político-institucional supeditado a ETA, “era la creación de un Estado propio independiente en lo político, unificado en lo territorial (mediante la unificación de la Comunidad Autónoma Vasca con la Comunidad Foral Navarra y el departamento administrativo francés de Pirineos Atlánticos), marxista-leninista en lo ideológico y, por último, “euskaldun” en defensa de la lengua y cultura ancestrales de la sociedad rural vasca”.

“La puesta en práctica del propósito de ETA a través de la Koordinadora Abertzale Socialista (K.A.S.) se plasmó en lo que la organización criminal denomina ‘utilización revolucionaria de la legalidad burguesa’, es decir, el aprovechamiento de la legalidad democrática para, amparándose en ella, obtener más fácilmente sus fines. Para ello, diseñó una estrategia que combinaba y complementaba el control de las organizaciones legales, alegales e ilegales del M.L.N.V. desarrollando la ‘concepción político-militar’ de la ‘lucha’ siguiendo este esquema: 

• El ‘frente armado’ de ETA, como expresión ilegal encargada de la ‘lucha armada’ y ‘vanguardia’ de la dirección política.

• K.A.S., como organismo alegal se encargaba de la codirección política subordinada a ETA militar, de la ‘lucha de masas’ y del control del resto de organizaciones del MLNV, incluida H.B.

• Herri Batasuna como expresión legal y encargada de la “lucha institucional”, al servicio de la organización terrorista ya que está controlada por KAS y ésta, a su vez, por ETA” 

La sentencia desgrana cómo, a principios de los años 90 del pasado siglo, el control por el “frente militar” de ETA del conjunto de las organizaciones del M.L.N.V. encontró oposición en una parte de Herri Batasuna. “Como consecuencia de dicha oposición, ante lo que ETA militar consideraba la inoperancia de HASI, el instrumento de su control de HB a través de KAS, la estructura militar de la organización terrorista impuso la disolución de HASI en 1992 y asumió directamente el control e impulso de todas las organizaciones del M.L.N.V., y en particular de HB, siguiendo los parámetros de organización que había diseñado para KAS en 1991, que se recogieron en el documento titulado “Remodelación Organizativa: Resoluciones del K.A.S. Nacional”.

El fallo explica cómo dados los fines y actuaciones realizadas por las organizaciones enmarcadas en el MLNV, el Estado de Derecho reaccionó obligando al cumplimiento de la legalidad.

“Para poder eludir ésta, los dirigentes del entramado citado crearon una sucesión de partidos políticos, agrupaciones e instituciones con la finalidad de perpetuar la estrategia diseñada por ETA que sucedía a los ya creados y en su caso ilegalizados. ETA controlaba todos los frentes desde el penitenciario de los miembros ingresados por actividades terroristas en prisión a través de Gestoras, como la supervisión de las listas electorales, o la actuación de los cargos electos.  Para el control se produce un paulatino desplazamiento de los integrantes de Herri Batasuna ajenos al entramado de ETA y su sustitución por personas de confianza de dicho entramado. La identificación entre ETA y HERRI BATASUNA como su instrumento político-electoral se evidenciaba en la expresión que se recogía en una de las actas de K.A.S., cuando afirmaban que ‘hoy se identifica a HB con ETA y nosotros no estamos de acuerdo con participar en ninguna reunión’. En esa identificación de ETA con Herri Batasuna incidían elementos tales como la petición por parte de ETA del voto para Herri Batasuna, la incorporación de militantes de ETA en las candidaturas electorales, las expresiones de los responsables de ETA, tanto en documentos internos como externos, y, sobre todo, las manifestaciones públicas de responsables o cargos electos de Herri Batasuna. En este sentido se afirmaba que ‘negociar con HB es lo mismo que negociar con ETA’, que ‘los votos conseguidos por la coalición son votos a ETA’, que ‘HB es un movimiento de liberación nacional y ETA la punta de lanza de dicho movimiento’ o que ‘ETA no es ningún poder fáctico, ETA somos nosotros’, sin que los intentos de manifestar la desvinculación entre ambas organizaciones no fuera sino un intento de esconder tal realidad a la acción de la Justicia”.

“Herri Batasuna desarrollaba hasta su ilegalización las directrices que los responsables del entramado institucional establecían, mediante un apoyo operativo y logístico, y en la complementación de la actividad de aterrorizamiento que desde e Movimiento de Liberación Nacional Vasco se pretende ejercer sobre el conjunto de ciudadanos e instituciones, tal como se ponía de manifiesto en:

- la socialización de la “Alternativa Democrática de Euskal Herria” de ETA

- la abstención en los procesos electorales para nutrir los órganos de la representación política a nivel estatal cumplimentando las directrices de ETA

- el abandono del Parlamento vasco cumplimentando las directrices de ETA-EKIN

- el sometimiento de las listas electorales a la aprobación de los responsables de ETA

- la inclusión en las candidaturas electorales de militantes de ETA

- la inclusión en la Mesa Nacional y en el grupo del Parlamento vasco de militantes de ETA para el mejor desarrollo de las funciones que sus responsables les asignaban

- la prestación de su cobertura legal para desarrollar las relaciones exteriores de ETA

- el suministro de los censos electorales de que disponen las organizaciones políticas para los fines informativos de ETA y otras estructuras de ella dependientes que practican la violencia y la coacción

- la cesión de la “casa de Lindavista”, propiedad de Herri Batasuna, para su utilización por militantes de ETA en situación de clandestinidad

- la utilización de la red de sedes locales de Herri Batasuna constituida por las “herriko tabernas” como bases operativas para la ejecución de actividades incardinables en el concepto de “kale borroka” o violencia callejera

- la cesión de las sedes provinciales y de los medios en ellas instalados para el funcionamiento de KAS-EKIN

- la obstaculización política de procesos de extradición de militantes de ETA

- la convocatoria de actos de protesta por la detención, entrega administrativa, extradición o fallecimiento de militantes de ETA, en los que se producían graves alteraciones de la normalidad ciudadana, daños a bienes e instalaciones, tanto de titularidad pública como privada, agresiones a los Cuerpos de Seguridad y exaltación de la violencia terrorista

- la creación, a través de la mercantil BANAKA S.A., de empresas destinadas al sostenimiento económico de militantes de E.T.A. en situación de clandestinidad.

Finalmente, estas consideraciones alcanzaban también tanto a la formación política Euskal Herritarrok, constituida por Herri Batasuna en 1998, como a la entidad que sustituyó a Herri Batasuna a partir de 2001, Batasuna”.

LA TRIBUNA DEL PAIS VASCO

Hace unos días saltaba a los medios de comunicación la noticia de que 35 miembros de la cúpula de la reconstruida Batasuna a través del PCTV y ANV habían admitido ante el tribunal que les juzgaba en la Audiencia Nacional su relación con la banda terrorista ETA. Todos ellos, miembros de la reconstruida Batasuna, el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) y Acción Nacionalista Vasca (ANV), aceptaron condenas que oscilan entre año y medio y dos años de cárcel por pertenencia a organización terrorista, tras haber reconocido haber sido "instrumentalizados" por parte de ETA. Entre los acusados, figuraban el dirigente de Batasuna Pernando Barrena; la ex alcaldesa de Mondragón (Guipúzcoa) Inocencia Galpasoro; o la exdiputada del PCTV, Nekane Erauskin, a quien se ha impuesto año y medio de cárcel.

 

Pero más allá de la importancia que tiene la condena de los 35 acusados al reconocer éstos haber sido “instrumentalizados” por ETA, la sentencia de la Audiencia Nacional, que La Tribuna del País Vasco publica ahora en exclusiva en su totalidad, desgrana con todo lujo de detalles el proceso de cómo la banda terrorista ETA, a partir de 1967, y con el único objetico de crear “un Estado reunificado, independiente, socialista y unido por la lengua vasca”, decidió actuar sobre cuatro “frentes”: el "militar", el "político", el "cultural" y el "obrero".

 

PDF. Sentencia íntegra al final de esta información

 

El documento judicial, que ha sido firmado y aceptado por la cúpula de Batasuna, explica cómo para el desarrollo de esa estrategia, la banda terrorista ETA desdobló sus actividades.

 

“Las actuaciones armadas a través de una estructura clandestina para las autoridades, y a través del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) las actuaciones que dan cobertura a la propia organización ETA, sus miembros, sus crímenes y sus fines utilizando los cauces legales que el Estado democrático otorga, ocultando no obstante su dependencia de la organización. Dentro del MLNV se articularon diversas organizaciones, y sin que sea objeto de este procedimiento el análisis de estos antecedentes, baste señalar que ETA ha instrumentalizado dichas instituciones a través del sistema de ‘doble militancia’. La creación de Herri Batasuna por tanto desarrolla un diseño estructural que los responsables de ETA elaboraron ante la inminencia de un orden jurídico-político de corte democrático a finales de 1974 y que se conoce como ‘desdoblamiento’, cuyo fundamento comprendía dos aspectos:   preservar al ‘Frente Político’ de ETA. de la acción policial y judicial, buscando la protección que la legalidad brinda a las organizaciones y estructuras a través de las que se produce la participación política de los ciudadanos; ser un instrumento de introducción de los postulados de ETA en la sociedad”.

 

La sentencia de la Audiencia Nacional explica que este entramado se basaba en los siguientes principios: “la dirección del entramado se ejercía por ETA, organización que además emplea la violencia terrorista; la promoción de campañas de desobediencia institucional ejercidas por las organizaciones a través de las cuales ETA controla el frente institucional, a través de K.A.S.-EKIN; el desarrollo de una actividad dirigida a la desestabilización y la deslegitimación de la institucionalidad y del orden jurídico-político vigente”. 

 

El fallo de la Audiencia Nacional, aceptado, entre otros, por líderes clásicos de Batasuna como Pernando Barrena, detalla cómo para asegurarse la consecución de estos fines, “ETA se aseguró el control de Herri Batasuna a través de K.A.S. y de dos de las organizaciones integradas en K.A.S., - A.S.K. y H.A.S.I. -, que sostenían la estructura de Herri Batasuna y que se encargaban de aplicar en su seno las decisiones que se adoptaban en el seno de K.A.S., donde E.T.A. actuaba en un plano jerárquicamente superior”.  

 

Los 35 miembros de la cúpula de la reconstruida Batasuna reconocen que la organización terrorista ETA fijó los principios básicos de su objetivo en el programa conocido desde 1976 como "Alternativa K.A.S.", posteriormente denominado "Alternativa Democrática de Euskal Herria".

 

“Para la consecución de tales fines creó la Koordinadora Abertzale Socialista (K.A.S.), como instrumento centralizado de manipulación y control económico e ideológico del ‘Movimiento de Liberación Nacional Vasco’ (M.L.N.V.), lo que la propia organización criminal denomina ‘frentes de masas e institucional’. Su finalidad última era desarrollar su estrategia ‘político-militar’. La Koordinadora Abertzale Socialista (K.A.S.) fue la estructura empleada por el ‘aparato militar de ETA’ para la dirección de todas las organizaciones vinculadas a la organización terrorista ETA que conforman el denominado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (M.L.N.V.). Desde 1983 le fue atribuido a KAS la condición de ‘Bloque Dirigente’, reforzando de esa manera su tarea de dirección. Para articular un reparto coordinado de responsabilidades y tareas, entre la actividad terrorista y la “política” (conocido, en el seno de las referidas organizaciones, como "desdoblamiento"), cuyo objeto era obtener una mayor penetración en la sociedad para la consecución de sus fines y limitar los efectos de la acción policial sobre toda su estructura, se constituyó Herri Batasuna como coalición electoral en el foro ‘Mesa de Alsasua’, que culminó el 27 de abril de 1978, a consecuencia del cual pasaron a integrarse en la nueva organización los partidos políticos previamente existentes ESB (Euskal Socialista Biltzarrea), ANV (Acción Nacionalista Vasca), LAIA (Langile Abertzale Iraultzaileen) y HASI (Herriko Alerdi Socialista Iraultzailea)”.

 

“De todos ellos formaban parte de la organización KAS (Koordinadora Abertzale Socialista), instrumental de la organización terrorista ETA, al menos Hasi y Laia.  Herri Batasuna se convirtió en agrupación de electores concurriendo a las elecciones al Parlamento vasco de 9 de marzo de 1980 y se trasformó en partido político, accediendo al Registro de Partidos Políticos dependiente del Ministerio del Interior en fecha 5 de junio de 1986 (Folio 9 del Tomo II del Libro de Inscripciones) en cumplimiento de la Sentencia de la Sala 1ª del Tribunal Supremo de 31 de mayo de 1986.  Desde su constitución en 1978, Herri Batasuna fue utilizada por el ‘frente militar’ de ETA mediante el sistema de ‘doble militancia’ de los miembros de H.A.S.I.”

 

“Para evitar disensiones, entre las organizaciones presentes en K.A.S., en 1983, ETA elaboró la llamada ‘Ponencia Bloque’, con un programa de actuación denominado ‘Alternativa K.A.S’.   En 1987, ETA impuso la ponencia titulada ‘K.A.S. Bloque Dirigente’ en la que denomina al programa ideológico que inspira su actuación ‘Alternativa Táctica K.A.S’, que afirma: 

 

a) que K.A.S. es un desdoblamiento necesario de E.T.A. 

 

b) que K.A.S., junto a ETA, asumía la codirección política del “Movimiento de Liberación Nacional Vasco” (M.L.N.V.) 

 

c) que, dentro de dicho entramado, a E.T.A. le correspondía el papel de “vanguardia”.       

 

El fallo, firmado por los magistrados Concepción Espejel Jorquera, Julio de Diego López y José Ricardo de Prada Solaesa, añade que el objetivo declarado por KAS, en tanto que instrumento de control del frente político-institucional supeditado a ETA, “era la creación de un Estado propio independiente en lo político, unificado en lo territorial (mediante la unificación de la Comunidad Autónoma Vasca con la Comunidad Foral Navarra y el departamento administrativo francés de Pirineos Atlánticos), marxista-leninista en lo ideológico y, por último, “euskaldun” en defensa de la lengua y cultura ancestrales de la sociedad rural vasca”.

 

“La puesta en práctica del propósito de ETA a través de la Koordinadora Abertzale Socialista (K.A.S.) se plasmó en lo que la organización criminal denomina ‘utilización revolucionaria de la legalidad burguesa’, es decir, el aprovechamiento de la legalidad democrática para, amparándose en ella, obtener más fácilmente sus fines. Para ello, diseñó una estrategia que combinaba y complementaba el control de las organizaciones legales, alegales e ilegales del M.L.N.V. desarrollando la ‘concepción político-militar’ de la ‘lucha’ siguiendo este esquema: 

 

• El ‘frente armado’ de ETA, como expresión ilegal encargada de la ‘lucha armada’ y ‘vanguardia’ de la dirección política.

 

• K.A.S., como organismo alegal se encargaba de la codirección política subordinada a ETA militar, de la ‘lucha de masas’ y del control del resto de organizaciones del MLNV, incluida H.B.

 

• Herri Batasuna como expresión legal y encargada de la “lucha institucional”, al servicio de la organización terrorista ya que está controlada por KAS y ésta, a su vez, por ETA” 

 

La sentencia desgrana cómo, a principios de los años 90 del pasado siglo, el control por el “frente militar” de ETA del conjunto de las organizaciones del M.L.N.V. encontró oposición en una parte de Herri Batasuna. “Como consecuencia de dicha oposición, ante lo que ETA militar consideraba la inoperancia de HASI, el instrumento de su control de HB a través de KAS, la estructura militar de la organización terrorista impuso la disolución de HASI en 1992 y asumió directamente el control e impulso de todas las organizaciones del M.L.N.V., y en particular de HB, siguiendo los parámetros de organización que había diseñado para KAS en 1991, que se recogieron en el documento titulado “Remodelación Organizativa: Resoluciones del K.A.S. Nacional”.

 

El fallo explica cómo dados los fines y actuaciones realizadas por las organizaciones enmarcadas en el MLNV, el Estado de Derecho reaccionó obligando al cumplimiento de la legalidad.

 

“Para poder eludir ésta, los dirigentes del entramado citado crearon una sucesión de partidos políticos, agrupaciones e instituciones con la finalidad de perpetuar la estrategia diseñada por ETA que sucedía a los ya creados y en su caso ilegalizados. ETA controlaba todos los frentes desde el penitenciario de los miembros ingresados por actividades terroristas en prisión a través de Gestoras, como la supervisión de las listas electorales, o la actuación de los cargos electos.  Para el control se produce un paulatino desplazamiento de los integrantes de Herri Batasuna ajenos al entramado de ETA y su sustitución por personas de confianza de dicho entramado. La identificación entre ETA y HERRI BATASUNA como su instrumento político-electoral se evidenciaba en la expresión que se recogía en una de las actas de K.A.S., cuando afirmaban que ‘hoy se identifica a HB con ETA y nosotros no estamos de acuerdo con participar en ninguna reunión’. En esa identificación de ETA con Herri Batasuna incidían elementos tales como la petición por parte de ETA del voto para Herri Batasuna, la incorporación de militantes de ETA en las candidaturas electorales, las expresiones de los responsables de ETA, tanto en documentos internos como externos, y, sobre todo, las manifestaciones públicas de responsables o cargos electos de Herri Batasuna. En este sentido se afirmaba que ‘negociar con HB es lo mismo que negociar con ETA’, que ‘los votos conseguidos por la coalición son votos a ETA’, que ‘HB es un movimiento de liberación nacional y ETA la punta de lanza de dicho movimiento’ o que ‘ETA no es ningún poder fáctico, ETA somos nosotros’, sin que los intentos de manifestar la desvinculación entre ambas organizaciones no fuera sino un intento de esconder tal realidad a la acción de la Justicia”.

 

“Herri Batasuna desarrollaba hasta su ilegalización las directrices que los responsables del entramado institucional establecían, mediante un apoyo operativo y logístico, y en la complementación de la actividad de aterrorizamiento que desde e Movimiento de Liberación Nacional Vasco se pretende ejercer sobre el conjunto de ciudadanos e instituciones, tal como se ponía de manifiesto en:

 

- la socialización de la “Alternativa Democrática de Euskal Herria” de ETA

 

- la abstención en los procesos electorales para nutrir los órganos de la representación política a nivel estatal cumplimentando las directrices de ETA

 

- el abandono del Parlamento vasco cumplimentando las directrices de ETA-EKIN

 

- el sometimiento de las listas electorales a la aprobación de los responsables de ETA

 

- la inclusión en las candidaturas electorales de militantes de ETA

 

- la inclusión en la Mesa Nacional y en el grupo del Parlamento vasco de militantes de ETA para el mejor desarrollo de las funciones que sus responsables les asignaban

 

- la prestación de su cobertura legal para desarrollar las relaciones exteriores de ETA

 

- el suministro de los censos electorales de que disponen las organizaciones políticas para los fines informativos de ETA y otras estructuras de ella dependientes que practican la violencia y la coacción

 

- la cesión de la “casa de Lindavista”, propiedad de Herri Batasuna, para su utilización por militantes de ETA en situación de clandestinidad

 

- la utilización de la red de sedes locales de Herri Batasuna constituida por las “herriko tabernas” como bases operativas para la ejecución de actividades incardinables en el concepto de “kale borroka” o violencia callejera

 

- la cesión de las sedes provinciales y de los medios en ellas instalados para el funcionamiento de KAS-EKIN

 

- la obstaculización política de procesos de extradición de militantes de ETA

 

- la convocatoria de actos de protesta por la detención, entrega administrativa, extradición o fallecimiento de militantes de ETA, en los que se producían graves alteraciones de la normalidad ciudadana, daños a bienes e instalaciones, tanto de titularidad pública como privada, agresiones a los Cuerpos de Seguridad y exaltación de la violencia terrorista

 

- la creación, a través de la mercantil BANAKA S.A., de empresas destinadas al sostenimiento económico de militantes de E.T.A. en situación de clandestinidad.

 

Finalmente, estas consideraciones alcanzaban también tanto a la formación política Euskal Herritarrok, constituida por Herri Batasuna en 1998, como a la entidad que sustituyó a Herri Batasuna a partir de 2001, Batasuna”.

 

- See more at: http://latribunadelpaisvasco.com/not/4141/todo-era-eta-asi-crearon-los-terroristas-sus-diferentes-brazos-politicos/#sthash.XnwIAhwo.dpuf

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones