Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sin seguridad no hay Estado

Sin seguridad no hay Estado

Fuera de nuestras ...

NECESIDAD DE SOCIEDAD CIVIL

NECESIDAD DE SOCIEDAD CIVIL

El sistema elector...

NOS ESTAMOS EQUIVOCANDO

NOS ESTAMOS EQUIVOCANDO

Los típicos tópico...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADOS PRIM...

¡Despierta, España!

¡Despierta, España!

Odian nuestra civi...

¡YO SOY BARCELONA!

¡YO SOY BARCELONA!

Atentado terrorist...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

EL ETARRA VILA MICHELENA SE ENFRENTA A 83 AÑOS DE PRISIÓN POR EL ATENTADO DE LA CALLE OCAÑA DE MADRID

  • Escrito por Redacción

vila-michelena

La Audiencia Nacional juzgará hoy miércoles al etarra Fermín Vila Michelena, detenido en junio de 2010 en Belfast (Irlanda del Norte), por colocar el coche-bomba que explotó en la calle Ocaña de Madrid, frente a una Delegación del Ministerio de Justicia, el 10 de julio de 2001.

La deflagración ocasionó la muerte de un policía y heridas a otras 19 personas. El fiscal pide 83 años de cárcel por delitos de asesinato terrorista, estragos y lesiones.

La Fiscalía pedirá a la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal que condene a Vila Michelena por un delito de asesinato del policía nacional Luis Ortiz de la Rosa, por un delito de estragos terroristas, cuatro delitos de lesiones y 16 faltas por lesiones.

En su escrito de conclusiones, el Ministerio Público considera que Vila Michelena robó el 19 de marzo de 2001 un vehículo de marca Peugeot, que el `Comando Madrid´ utilizó en el atentado de la calle Ocaña. Por este mismo atentado ya han sido condenados Aitor García Aliaga, Na Belén Egües Gurrutxaga y Gorka Palacios Alday.

Según el fiscal, Vila Michelena robó el citado vehículo y obtuvo de Palacios todos los datos necesarios sobre el lugar elegido para colocar el coche-bomba. Ambos acordaron realizar el atentado el día 10 de julio de 2001 y preparan el artefacto en un piso de la calle Estudios de Madrid. En la fecha señalada, aparcaron el vehículo frente al número 151 de de la calle Ocaña.

Dejaron el artefacto preparado para que estallara a las 20.30 horas. A las 19.50 hicieron una llamada al 091 y dejaron el siguiente mensaje: “Escuche atentamente porque sólo lo voy a repetir una vez. Llamo en nombre de ETA para decirle que en la calle Ocaña, frente al Ministerio de Justicia, hay un artefacto explosivo. Avise a los vecinos”.

Como consecuencia de este aviso, se activaron los mecanismos de seguridad del Estado y una dotación de la Policía acudió a verificar la información recibida por teléfono. En ese proceso el agente Luis Ortiz se acercó al vehículo, momento en que explotó, ocasionándole la muerte instantánea.

SERVIMEDIA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones