Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

La AVT halla documentos del "Comando Madrid" que permiten reabrir un atentado de ETA con cuatro muertos

  • Escrito por Redacción

comando-madrid--644x362

Los abogados de la AVT hallan un documento del «Comando Madrid» que puede ser clave para resolver el crimen perpetrado en Madrid en el año 2000

Una anotación atribuida a la etarra Ana Belén Egües hallada junto a un listado con matrículas de coche ha permitido la Audiencia Nacional reabrir otro atentado de ETA que permanece sin resolver. En un auto, el juez Central de Instrucción número 5, José de la Mata, ha levantado el archivo sobre el asesinato de cuatro personas en Madrid tras la explosión de un coche bomba el 30 de octubre del año 2000.

Aquel día, un Renault 19 de color rojo con matrícula falsa hizo explosión en la Avenida de Badajoz, muy cerca de dos colegios. Su objetivo era el juez Francisco Querol, quien perdió la vida en el acto al igual que su conductor, Armando Medina. También falleció el policía nacional Jesús Escudero y un conductor de la EMT llamado Jesús Sánchez. Además, 30 personas resultaron heridas.

La acción se consideró obra del «comando Madrid», pero nunca hubo pruebas para llevar a juicio a ninguno de sus integrantes. Este era el comando que meses antes había roto la tregua trampa de ETA con el asesinato del teniente coronel Pedro Antonio Blanco. Aunque actuaban en la capital, tenían su piso franco en Salamanca. Allí las fuerzas de seguridad se incautaron de numerosa información que ahora, 15 años después, podría seguir dando frutos.

El empeño de buscar responsables a los numerosos atentados de ETA que permanecen sin resolver llevó a los abogados de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) a bucear entre la cantidad ingente de documentos e informes elaborados por las fuerzas de seguridad a partir del registro de aquel piso salmantino del 'comando Madrid'.

La matrícula: M-0299-JS

En ese trabajo de rastreo los letrados encontraron un documento que estaba anexo a un informe policial más amplio y en el que figuran varios números de matrículas de coche, cinco de ellas marcadas con un asterisco. Una de esas cinco corresponde a la placa M-0299-JS, precisamente la matrícula original del Renault 19 de color rojo que fue robado por los terroristas para llevar a cabo el atentado contra el juez Querol. Además, en el margen del mismo folio hay una anotación atribuida a la etarra Ana Belén Egües, una de las integrantes de aquel grupo que se a principios del siglo se convirtió en el buque insignia de ETA.

Tras romper la tregua trampa que ETA había usado para rearmarse, el 'comando Madrid' (también llamado 'Buro Ahuste') siguió matando en 2001 a un general de brigada y a un Policía Nacional. Así hasta que en noviembre de 2001 fue desarticulado gracias a la actuación de un ciudadano. Tras un atentado en el barrio madrileño de Prosperidad, esta persona siguió a los etarras en su huida. Tuvo la destreza de avisar a la Policía, que terminó deteniendo a Ana Belén Egües y a Aitor García Aliaga.

En su declaración policial tras el arresto, Egües confesó que su comando había sido autor del atentado contra el magistrado Querol. Hacía partícipes además a sus compañeros Juan Luis Rubenach y Gorka Palacios, ambos arrestados en Francia dos años después. Pero Egües siempre se negó a ratificar esas confesiones ante el juez, por lo que el caso se archivó.

Nuevas diligencias

Por ello desde la AVT se afanaron por encontrar algo más. Sobre todo después de que el Tribunal Supremo estableciese este año que las declaraciones en sede policial no eran suficientes para lograr una condena si no van acompañadas de más pruebas. Anteriormente bastaba con que un agente de la Policía o la Guardia Civil ratificase en el juicio las confesiones de los etarras en sus interrogatorios.

En su auto, fechado el pasado 16 de septiembre, el juez De la Mata acepta la petición de nuevas diligencias solicitadas por la AVT y ordena a la Sección de Documentoscopia del Servicio Central de Criminalística que aporte una copia del informe en el que figuran los números de matrícula «para que amplíen información sobre este documento, en concreto a los efectos de poder determinar lugar de localización y análisis realizado en relación con la posible participación Ana Belén Egües y otros en la presente causa».

Además pide remitir el documento con el listado de vehículos y matrículas atribuido a Egües al servicio de Información de la Guardia Civil y la Unidad Central de Inteligencia de la Policía Nacional para que lo analicen y confirmen si los vehículos que ahí aparecen fueron usados por ETA para otros atentados.

ACCESO A LA FUENTE

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones