Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

La Guardia Civil señala que cinco jefes de ETA participaron en el asesinato de Gregorio Ordóñez

  • Escrito por Redacción

gregorio-ordonez mjg

Se da la circunstancia de que la causa por el asesinato del dirigente popular, el 23 de enero de 1995, estaba a punto de prescribir. El documento, de 50 páginas, abre ahora la puerta a juzgar y encarcelar a los cerebros del atentado, como ha venido pidiendo su familia y la organización de víctimas Covite.

La Guardia Civil pone nombre y apellidos y aporta indicos y pruebas que señalan a cinco dirigentes de la oganización terrorista como los autores intelectuales de uno de los crímenes más destacados de ETA, el del dirigente del Partido Popular Gregorio Ordóñez.

Se trata de Mikel Albisu -Mikel Antza- Ignacio Gracia Arregui -Iñaki de Renteria-, José Javier Arizkuren Ruiz -Kantauri- Julián Achurra Egurola -Pototo- y Juan Luis Aguirre Lete.

En el informe sobre el asesinato del dirigente popular, la Guardia Civil desglosa la relación e implicación de cada uno de los reseñados en el Comité Ejecutivo de ETA. En el caso de Mikel Antza, concluye que formó parte de dicho comité entre mediados de 1994 -cuando adquiere la responsabilidad del aparato político- y el 3 de octubre de 2004, día de su detención. «Como integrante del Comité Ejecutivo habría participado en la toma de decisión de asesinar a Gregorio Ordóñez», concluye el Instituto Armado.

La causa sobre Ordóñez estaba a punto de prescribir. De hecho, estaba sobreseída de forma provisional, a un paso de que por este asesinato sólo pagaran los autores materiales. Pero las víctimas, la familia y Covite, entre otros, no estaban dispuestos a que el sumario quedara en una vía muerta, como tantos y tantos han pasado a la prescripción y han quedado impunes sus autores.

Porque lo que querían era poner nombres y apellidos a aquellos que idearon el plan, los que dieron la orden, los que autorizaron al comando a acabar con la vida de uno de los políticos emergentes más emblemáticos en aquellos años en el País Vasco.

Y la Justicia atendió la petición de las víctimas. El Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional solicitó a la Guardia Civil que agentes especializados en la lucha antiterrorista emitieran un informe sobre la responsabilidad de dirigentes de ETA en el atentado cometido por el comando Donosti el 23 de enero de 1995 en San Sebastián.

En su escrito, los efectivos de Información del Instituto Armado señalan sin duda a cinco responsables de ETA como los que dieron la orden de asesinar a Gregorio Ordóñez. El informe está compuesto por un centenar de folios en los que se aportan referencias a los indicios y pruebas que avalan que estos cinco señalados formaban parte de la cúpula etarra. Además, la Guardia Civil aporta material histórico de referencia, con más de 50 anexos.

El escrito, que obra en poder de EL MUNDO, detalla cómo el Comité Ejecutivo de ETA dio paso a un cambio de estrategia y fijó su atención en «los políticos». Los especialistas del Instituto Armado relatan históricamente cómo los terroristas, desde los años 70, asumen las órdenes de cada cúpula. «Esta estructura de dirección era la encargada de controlar y dirigir toda la actividad de la banda a través de una red de enlaces encargados de transmitir sus directrices».

Actuación 'siempre colegiada'

«Los integrantes del Comité Ejecutivo no han estado física y personalmente en cada uno de los movimientos, acciones, atentados terroristas, etc. que realizaban los miembros de ETA. Sin embargo, dentro del propio funcionamiento de la banda, el Comité Ejecutivo ha sido (aún lo es) el órgano encargado de diseñar la estrategia de la banda y de dirigir y coordinar todos los medios para llevarla a cabo». Su forma de actuar es «siempre colegiada» en la toma de decisiones.

«Todos los comandos y aparatos de acción quedan reducidos a la condición de mero instrumento de la cúpula directiva», agrega la Guardia Civil. «El Comité Ejecutivo interviene en la decisión, coordinación, selección de objetivos, envío de información sobre los mismos, entregas del material necesario para atentar contra éstos, la designación genérica del objetivo contra el que atentar y la orden expresa de llevar a cabo el atentado terrorista».

El informe revela así cómo se configura y quién forma parte de ese Comité Ejecutivo que selecciona y ordena las actuaciones etarras en enero de 1995, en las fechas en que se prepara y se comete el asesinato de Gregorio Ordóñez.

Fue ese grupo dirigente, por tanto, el que «tomó la decisión de forma colegiada de llevar a cabo acciones terroristas contra militantes y dirigentes del PP y del PSOE». Fijar la atención en los políticos se convirtió «en objetivo prioritario de ETA» desde julio de 1993, por orden del Comité Ejecutivo.

La decisión de atentar contra Gregorio Ordóñez «estaba enmarcada dentro de la nueva línea oficial de ETA y por consiguiente de la estrategia de desestabilización diseñada por su Comité Ejecutivo».

La decisión de matar al teniente alcalde de San Sebastián la tomó el Comité Ejecutivo y fue Francisco Javier Arizkuren Ruiz, Kantauri, quien se encargó de trasladarla a los liberados del comando Donosti Javier García Gaztelu y Juan Ramón Carasatorre.

Piden que los señalados declaren

Primeras diligencias. La acusación tiene claro los siguientes pasos que quiere dar una vez conocido el informe de la Guardia Civil. Además de que se cite a los autores del detallado documento para que lo ratifiquen, reclamarán que los cinco dirigentes de ETA señalados sean llamados a declarar como acusados. El escrito de la viuda. El escrito presentado por la acusación, con el nombre de la viuda Ana Iribar en primer plano, indica: «Es significativa la implicación de estas cinco personas en el asesinato de Gregorio Ordóñez, ya que estos se integraban en el denominado Comité Ejecutivo de ETA y tomaron la decisión y la consecutiva orden de asesinar a Ordóñez», lo que les convierte en los autores intelectuales, los que lo ordenaron.

ACCESO A LA FUENTE

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones