Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

La Guardia Civil revisa sin descanso atentados sin resolver

  • Escrito por Redacción

1010395 1

La solicitud de reapertura del sumario se enmarca en el seno de una actuación que data del 18 de septiembre pasado, en virtud de la actuación de la Guardia Civil que aporta indicios de peso para retomar la causa.

La Jefatura de Información y el Servicio Central de Desactivación de Explosivos realizan periódicamente labores de recopilación de casos que se encuentran sin resolver y en el marco de estas tareas, se llegó a la conclusión de que había nuevas evidencias de peso para el atentado de León, por lo que se remitieron los informes a la fiscalía.

La fiscalía de la Audiencia Nacional remitió el pasado 23 de septiembre un escrito al juzgado Central de Instrucción número 3 de los del mismo órgano para solicitar la reapertura del procedimiento abierto contra Soledad Iparraguirre y Sergio Polo, acusados de acabar con la vida del comandante Luciano Cortizo en León la mañana del 22 de diciembre de 1995 por el procedimiento de la bomba lapa.

De acuerdo al escrito presentado por el fiscal José Perals, Iparraguirre dio material explosivo y órdenes a Polo para cometer el atentado. Guardó en su piso de Pasajes (Guipúzcoa) cerca de dos kilos de cloratita, un dispositivo electrónico y los mecanismos necesarios para la elaboración de una bomba lapa.

En días previos se trasladó de San Sebastián a León en transporte público y la noche anterior al atentado colocó el artefacto en el vehículo. Explotó a las 13.20 horas, cinco minutos después de arrancar y tras circular 300 metros. El comandante murió, su hija resultó herida grave y cuatro viandantes sufrieron daños.

La Unidad Central Especial de la Guardia Civil (UCE) realizó recientemente una labor de revisión de los indicios hallados en su día en relación con los dos sospechosos. Soledad Iparraguirre, alias Anboto, dio la orden concreta a Sergio Polo, alias Lur, de cometer el atentado de León. Lo demuestra una comunicación orgánica hallada en casa de Polo, donde también había horarios de autobús y tren entre San Sebastián y León.

El informe pericial de la Benemérita revela que los explosivos usados contra el comandante eran compatibles con los hallados en su domicilio. También recibió adiestramiento sobre la fórmula para forzar vehículos de la marca Ford como el que usaba habitualmente Luciano Cortizo. Impartió aquel cursillo el histórico Urrusolo Sistiaga, que luego se arrepentiría de su pertenencia a ETA.

Una carta entre los dos sospechosos, que se incorpora ahora a la causa en el nuevo informe, revela que el comando tuvo dificultades para identificar a Cortizo. «Es compatible con el análisis de las fechas de los tres meses anteriores al atentado, en las que el comandante estuvo ausente del cuartel por diversos motivos y a veces utilizó otro vehículo», explica el escrito del fiscal.

Por todo ello, se califica el atentado como un delito de asesinato terrorista al que se añaden cinco delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa. Propone el fiscal Perals que se dicte auto de prisión provisional incondicional. Ella fue condenada a 20 años de prisión en diciembre de 2010 y se encuentra en Francia. Él permanece en el Centro Penitenciario de Botafogo (Algeciras) cumpliendo 100 años de prisión por el atentado que dejó en silla de ruedas al capitán Juan José Aliste en Salamanca.

La Jefatura de Información y el Servicio Central de Desactivación de Explosivos realizan periódicamente labores de recopilación de casos que se encuentran sin resolver y en el marco de estas tareas, se llegó a la conclusión de que había nuevas evidencias de peso para el atentado de León, por lo que se remitieron los informes a la fiscalía.

No obstante, la causa estaba a punto de prescribir. La legislación establece que a los veinte años de cometer un delito de estas características, la causa queda archivada de forma automática si no hay diligencias. Los veinte años del atentado se cumplirán el próximo mes de diciembre.

Fuente: DIARIO DE LEON

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones