Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

«Todos los musulmanes de España somos células terroristas durmientes»

  • Escrito por Redacción

Centenares-de-musulmanes-rezan

Un marroquí que preside una asociación árabe de Lérida alerta del auge del islamismo radical en el país

«Todos los musulmanes en España somos células terroristas durmientes». Esta contundente sentencia, pese a su apariencia, no es fruto de un ánimo racista, xenófobo. De hecho, la pronuncia Omar Charah, un marroquí que vive en España desde hace veinte años y que es presidente de la Asociación Cultural Árabe Atlas, con sede en Lérida. Es una alerta que pretende movilizar a todos los que anhelan convivir en paz y tolerancia en nuestro país, sea cuál sea nuestro origen o religión.

Charah, que ha sufrido represalias (amenazas verbales, ruedas pinchadas...) por denunciar el islamismo radical que predica el imán de la Mezquita Ibn Hazm de Lérida, Abdelwahab Houzi, da la voz de alarma. El salafismo-wahabita, la corriente islámica que inspira a Al Qaida, la que en el 11-M llevó a varios «muyahidines» a dejarnos una cicatriz del tamaño de una vía en la estación de Atocha, se extiende por todo el territorio español. Se predica desde el «minbar» (púlpito) de algunas mezquitas, recorre las calles de nuestras ciudades de la mano de los «policías religiosos» que velan por su doctrina, que hostigan a los refractarios ...y, finalmente, recala en las casas de muchos inmigrantes musulmanes que viven en condiciones muy precarias.

Esta semilla del odio de la «yihad» subvencionada dese países como Arabia Saudí, que habla de «ellos y nosotros», persigue el «califato universal» y denigra a la mujer, puede germinar rápidamente. Halla terreno fértil entre una comunidad de inmigrantes, con o sin papeles, a la que la crisis económica general golpea de manera especial; a la que que cohesionan mensajes contra la inmigración que asoman en los discursos políticos y en charlas ciudadanas de a pie de calle. Ellos y nosotros. Las cosas son o «halal» (acorde a la ley islámica) o «haram» (prohibido). «Ésta gente se aprovecha del rechazo al “moro”», subraya Charah. Si te sientes rechazado y no ves salida, el imán te ofrece una... Te acoge, te ayuda, te promete felicidad eterna. Células terroristas durmientes en potencia, valga la exageración de buena fe que suele acompañar a toda alerta.

Cataluña, epicentro

Como viene explicando este diario en las últimas semanas, el extremismo islámico está llevando una cruzada en nuestro país. Una prueba: en 2010 se han celebrado diez congresos salafistas en España, mientras que en 2008 hubo sólo uno.

El fenómeno, que tiene como uno de sus epicentros Cataluña, la comunidad autónoma con más inmigrantes musulmanes, preocupa a políticos, policías y jueces. De resultas, los últimos dos estamentos ya han pedido al primero que mejore la ley para poder castigar el enaltecimiento de carácter «yihadista». Que se de den facilidades para expulsar a los imanes que animan a sus fieles a la Guerra Santa. En este sentido, Charah también interpela a la clase política, a la que acusa de dejadez a la hora de atajar este problema, y de la que censura que se centre en medidas de menos calado que «buscan rédito electoral», como la prohibición de llevar el velo integral —«burka» o «niqab»— que promovió en primer lugar la ciudad de Lérida y a la que han seguido varios municipios.

Para el presidente de la asociación Atlas sería más efectivo que los gobiernos hicieran una labor intensa a través de las asociaciones de inmigrantes, instándolas a ejercer de mediadoras y, sobre todo, supervisando la eficacia de su tarea. Para asegurarse de que no acabe siendo una inanidad subvencionada.

La conexión «yihadismo»-España, con capital en Cataluña, se ve allende nuestras fronteras. Una de las entregas de las filtraciones de Wikileaks revelaba que Estados Unidos considera la comunidad catalana como «el mayor centro mediterráneo de actividad de radicales islamistas». Todo ello en base a un informe supuestamente secreto del ex embajador norteamericano, Eduardo Aguirre, fechado en octubre de 2007. Aguirre incluso proponía que el consulado de Estados Unidos en Barcelona se convirtiera en una platafoma para una agencia que coordinara la lucha antiterrorista, una central de inteligencia con la mira puesta en la «yihad».

Como epítome del asunto: el imán Abdelwahab Houzi. Nacido en Marruecos y salafista confeso (aunque en público rechaza el añadido de wahabita), mantiene una pugna con el Ayuntamiento de Lérida que encabeza Ángel Ros (PSC), que le ha precintado «sine die» la mezquita de la calle Norte por exceso de aforo y le ha condenado a rezar en el recinto ferial de los Campos Elíseos.

La Policía Nacional ha puesto a Houzi en la cima del ránquing de salafistas a los que vigila, y en su currículum acumula incidentes, como denuncias por poligamia y malos tratos o una investigación en curso de la Fiscalía sobre su gestión económica al frente de la mezquita a raíz de una denuncia anónima, de algunos de sus fieles. Le acusan de irregularidades en el uso del dinero que en los últimos años viene recolectando para financiar una nueva mezquita. No hace mucho, después de un rezo uno de los feligreses de Houzi fue inquirido para que hiciera un donativo para pagar el futuro lugar de culto.«¿Todavía recogéis dinero?», dijo el parroquiano, que creía más que pagado el templo. Y se fue a su casa. A los pocos días, las «patrullas religiosas», los «barbudos» (las largas barbas forman parte de su credo) del imán seguían al fiel curioso por la calle. Para disuadirle de hacer más preguntas. Como cuando entran a los bares regentados por musulmanes y les exhortan a no vender alcohol.

En las entrevistas que ha concedido —como a ABC el pasado agosto—, Houzi responde a las acusaciones de radical con evasivas y retórica doctrinal. «Cuando decimos que volvemos al Islam puro queremos decir el Islam de la misericordia, de la convivencia, de la paz», afirmaba a este diario. Para quien quiera creérselo.

ABC

Comentarios   

Francha
+1 #2 Francha 09-09-2015 16:11
Nos van a dejar sin nada Es el colmo con la tonteria del amparo se estan metiendo hasta dentro. Luego vendran las lamentaciones. Seria mejor que se les desviara para otros paises, de religion musulmana, pero no se viene a Europa. Esto es el colmo
Citar
R. López
0 #1 R. López 08-09-2015 21:34
Ya veréis lo que nos espera...
Agradecédselo a esta recua traidora y vendida.
El pueblo seguimos como siempre... esperando.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones