Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Los 14 jefes de la banda terrorista ETA que serán investigados por crímenes de lesa humanidad

  • Escrito por Redacción

MIKEL-ANTZA-SOLEDAD

Un total de 14 miembros de ETA serán investigados por crímenes de lesa humanidad por haber formado parte de la dirección de la banda terrorista desde el 1 de octubre de 2004, tal y como ordenó el juez Juan Pablo González, titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional.

Mikel Antza y Soledad Arragirre entrarán dentro de las pesquisas por sólo dos días, ya que fueron capturados el 3 de octubre. Javier López Peña, que también formó parte de la cúpula etarra en ese tiempo, falleció, por lo que quedará excluido de la investigación.

Un informe elaborado por la Jefatura de Información de la Guardia Civil en diciembre de 2014 para la Audiencia Nacional identifica a casi medio centenar de etarras que formaron parte del Comité Ejecutivo de ETA desde 1978 hasta la actualidad. De ellos, quince formaron parte de la cúpula etarra con posterioridad al 1 de octubre de 2004.

La dirección de la banda estaba formada en el momento de redactar el informe por Iratxe Sorzabal Díaz, Ezpela; David Plá Martín, Mintzo;  José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, y Joseba Iñaki Reta de Frutos, Zukaitz. Este último ha sido detenido esta misma semana por lo que sólo los tres primeros continúan en libertad.

Aparte de Sorzabal, Plá y Ternera, la Guardia Civil identifica como miembros de la Ejecutiva de ETA y responsables del aparato político en diferentes momentos a López Peña, Ainhoa Ozaeta Mendicute, Igor Suberbiola Zumalde y Aitor Elizarán Aguilar.

Dentro del aparato logístico el instituto armado sitúa a Juan Cruz Maiza Artola (detenido el 26-7-2007), Ibón Gogeaskoetxea Arronategi (28-2-2010), Izaskun Lesaka Argüelles (28-10-2012) e Iñaki Reta de Frutos (7-7-2015). Los dirigentes del aparato militar de la última década fueron Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, (17-11-2008), Aitzol Iriondo (8-12-2008), Jurdan Martitegi (18-4-2009) y Mikel Karrera Sarobe, Ata, (20-5-2010).

El número de asesinatos cometidos por la banda terrorista ETA en el periodo marcado por el juez asciende a doce, tres de ellos en Francia y el resto en España.

Según informa la agencia Vasco Press, el informe de la Guardia Civil, que analiza el contexto histórico de la actuación de las diversas cúpulas de ETA, menciona la captura de Antza y Anboto el 3 de octubre de 2004 indicando que la operación “permitió el descubrimiento de una red de “zulos” considerados de especial interés estratégico para la banda terrorista. Se trataba de una serie de depósitos clandestinos en los que ETA ocultaba el arsenal de armas y explosivos más importante que se le hubiese intervenido en toda su historia (armas de fuego, granadas, munición, explosivos, misiles, etc.)”.

La Guardia Civil marca como fecha relevante el año 2006 y habla de “la cúpula de la tregua, de la negociación con el Gobierno español y de la reanudación de las acciones terroristas”. Recuerda cómo ETA anunció una tregua el 22 de marzo de 2006 que duró hasta el atentado del 30 de diciembre contra la Terminal 4 de Barajas.

“Después de la explosión del coche-bomba en la T-4 del aeropuerto madrileño, ETA tardó seis meses en anunciar su retorno a la actividad terrorista -se indica-. A partir de esta fecha, la banda terrorista trató de llevar a cabo un importante esfuerzo en la comisión de atentados, pero la eficacia policial condujo al fracaso de su estrategia y de los planes elaborados para romper la tregua, si bien consiguió ocasionar dos víctimas mortales, el asesinato de dos guardias civiles en diciembre de 2007 en Capbreton (Francia)”.

El periodo comprendido entre los años 2008 y 2010 es descrito como una etapa de crisis en la dirección de ETA y de desgaste acelerado de la organización terrorista causado por sucesivas operaciones policiales. “Tras el final de la tregua decretada en 2006, ETA volvió a plantear una serie de debates en su seno para tratar de perfilar una estrategia adecuada renovada con la que afrontar la nueva etapa que se abría con la reanudación de la actividad terrorista”, dice el informe que añade que el atentado de la T-4 “habían provocado divisiones en su seno, en especial entre algunos sectores de los presos de la banda terrorista que se vieron invadidos por un sentimiento de desánimo tras el fracaso de las conversaciones entre ETA y el Gobierno”.

El resultado de estos debates, controlados por la cúpula de ETA, fue la decisión de continuar con la actividad terrorista. “Lo que ignoraban muchos de los militantes que participaban en esa decisión era que en el seno de la “Dirección” de la banda se había producido una ruptura de facto -indica el documento del Instituto Armado-. Se habían establecido dos bandos enfrentados entre sí en la cúpula de la organización terrorista, hasta el punto de que cada una de esas facciones había decidido expulsar a la otra de la banda terrorista. Las divisiones suponían la culminación de una serie de diferencias internas que se arrastraban desde hacía aproximadamente unos tres años”.

Dos sectores luchaban por el poder en el seno de ETA. Un sector estaba encabezado por los responsables de los “aparatos militar y logístico” representados por “Txeroki” y Miguel Carrera Sarobe “Ata”. El otro agrupaba al resto de las estructuras, entre las que se encontraban las del aparato político y de finanzas, representados por “Thierry”, Ainhoa Ozaeta Mendicute “Kuraia” e Igor Suberviola.

La captura de todos los jefes del aparato político, en mayo de 2008, permitió que Txeroki y Ata se hicieran con el control de la banda y apostaran “por desarrollar una línea “dura” de actividad terrorista”. Sin embargo, las cúpulas de ETA no tuvieron muchas oportunidades ya que fueron cayendo de manera sucesiva todos los responsables: Txeroki fue detenido en noviembre de 2008 y sus sucesores poco tiempo después: Aitzol Iriondo Yarza “Gurbitz”, fue capturado en diciembre; Jurdan Martitegi Lizaso en abril de 2009, Ibon Gogeaskoetxea Arronategui en febrero de 2010  y “Ata” en mayo del mismo año. La detención de los dos últimos, Gogeaskoetxea y “Ata”, “supuso el punto culminante de la imparable decapitación de las sucesivas cúpulas dirigentes de ETA”.

“Las luchas internas en la “Dirección” de la Banda, la desconfianza en la capacidad y fiabilidad de sus militantes, las escisiones dentro del colectivo de presos y las presiones recibidas desde la propia Izquierda Abertzale para que se pusiese fin a las acciones terroristas, determinaron que ETA se viese abocada a realizar una declaración a modo de comunicado en el que la cúpula de la banda terrorista expresaba “la decisión de no llevar a cabo acciones armadas ofensivas”, añade el informe que menciona que Carrera Sarobe, antes de su arresto, puso en marcha una amplia reorganización de ETA “y planificó la dispersión de las bases operativas de la misma que se encontraban establecidas en Francia”. “Ata fue quien puso en marcha el plan para instalar un centro operativo en Portugal y quien se encargó de reforzar las medidas de seguridad dentro de la Organización terrorista”, se añade.

Su detención por las fuerzas de seguridad hizo que la dirección de ETA quedase en manos de nuevos miembros entre ellas dos mujeres: Iratxe Sorzabal Díaz e Izaskun Lesaka Argüelles.

La última etapa diferenciada en el informe es la que se inicia en 2011 con el anuncio del abandono del terrorismo por parte de ETA, fruto de la “notable debilidad” de la banda, que realizó cambios internos. A pesar de todas estas reestructuraciones, “la toma de decisiones y el diseño de la estrategia de la banda terrorista seguía siendo responsabilidad de los militantes que en esa momento integraban el Comité ejecutivo o Comité de Dirección de la banda, el denominado ZUBA, acrónimo de Zuzendaritza Batzordea (Asamblea de Dirección)”.

El informe incluye fichas individuales de cada dirigente de ETA con los indicios de sus responsabilidades penales.

LA TRIBUNA  DEL PAIS VASCO

http://latribunadelpaisvasco.com/not/3248/los-14-jefes-de-la-banda-terrorista-eta-que-seran-investigados-por-crimenes-de-lesa-humanidad/

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones