Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Los ocho grupos yihadistas que amenazan al mundo

  • Escrito por Redacción

isil--644x362

Estado Islámico y Al Qaida rivalizan en el terror para atraer más simpatizantes entre los musulmanes radicales

Los estudios sobre terrorismo en el mundo, en el marco de los conflictos multipolares surgidos tras la Guerra Fría, destacan la presencia masiva de grupos de inspiración islamista, aplicados a la tarea de imponer por la vía de la violencia y el terror indiscriminados su visión alucinante de la sociedad ideal musulmana. Ocho de los diez grupos terroristas más importantes del mundo son islamistas: Estado Islámico (EI), Al Qaida, los talibanes afganos, sus pares paquistaníes -Tehrik-i-Taliban-, Boko Haram, los sirios de Al Nusra, Hizbolá y Hamás. Solo estos ocho grupos y sus franquicias plantean una amenaza a la seguridad de casi mil millones de habitantes del planeta si se considera el territorio donde actúan. Los otros dos grandes grupos no islamistas tienen sus raíces en el marxismo-leninismo: las FARC colombianas y el Partido de los Trabajadores (PKK) kurdo.

Algunas de las formaciones terroristas de inspiración islámica están empapadas de nacionalismo y antisionismo. Es, en particular, el caso de los principales grupos islamistas de Afganistán -después de su breve y traumático paso por el poder-, de Palestina y del Líbano. Dejando a un lado su ansiedad por borrar a Israel del mapa, con el artilugio atómico si es preciso, sus aspiraciones son más bien modestas: mandar en su pequeño territorio e imponer la Sharía, la ley islámica.

Desde hace años, la amenaza global procede de los dos grandes grupos radicales salafistas, Al Qaida y Estado Islámico. Ambos rivalizan por mostrar su rostro más terrorífico para atraer un mayor número de simpatizantes y milicianos entre los 1.300 millones de musulmanes.

Competencias y tácticas

No existen casi diferencias ideológicas entre los dos. El grupo de Bin Laden, que hoy encabeza el egipcio Al Zawahiri, predica una lectura política y radical del Corán muy similar a la que difunde el «califato» que preside Al Bagdadi en los territorios conquistados de Siria e Irak. Los dos grupos son de inspiración suní, y han declarado la «guerra santa» no solo a Occidente sino también a los «apóstatas» chiíes y a los gobiernos árabes que hacen negocios con Europa y Estados Unidos.

Dejando a un lado los personalismos, Al Qaida y Estado Islámico difieren en la estrategia para imponer el califato mundial. Desde el primer momento, la red de Bin Laden optó por los atentados terroristas dentro y fuera del territorio del islam, y conoció su cénit con los ataques del 11 de Septiembre en Estados Unidos. Sus células y franquicias han atentado también en el mundo musulmán, pero no es esa su prioridad. En cambio, EI defiende una estrategia del terror de signo distinto: quiere concentrarse en las conquistas de territorio, hoy por hoy en Siria e Irak, para establecer en él un califato con todos los elementos formales propios de un Estado moderno. La segunda fase será la difusión de sus fronteras por el Levante y la península Arábiga, y el llamamiento a todos los musulmanes desposeídos del mundo a que acudan a establecerse en el califato para terminar de dotarlo de la épica que en su día otorgó el sionismo al Estado de Israel.

La prioridad estratégica de Estado Islámico no significa, sin embargo, que descarte la acción terrorista en Occidente si estima que eso traerá réditos a su proyecto doméstico de califato. El uso sofisticado de las redes sociales en internet le abre las puertas a la creación de células terroristas en las capitales europeas, al vasallaje de las que ya existen -que se convierten de ese modo en franquicias-, y a la siembra a voleo en busca de «lobos solitarios».

ABC

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones