Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 05 de...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Tensión en Daroca: 300 proetarras sacuden la valla de la cárcel y lanzan cohetes

  • Escrito por Redacción

DAROCA-CARCEL

Alrededor de 300 personas ataviadas con banderas reivindicativas y pancartas que demandaban el acercamiento de presos de ETA zarandearon el pasado 30 de diciembre las vallas del centro penitenciario de Daroca, en Zaragoza –donde hay cuatro reos de la banda terrorista encerrados–, y lanzaron diversos objetos al interior.

Los abertzales, que llegaron en ocho autobuses en torno a las 11.30 horas, subieron primero a un monte cercano a la prisión y jalearon desde allí a los reclusos, que se percataron de su presencia y comenzaron a alterarse. Fue entonces cuando los visitantes bajaron hasta las verjas que delimitan el perímetro penitenciario para seguir animando a los internos, que se agitaron aún más.

Según el sindicato de prisiones Acaip, los alborotadores colgaron en la alambrada una gran pancarta con la palabra ‘Amnistía’; exhibieron banderas, fotos de presos y símbolos; sacudieron la valla y se subieron a ella; lanzaron cohetes y piedras al interior del recinto, donde de hecho posteriormente se encontró un gran número de varillas; e insultaron a los funcionarios al grito de “torturadores, cabrones, hijos de puta”.

El ajetreo provocó que los reclusos vocearan y silbaran a los que estaban en el exterior, lo que motivó que la Jefatura de Servicios de la prisión ordenara desalojar dos módulos y trasladar a los presos a las salas de televisión con el fin de prevenir altercados, como explican también desde el sindicato Acaip, que ha pedido explicaciones al Ministerio del Interior sobre lo ocurrido, aunque el departamento dirigido por Jorge Fernández Díaz aún no les ha respondido.

Todos los internos, por lo tanto, fueron derivados a otros departamentos. Todos, menos uno, que se negó a moverse y no paró de gritar y aplaudir a sus amigos del exterior. Se trataba de uno de los cuatro etarras que aún siguen las directrices de la banda y que cumple condena en Daroca. El terrorista tuvo que ser desalojado a la fuerza y la dirección de la cárcel determinó que fuera aislado temporalmente.

Desde Acaip apuntan al escaso personal de la Guardia Civil como una de las causas de que no se pudiera neutralizar la amenaza, que acabó porque los visitantes se marcharon voluntariamente alrededor de las 13 horas. Se montaron en los autobuses, que además dificultaban el tráfico al estar mal aparcados, y regresaron sobre sus pasos. El sindicato relata en un comunicado que “la seguridad exterior del centro estaba formada por cuatro guardias civiles y cuatro agentes de seguridad privada”. Posteriormente, continúa, una vez iniciados los incidentes, llegaron cinco guardias más de refuerzo.

Sin embargo, prosigue el texto de Acaip, en ningún momento los agentes del instituto armado hicieron siquiera el amago de identificar a los forasteros, pues era evidente que contaban con muy pocos efectivos para afrontar la situación con éxito. Igualmente censura el sindicato que tampoco llegara ayuda de los puestos de la Guardia Civil en Calatayud o Zaragoza, que permanecieron impasibles durante la hora y media que se prolongó el suceso.

Asimismo, también es objeto de reproche por parte de la organización denunciante el plan de privatización de la seguridad de las prisiones puesto en marcha por el Gobierno hace un año y medio. A juicio de Acaip, la iniciativa desampara a los centros penitenciarios y “un claro ejemplo de ello” es el episodio vivido en Daroca, donde “no se hizo absolutamente nada” para evitar los ataques.

“¿Cómo es que no se sabía que iba a venir tal cantidad de gente a manifestarse?”, se preguntan desde el sindicato, que entienden que la “inacción” del Ministerio del Interior puso en riesgo la seguridad de los funcionarios. “¿Quién habría sido el responsable de esta falta de previsión si se hubiese producido un incidente regimental grave?”, se cuestionan ahora.

EL CONFIDENCIAL

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones