Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Los anarco terroristas tienen conexión con el GRAPO

  • Escrito por Redacción

ANARCO-TERRORISTAS

El núcleo duro de la organización terrorista imparte charlas y reuniones para instruir a los grupúsculos anarquistas intalados en España. Pide “dar un paso adelante” y buscar financiación para impulsar el movimiento

Los grupos anarco terroristas instalados en España tienen conexión con el GRAPO (Grupo de Resistencia Antifascista Primero de Octubre). Fuentes policiales confirman a Estrelladigital.es que tienen comunicación y que el “núcleo duro” de la organización es el que dicta las órdenes y exige “dar un paso adelante”. Aunque en la actualidad no están constituidos como un comando, sí que celebran reuniones y encuentros secretos, siempre vigilados por la Policía. En concreto, el GRAPO pide a los miembros de las distintas células anarquistas a través de “charlas” que “pasen a la total clandestinidad” y que “comiencen a cometer atracos para financiar el movimiento”.

La presencia de grupúsculos anarquistas en nuestro país ha pasado de ser un “problema” a convertirse en un “peligro real” y una amenaza para la seguridad ciudadana. Las mismas fuentes aseguran que envían “cartas bomba de manera habitual” y que aunque funcionan de forma independiente existe conexión entre ellos. Se organizan a través de comandos bautizados con distintos nombres, pero todos firman sus actividades bajo las mismas siglas: FAI/FRI (Federación Anarquista Informal/ Frente Revolucionario Internacional). Además, también han establecido un nexo con colectivos anarquistas de Italia y Grecia. Se trata del denominado Triángulo del Mediterráneo y juntos diseñan estrategias para organizar su actividad. Según datos ofrecidos por el Ministerio de Interior, en la actualidad suman cerca de 120 grupos  y en el 2013 fueron detenidos 54 anarquistas. Un número que triplica al de 2012.

De hecho, un informe del Cuerpo Nacional de Policía de 2013 ya alertaba sobre el aumento de grupos anarquistas en España. El documento explica que se infiltran en movimientos sociales como el 15-M, las protestas de los mineros, la huelga general del 29M o las manifestaciones contra la reforma laboral. La policía añade que aprovechan la “situación actual de crisis para introducirse en otro tipo de movimientos sociales que ya están organizados”. Sin embargo, hace varias semanas se produjo un cambio de rumbo en la estrategia de los micro grupos anarquistas. El GRAPO solicitó la puesta en marcha de una nueva táctica: abandonar las infiltraciones entre los activistas sociales para pasar a la clandestinidad y conseguir financiación para sostener el movimiento anarquista. Las actividades de estos grupos consisten en la colocación de artefactos explosivos caseros, envío de “cartas-boma”, lanzamientos de cócteles molotov, etc. Y sus objetivos suelen ser entidades bancarias, instituciones religiosas, escuelas de negocio y estaciones de tren. Además, utilizan internet para divulgar su ideología y para instruirse sobre la fabricación de bombas caseras.

Golpe al terrorismo anarquista

El pasado mes de noviembre un histórico dirigente del GRAPO fue detenido junto a otras dos personas por un “presunto delito de apología del terrorismo”. Los arrestados fueron Suso Cela Seoane, miembro de la organización PCE-GRAPO, Juan Manuel Olarieta Alberdi, abogado de los presos del comando y Aitor Cuervo Taboada, reincidente en delitos de apología del terrorismo. Según explicó el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, están acusados de verter “multitud de consignas a favor de la lucha armada y de los presos de la organización terrorista PCE-GRAPO, animando a los asistentes a participar en este tipo de lucha”. El GRAPO nació en la década de los años sesenta y se definía como marxista-leninista. Están acusados de cometer acciones violentas entre 1975 y 2003: responsables de 80 asesinatos y más de 300 atentados con artefactos explosivos y atentados fallidos.

Por otro lado, los Mossos d’Esquadra desarrollaron el pasado mes de diciembre un amplio dispositivo policial en la ‘Kasa de la Muntanya’ en Barcelona para desarticular una presunta “organización terrorista de carácter anarquista”, a la que se le atribuyen diversos atentados con explosivos. El registro culminó con un total de once detenidos, de los cuales siete entraron en prisión. La actuación policial fue ordenada por el juez de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, que atribuye a los detenidos la comisión de delitos de constitución, promoción, dirección y pertenencia a organización terrorista en relación con delitos de tenencia y depósito de aparatos explosivos con finalidad terrorista.

Además, la investigación está vinculada al ‘Comando Insurreccional Mateo Moral’, que reivindicó la colocación de explosivos en la Catedral de la Almudena y cuyos líderes se encuentran también en prisión.  Por su parte, los movimientos anarquistas alegan que se trata de una “criminalización del anarquismo” y que las autoridades desarrollan este tipo de operaciones policiales para encarcelar a activistas bajo el pretexto de actividades terroristas.

ESTRELLA DIGITAL

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones