Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Terrorismo

Las asociaciones de víctimas dan por seguro que la etarra La Tigresa saldrá pronto de prisión

  • Escrito por Redacción

Idoia-Lopez-Riano-Tigresa

La etarra más sanguinaria de la banda está a la espera de recibir la respuesta de la Audiencia Nacional. El tribunal ha resuelto de forma favorable en los últimos meses los recursos de otros trece etarras, en idéntica situación.

De entre los recursos presentados en el último año ante la Audiencia Nacional por presos etarras sólo uno sigue pendiente de resolución. Es el de Idoia López Riaño,  La Tigresa, considerada uno de los miembros más sanguinarios de ETA y  condenada a 2.111 años de cárcel por 23 crímenes. 

 Su salida de prisión, mediante un permiso penitenciario, puede resultar inminente, algo que ya asumen las asociaciones de víctimas del terrorismo. López Riaño cumple todos los requisitos marcados por la Vía Nanclares a la que está acogida- haberse desvinculado de la lucha armada, haber pedido perdón a las víctimas y comprometerse a pagar la responsabilidad civil a las víctimas- y el recurso presentado ante la Audiencia, tras la denegación de la Dirección General de Prisiones, tiene por tanto todas las posibilidades de prosperar.

En el último año, el tribunal, pese a tener la oposición del Gobierno,  ha resuelto de manera favorable los recursos presentados por otros trece etarras, en idéntica situación que La Tigresa. La confirmación, dicen a este periódico fuentes de la Audiencia,  podría llegar en un mes.

Desde los colectivos más representativos de víctimas de ETA muestran su rotunda repulsa a esta salida, aunque admiten también, que caben pocas posibilidades de impedirla. Sólo cabría un resquicio legal, que no parece se vaya a cumplir en el caso de La Tigresa. La posibilidad de que el juez exija, además de los requisitos contemplados en Nanclares para el acceso de los etarras a permisos penitenciarios, la necesidad de "colaboración activa con la Justicia", que sí se exige en cambio para la concesión del tercer grado. 

“Creemos que ese es el único requisito que realmente prueba el arrepentimiento, que digan todo lo que saben”, dice Consuelo Ordóñez,  presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo,  que lleva tiempo reclamando que la Justicia considere este factor para valorar la concesión de permisos a etarras. "No ha colaborado, principalmente, porque desde la Administración nunca se le ha pedido", dice Ordóñez.

En la asociación ultiman la preparación de un informe exhaustivo de los atentados cometidos por ETA y por los que, afirman, no se han exigido aún responsabilidades. Entre ellos, documentan siete que podrían serle imputados a La Tigresa. “Estos etarras tienen muchos crímenes a sus espaldas, saben muchísimo y si lo cuentan, las familias podríamos satisfacer el justo derecho a la verdad, que es ya con lo único con lo que nos conformamos”, afirma la presidenta de COVITE,  “Si nos dicen que esta etarra ha colaborado con la Justicia, ya no tenemos nada que decir”.

López Riaño ha cumplido además las tres cuartas partes de su condena, cantidad exigida por ley para obtener la libertad condicional, siempre y cuando se cuente con un pronóstico de reinserción favorable. Un recurso favorable le permitiría, por el momento, la obtención de permisos puntuales.

“Han conseguido todo lo que querían”, lamenta por su parte Ángeles Pedraza, presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, que enmarca la inminente salida de López Riaño en su crítica a las medidas tomadas por jueces y Gobierno. Pedraza recuerda que ETA sólo será derrotada “cuando los etarras cumplan las condenas íntegras, cuando colaboren con la Justicia”. Entre tanto, afirma, ellos serán los vencedores.

En los últimos años, López Riaño se ha beneficiado ya de algunos beneficios penitenciarios. En junio de 2010, el ministerio de Interior ordenó su traslado a la prisión alavesa de Nanclares de Oca, después de que la terrorista firmase una carta en la que mostraba su arrepentimiento, condición expresa para aquellos miembros de ETA que habían solicitado su cambio a cárceles más cercanas al País Vasco. El suyo es el único recurso que sigue pendiente de resolución. 

La etarra más sanguinaria

El historial criminal de La Tigresa está manchado de sangre. Nacida en San Sebastián, en 1964, a la pistolera de ETA se la considera también la mujer más sanguinaria de la banda.

Desarrolló su primera actividad en el “comando Oker”, al que se incorporó en 1982, y desde donde participó en varias acciones de violencia callejera. Dos años después, llegó su primer atentado, el asesinato de Joseph Couchot, un ciudadano francés y presunto miembro de los GAL. Meses más tarde, mataba a Ángel Manuel Faca Soto y al policía Máximo Antonio García.

Pero el gran salto terrorista lo dio tras su incorporación, en la década de los ochenta, al “ejecutor” más duro de ETA, el “comando Madrid”, que por entonces sembraba la geografía de atentados. En 1986, López Riaño participó en alguna de las acciones más brutales de la banda. El 25 de abril, asesinó a cinco guardias civiles, al hacer estallar un coche bomba al paso de su vehículo oficial, en Madrid.

Poco después, fue uno de los terroristas que mataron, en un tiroteo, al comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas, al teniente coronel Carlos Besteiro Pérez y al soldado Francisco Casillas. Su nombre se liga también a uno de los más brutales atentados de la banda, el de la Plaza de la República Dominicana de Madrid, en el que ETA mató a 12 guardias civiles, dejando además decenas de heridos. Por este atentado fue condenada a 1.572 años de cárcel.

En los noventa, pasó a formar parte del “comando Ekaitz" de ETA, responsable de la oleada de atentados cometidos en todo el Levante entre finales 1991 y marzo de 1992.

Detenida en Marsella en 1994, Idoia López Riaño fue extraditada a España en 2001 tras cumplir una pena de cinco años en Francia, acusada de asociación de malhechores. En 2010, la etarra firmó el documento exigido por el ministerio de Interior para aquellos presos que quisieran acogerse a las medidas individualizadas para progresar de grado, acceder a beneficios penitenciarios y ser acercados al País Vasco, a cambio de los requisitos exigidos en la Vía Nanclares. También lo hizo su pareja, el etarra Joseba Arizmendi.

En noviembre de 2011, un mes después de que ETA anunciase el “cese definitivo” de la violencia, el colectivo oficial de presos de ETA (EPPK en sus siglas en euskera) la expulsó de la banda, con la que venía ya mostrando discrepancias desde el atentado de la T-4, en 2006.

En prisión, la etarra ha estudiado Periodismo y ha participado en varios talleres, algunos de valenciano. También colabora activamente en las clases de arte y, de hecho, sus cuadros han sido expuestos en varias ocasiones en muestras fuera de la cárcel.

 TE INTERESA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones