Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Martin Garitano. Un diputado piquetero

  • Escrito por Redacción

garitano
Articulo del periodista y Director de LA TRIBUNA DEL PAIS VASCO, D. Raúl González Zorrilla.

El diputado general de Guipúzcoa, Martin Garitano, explicó hace unos días que el tren de alta velocidad (TAV) que se está construyendo en el País Vasco es, en su opinión, "un despropósito".  Hace unos meses, el mismo personaje encabezó una manifestación celebrada en San Sebastián para pedir “la paralización de todas las grandes infraestructuras”.  Ciertamente, estos pronunciamientos del ex periodista filoetarra no llaman demasiado la atención si tenemos en cuenta que desde la institución que dirige, y en apenas unos meses, se ha detenido de un plumazo el desarrollo de todos los proyectos estratégicos claves para el desarrollo del territorio más pequeño del País Vasco. “En Guipúzcoa, hay un freno a todo”, ha dicho Eduardo Zubiaurre, presidente de Adegi, la patronal, y no le falta razón porque, desde que Bildu, con Martin Garitano a la cabeza, llegó al poder, se han interrumpido las siguientes iniciativas de desarrollo: el levantamiento de la intermodalidad ferroviaria de Renfe, Feve, Euskotren y TAV hasta el centro de Donostia; el metro para San Sebastián y su comarca; la ampliación o modernización del aeropuerto de Fuenterrabía; la regeneración de la bahía de Pasajes; las intervenciones en diferentes carreteras (desdoblamiento de Echegárate, variantes de Zarauz o Andoain, vial Urretxu-Bergara, etc); la construcción de la incineradora de Zubieta, o el desarrollo urbanístico de Audutz Akular.

Martin Garitano y sus secuaces se dedican a descuartizar el futuro de nuestros hijos alimentándose de una extraña bazofia intelectual que mezcla proterrorismo militante, ecofascismo populista, totalitarismo identitario, integrismo ideológico, fanatismo político, acientificismo e irracinonalidad, y que, en el fondo, lo que demuestra es un odio visceral a nuestro sistema de libertades y a los valores éticos que conforman las sociedades occidentales. Y lo hacen sometiendo al territorio guipuzcoano a un proceso catastrófico de licuefacción de las leyes y de los organismos de representación que ataca directamente a lo que, en las regiones democráticamente más avanzadas del mundo, es la esencia más elemental de la convivencia: la presunción de la convivencia colectiva, la predecibilidad de los comportamientos sociales y la perdurabilidad de las instituciones.

Un territorio sólido e integrado, en el que los organismos de poder democrático mantienen su firmeza, en el que los códigos se cumplen y en el que los principales actores que gestionan la vida pública actúan según se espera de ellos, proporciona a los ciudadanos plena garantía en la protección de sus derechos, máxima confianza en sus construcciones políticas y una elevada seguridad individual levantada sobre la más absoluta previsibilidad del funcionamiento del sistema de convivencia. Y es que la superioridad de nuestro diseño convivencial se asienta, fundamentalmente, en el hecho de que los hombres y las mujeres que lo conforman, cuando salen todos los días de su casa, saben que su quehacer cotidiano va a estar amparado por un puñado de certezas elementales como, por ejemplo, que los delincuentes han de ser detenidos y puestos a disposición de las fuerzas de seguridad, que la violencia nunca ha de legitimarse como un método de participación social, que un mismo idioma ha de servir para comunicarse en el territorio común del Estado, que el derecho a una educación pública en condiciones no puede depender de los caprichos legislativos de cada autonomía o que la construcción de las grandes infraestructuras no puede estar sujeta al albur de las decisiones de un puñado indecente de grupúsculos radicales y extremistas. Que, en definitiva, el diputado general no puede lanzar vítores a los etarras, que no es posible que el máximo representante de un territorio actúe como un vulgar y obsceno piquetero de las instituciones que representa y que no se puede pretender gobernar nada cuestionando grosera y permanentemente todo aquello que permite que sus ciudadanos se desarrollen, civilizadamente, como tales.

Los gobiernos de Bildu, con el Ejecutivo foral de Martín Garitano a la cabeza, han superado los recelos más pesimistas de los demócratas de este país y están sumiendo los territorios que controlan en un desierto de tierras éticamente aberrantes, ideológicamente indecentes y políticamente caóticas. Martin Garitano y su corte de filoetarras con despacho público, al intentar plegar su agenda a las demandas incongruentes de los terroristas, de los amigos de los terroristas, de los independentistas más ariscos, de la eco-izquierda más obtusa y de los sectores sociales más radicales y populistas, ha roto unilateral, irresponsable e indecentemente con todos los principios sobre los que se ha asentado la modernidad y el progreso occidental a lo largo de los últimos siglos y nos está abocando a padecer una realidad hedionda en la que los delincuentes son alabados como líderes del futuro, en la que los demócratas son expulsados al gueto misterioso de la derecha extrema y en la que, en el colmo de las vilezas, las víctimas del terrorismo son consideradas como peligrosos elementos de intolerancia y crispación.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones