Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
IN MEMORIAM

IN MEMORIAM

PEDRO ÁNGEL ALCARA...

XXV ANIVERSARIO DEL SERVICIO MARITIMO (SEMAR) DE LA GUARDIA CIVIL

XXV ANIVERSARIO DEL SERVICIO MARIT…

En el año 1992 ini...

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD

Circulo Ahumada-Am...

CIRCULO AHUMADA AGRADECE EL APOYO DE SUS SOCIOS

CIRCULO AHUMADA AGRADECE EL APOYO …

Círculo Ahumada-Am...

NOSOTROS SI JURAMOS DEFENDER LA CONSTITUCIÓN ANTE LA BANDERA DE ESPAÑA AL SER NOMBRADOS GUARDIAS CIVILES

NOSOTROS SI JURAMOS DEFENDER LA CO…

Hoy en el 39º Aniv...

¿Es necesaria una huelga "a reglamento" para lograr la equiparación?

¿Es necesaria una huelga "a r…

Policía Nacional y...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

El circo y sus payasos

  • Escrito por Redacción

EDITORIAL de LA TRIBUNA DEL PAIS VASCO del día 21 de febero de 2014.

EL CIRCO Y SUS PAYASOS

Los “verificadores” internacionales de la banda terrorista ETA, que actúan al dictado de ésta bien pagados por el entorno político del nacionalterrorismo vasco, han llegado a Euskadi a leer el comunicado-farsa, ridículo y pretencioso, dictado por los asesinos.

Los criminales, responsables de casi un millar de asesinatos, se saben protagonistas de la función y, por ello, como los mejores programadores televisivos, espacian sus intervenciones, calculan milimétricamente sus intervenciones, miden los tiempos y, convertidos en reyes absolutos de la trama, esperan pacientemente a que el público vitoreé el espectáculo, por muy dantesco, por muy denigrante o por muy vergonzoso que éste sea. De que no falten los aplausos, los encomios, los parabienes y los plácemes a los terroristas, a los cómplices de éstos y a los estómagos agradecidos y bien alimentados que trabajan para unos y para otros poniéndose una corbata y autocalificándose como “mediadores” o “verificadores”, se encarga el lehendakari Íñigo Urkullu, el Gobierno del PNV al completo y el mundo nacionalista vascongado, siempre dispuesto a bailar al son que tocan los artífices del coche bomba y del tiro en la nuca, convertidos ya en los referentes políticos de Euskadi.

Como en todo circo que se precie, en esta tramoya, en esta patochada etarra, no faltan los payasos, responsables de atraer al gran público a esta gran pista de la desvergüenza ética, de la ignominia política, de la vacuidad intelectual y de la aberración ideológica en la que se ha convertido Euskadi desde que muchos decidieran que el terrorismo totalitario de ayer podía convertirse, de la noche a la mañana, en un modelo de convivencia para todos los vascos. Hoy, escribiendo, radiando, retransmitiendo y recogiendo en flamantes crónicas en “tiempo real” la canción de ETA, claramente deletreada por los “verificadores internacionales”, los principales medios de comunicación de este país, la mayor parte de ellos mantenidos con dinero público y la otra parte económicamente quebrados y estrangulados por los bancos, han vuelto a demostrar que se han convertido en un puñado de vulgares bufones al servicio del poder nacionalterrorista dominante, que es quien realmente parece sentenciar lo que ahora hay que escribir, lo que hay que emitir o lo que hay que televisar.

Viendo el espectáculo mediático-dantesco con el que hoy se ha recibido a los voceros de ETA, hay que pensar que desde hace demasiado tiempo, no pocos periodistas, escritores, intelectuales y medios de comunicación padecen una constante e infausta tendencia a defender, justificar, proteger, amparar y apoyar a las élites sociales más reaccionarias, integristas y fanáticas, especialmente, claro está, cuando éstas mantienen el poder en sus respectivos ámbitos de influencia.

Esta enfermedad de los medios, que hoy, en el País Vasco, obliga a tararear la canción del verdugo, se ha convertido, retroalimentándose con el pensamiento único nacionalista, en una epidemia infecciosa que hiere a los hombres y mujeres demócratas, que victimiza nuevamente a las miles de víctimas del terrorismo que malviven en este país y que coloca al borde de un enorme abismo moral a las personas simplemente decentes que ven a través de la televisión, o leen a través de Internet, cómo los responsables de algunos de los crímenes más crueles que se han cometido en Europa desde el fin de la segunda guerra mundial dictan ahora, alegres y orgullosos, el ritmo de los “nuevos tiempos”. Mientras tanto, una caterva infecta de tontos útiles les ríen las gracias.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones