Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Las víctimas

  • Escrito por Redacción

isabel-san-sebastian

Articulo de opinion de Isabel San Sebastian, publicado en ABC, el pasado día 03 de febrero de 2014

CONOZCO personalmente a muchas víctimas del terrorismo etarra. Algunas han integrado listas electorales del PP (Mari Mar Blanco), otras del PSOE (Eduardo Madina) y otras de UPyD (Rubén Múgica) o VOX (José Antonio Ortega Lara). La mayor parte de ellas carece de adscripción partidista.

Los sicarios del hacha y la serpiente han asesinado a cerca de mil personas inocentes a lo largo de su sanguinario historial delictivo y herido en cuerpo o alma a muchas más. Las menos, aunque demasiadas, cayeron por representar a las siglas de un partido español. Las más, por vestir el uniforme de la Guardia Civil, la Policía o el Ejército. Otras, en cantidad insoportablemente elevada, compraban en un gran almacén, dormían en un aeropuerto o sencillamente paseaban por la calle cuando estalló un coche bomba. ¿Es posible determinar un patrón ideológico común a los fallecidos o sus familiares? No. ¿Comparten puntos de vista sobre el aborto, los impuestos o la independencia de Cataluña? Tampoco. Cada víctima tiene su propia forma de pensar, su particular sensibilidad y su libertad plena a la hora de votar. Por eso resulta repugnante, además de falaz, empeñarse en imputarles una disposición especial a dejarse manipular políticamente. Las víctimas del terrorismo están tan instrumentalizadas por uno u otro partido como los médicos, los periodistas o los carpinteros, ni más ni menos.

Como siempre hay lacayos dispuestos a ser la voz de sus amos a cambio de un buen pesebre, coreando consignas huecas, este mensaje de la presunta manipulación de las víctimas se repite de un gobierno a otro. Cuando la AVT convocó manifestaciones en protesta por la negociación de Zapatero con ETA tuvimos que oír a sus tertulianos de cámara lamentarse de que esa organización hubiera caído en manos del PP. Ahora que los de Rajoy siguen la hoja de ruta pactada en ese cambalache y provocan la repulsa airada de Covite (colectivo de víctimas del País Vasco) y de la misma AVT, son los correveidiles de Génova quienes esparcen la especie de que algunas formaciones de nueva creación están utilizando a las víctimas en su beneficio. Unos y otros faltan a la verdad y ofenden la dignidad de las víctimas, añadiendo a su dolor el escarnio de ser tildadas de estúpidas.

Cada víctima es un ser individual, único e irrepetible, con sus creencias y su ideología. Las asociaciones que las representan se rigen por criterios democráticos y representan, por consiguiente, la voluntad de la mayoría. Esa mayoría ha sufrido en sus carnes el zarpazo del terror y tiene todo el derecho a exigir Justicia. Esa mayoría se opone a la impunidad total o parcial de los terroristas, por muy disfrazada de «humanitarismo» que esté, y demanda que se cumpla la Ley y cesen las excarcelaciones prematuras. Esa mayoría considera que está siendo objeto de una monumental estafa por parte del Estado de Derecho y reclama que se ponga fin a las mentiras.

No son de izquierdas ni de derechas. O mejor dicho; las hay de izquierdas y de derechas, pero antes que de izquierdas o de derechas son padres, madres, huérfanos, viudas que han perdido a sus seres más queridos a manos de unos asesinos irredentos. No necesitan ser instrumentalizadas por unas siglas para oponerse con todas sus fuerzas a cualquier medida de gracia otorgada a terroristas que ni se arrepienten ni piden perdón ni mucho menos colaboran con la Justicia. Su lucha no es fruto de manipulación alguna sino de la rabia e impotencia que sienten al constatar que su dignidad y la de sus muertos es el tributo pagado por estos líderes sin músculo a cambio de esta “paz” de los cobardes.

No las insulten.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones