Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

El radical-chic

  • Escrito por Redacción

Raúl González Zorrilla, peridista y escritor actualmente es Director de la Tribuna del Pais Vasco

El radical-chic

La izquierda española se desvive por abrazar al filoterrorismo, por jugar a la pose chic-radical, por hacer manitas con los antisistema y por seducir a todo tipo de talibanes doctrinales.

Parlamentarios piqueteros, sindicalistas violentos que insultan a personas sensatas, líderes políticos travestidos en “radicales-chic”, portavoces obreros que se quejan de vivir en un “estado autoritario” mientras se toman unas cañas en las mejores barras de Madrid y, en fin, periodistas tan incendiarios como iletrados y actores de pacotilla que jamás han protagonizado una película no subvencionada por los Gobiernos de turno, son la cara más visible de una izquierda sectaria y excluyente que, además, presenta una pasión desbordante por abrazar al filoterrorismo, por jugar a la pose radical, por hacer manitas con los antisistema y por seducir a los más diversos talibanes doctrinales.

Casi una década de “zapaterismo” ignorante, pretencioso y económicamente bien engrasado ha dado luz a un paisaje ético desolado en el que el la pancarta ha sustituido al argumento, donde la soflama acalla cualquier tipo de análisis crítico, en el que se identifica como “fascista” a todo aquel que se atreve a disentir del pensamiento único presuntamente progresista y en el que las más inmensas necedades morales e intelectuales, a fuerza de repetirse incesantemente en los medios de comunicación áfonos y afines, acaban convirtiéndose en pretendidas verdades colectivas.

El movimiento político-sociológico-periodístico-sindical de corte "izquierdista" que atenaza el avance renqueante de este país es insustancial, violento y reaccionario, y lejos de adaptarse a las urgencias, a los retos y a las enormes posibilidades de todo tipo que abren los nuevos tiempos sigue empeñado en amoldar su agenda a los extremistas más necios, a los antiglobalizadores más zánganos, a los ecotalibanes más irracionales y a los independentistas más ariscos.

Intensamente anómica, insustancial e intelectualmente lacia, la izquierda española se ha desinteresado de la defensa del sistema democrático, de la salvaguardia de los valores fundamentales que conforman la civilización occidental y ya no confía en el progreso socio-económico, en el desarrollo y en las libertades individuales como los pilares básicos sobre los que asentar el porvenir de nuestras sociedades. Pero más grave aun que esto es que la progresía de pacotilla que se padece en España carece de todo tipo de recursos para gestionar el presente y el futuro de este país en una época especialmente convulsa y, consecuentemente, todo lo que ofrecen estos abanderados de la arenga estalinista son acuerdos políticos con las diferentes marcas de la banda terrorista ETA en el País Vasco, reivindicaciones secesionistas en Cataluña y absurda pendencia guerracivilista en el resto del país. Ante este panorama, ¿qué haría usted si fuera una agencia de inversión internacional?

Sin título-1 copia

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones