Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

LA RECOLECCION DE LAS NUECES

  • Escrito por Redacción

 

25-11-recogida-de-nueces

Antonio Mancera Cárdenas

Articulo de opinión de Antonio Mancera Cárdenas, socio de Circulo Ahumada, colaborador de Benemerita al Dia y Cuardia Civil retirado por accidente en acto de servicio.

CAMPAÑA DE RECOLECCION DE LAS NUECES

Estamos en plena “campaña de recolección”, algo que creíamos que no llegará a suceder en un verdadero Estado de Derecho, y ha llegado primero, por la traición del Gobierno de Zapatero y después, por la desidia, la dejadez y la cobardía del Gobierno de Rajoy, gracias a los dos algunos ya están “recogiendo las nueces”.

Es un hecho que tras la derogación de la doctrina Parot por parte del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, los etarras y pro-etarras suben cada vez más el tono de sus manifestaciones.

Es un hecho que ante la debilidad manifiesta que el Gobierno de España muestra, estos asesinos y pro-asesinos se creen con derecho a exigir al Estado, a la Sociedad entera cada vez un poco más.

Es un hecho que continuamente y ante esa debilidad, las declaraciones de partidos “supuestamente” democráticos se acercan a las tesis más radicales y más inmorales de los asesinos, a las tesis defendidas por ETA.

Y es un hecho, que ante la vulneración, una vez más, de la Ley por parte de los partidos minoritarios, próximos y algunos supuestamente no tan próximos a ETA, el Gobierno sigue con los ojos y los oidos tapados y con la boca cerrada.

Manifiestan los dirigentes de estos partidos, autoproclamados “izquierda abertzale”, como lo hace en sede parlamentaria, sin mostrar un atisbo de vergüenza, la diputada de Amaiur en el Congreso, Onintza Enbeita, que dice que “se encuentra muy preocupada por las consecuencias del linchamiento mediático y por la seguridad de todas esas personas (asesinos de ETA) que salen de la cárcel, debido a la panda de energúmenos (víctimas del terrorismo) que se pueden concentrar frente a la prisión” y que “solo les falta poner de algunos que mataron a Manolete”. Califican además a las víctimas de fascistas y de que quieren y buscan la venganza contra los asesinos de sus familiares. Y son palabras textuales recogidas por medios de información de toda índole y plumaje.

Evidentemente no son expresiones que nos cojan desprevenidos, viniendo de quienes vienen, es el discurso de siempre, el discurso de aquellos que no saben diferenciar entre venganza y justicia, no entienden que las víctimas, sus víctimas, por lo que claman y lo que reclaman es justicia y no venganza.

La venganza, todos sabemos que es la respuesta a un daño recibido con otro daño igual dirigido a la persona que lo ha hecho, y precisamente es por el odio enfermizo que tienen los etarras y su entorno, por el que vienen practicando desde hace décadas ellos, los terroristas, la venganza más cruel, puede estar “muy tranquila” la señora Onintza, que las víctimas del terrorismo, sus víctimas, no van a ponerse nunca a la altura de los terroristas, de los asesinos, a su altura, precisamente porque no lo son, y porque evidentemente tienen más sentido de la ética y de la moral, del bien y del mal que todos ellos juntos, no buscan el desquite, la revancha, únicamente exigen justicia, la que el Gobierno les ha negado.

Pero además es inmoral el discurso que ahora hacen algunos politicos, no nos hablan de asesinos y victimas, nos hablan de victimarios y victimas, como si el cambiar el nombre a los asesinos y terroristas se les pudiese quitar el calificativo, quieren equiparar a unos y a otros, con lo que de obsceno y deshonesto tiene eso. Los terroristas, los asesinos y los partidos de la “izquierda abertzale” que les apoyan, hablan de venganza, de miedo, insultan a las víctimas, sus víctimas, poniéndoles calificativos que únicamente a ellos les pertenecen, energúmenos, radicales, fascistas, intolerantes, intransigentes, además del que siempre han tenido y van a tener, asesinos y terroristas, es indecente que algunas palabras sean pronunciadas por aquellos que justifican la violencia, porque son ellos los asesinos y los partidos y asociaciones que gravitan a su alrededor, los que en todo caso, están actuando con un odio intenso hacia toda una sociedad, la nuestra, la de los demócratas, han utilizado el terror y el miedo, la violencia y el asesinato, la bomba y el tiro en la nuca para lograr sus objetivos, con el amparo y el beneplácito durante años, de muchos políticos que se hacían llamar demócratas y de sus partidos, su odio les ha llevado al deseo de querer acabar y al intento de aniquilación de todo aquello que no se ajusta a sus propios ideales o simplemente que les estorba para sus fines delictivos.

Ahora además, con la fuerza que les da la pasividad del Gobierno, sabiendo que no les pasará nada, se atreven a declarar públicamente que “hace 35 años la izquierda abertzale, la antigua Batasuna hizo una elección acertada al no sumarse a la democracia” respaldando por tanto y justificando los asesinatos de ETA, defendiendo el asesinato por parte de la banda asesina de cerca de mil personas, tal como ha manifestado recientemente Hasier Arraiz presidente de Sortu, (intentando hacer creer al resto de la humanidad, que hicieron bien “sacudiendo el árbol”, asesinando), con estas declaraciones están nuevamente vulnerando el artículo 578 del Código Penal, que condena “la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión, de los delitos comprendidos en los artículos 571 a 577”, refiriéndose estos artículos a los delitos de terrorismo, y como vemos no pasa nada,

Si todo esto es inmoral, lo son más si caben, las declaraciones que los dirigentes de partidos que se autoproclaman democráticos hacen estos días, sumándose al carro de los “amigos de ETA”, como las efectuadas por el senador del PNV Jokin Bildarratz, que considera "penoso" y "auténtica barbaridad", la propuesta que hace unos días presentó UPyD en el Congreso para dejar a los presos de ETA excarcelados sin subsidios hasta que no cumpliesen al menos con las indemnizaciones, mostrasen arrepentimiento y pidiesen perdón a sus víctimas, (¿quizás el PNV ya se ha puesto a “recoger las nueces”?), propuesta por cierto rechazada a petición de Amaiur (partido minoritario en el Congreso, encuadrado en el Grupo Mixto, grupo igualmente minoritario) y con el respaldo, al menos tácito de PP y PSOE, esta alianza contra natura de partidos democráticos con el partido pro-etarra, se me antoja cuanto menos obscena, por llamarla de una forma civilizada. No me extraña la desbandada de cargos del PP, asqueados con lo que está consintiendo el Gobierno, como la reciente marcha de Santiago Abascal.

Pero tampoco en este caso las declaraciones de un dirigente del PNV nos deberían coger desprevenidos, no podemos olvidar que el PNV, siempre ha estado más cerca de ETA que de las víctimas, aunque nos hayan querido vender lo contrario. Hay un libro “El árbol y las nueces” de Isabel Sansebastián y Carmen Gurruchaga, que no deberíamos dejar de leer, publicado en el año 2000, nos habla y nos cuenta los encuentros, las reuniones, las “cumbres” al más alto nivel, entre el PNV y ETA, entre Arzalluz, máximo dirigente entonces del PNV y los dirigentes de KAS y HB, allá por los años 90, en esas reuniones, Arzalluz confesaba que: “el PNV no considera a ETA su enemigo y no quiere verla derrotada, que el enemigo es el de siempre, aunque ahora gobernemos con él”, que “Madrid intuye que al final el objetivo principal del PNV y ETA es el mismo”, entonces era Felipe González, era el PSOE quien estaba en el Gobierno y de entonces es la conocida frase de Arzalluz, “No conozco de ningún pueblo que hayan alcanzado su liberación sin que unos arreen (asesinen digo yo) y otros discutan, unos sacudan el árbol, pero sin romperlo, para que caigan las nueces, y otros las recogen para repartirlas”, y ahora por desgracia, con la indiferencia de la mayoría de los partidos, con la ineptitud de un Gobierno débil, acomplejado, a pesar del sacrificio y del dolor de los cerca de mil asesinados por la banda terrorista ETA, a pesar de la lucha diaria de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, por mantener la democracia, garantizar los derechos fundamentales y la libertad de toda la sociedad, toca recoger las nueces, toca repartir los frutos y estamos ya en plena campaña de recogida.

Por desgracia y en plena recolección, para algunos aún sigue lloviendo en España, y no ven a través de los paraguas, para otros ha llegado la hora de la renovación interna, y no les preocupa nada más o, será simplemente que están esperando para hacerse ellos con “las nueces”, y lo peor es que para la mayoría, para todos, al final la cosecha que unos y otros ahora recogen, se nos acabará atragantando.

Antonio Mancera Cárdenas

Guardia Civil Retirado

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones