Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

MI RESPETO A LA GUARDIA CIVIL

Quiero hablaros so...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 10 de...

El Guardia Civil Dani Diaz prepara un nuevo reto solidario para ayudar al hijo de un compañero en 2017

El Guardia Civil Dani Diaz prepara…

Nuestro compañero ...

Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

LA ETARRA QUE NO QUERIA SALIR

  • Escrito por Redacción

Jose Antonio Fuster

Jose Antonio Fúster

Articulo de opinion de Jose Antonio Fuster, columnista de La Gaceta, publicado el 14 de noviembre en dicho diario.

 

La etarra que no quería salir

José Antonio Fúster

"A ver, está condenada a 397 años de cárcel por tres atentados y siete asesinatos, entre otros el del comandante Ricardo Sáenz de Ynest... ¡Ah, coño! Ya caigo”

El periodista llevaba seis horas al pie de la prisión de Botafuegos y ya empezaba a desesperar. José Manuel Rebolledo, plumilla de La Estafeta, sacó su teléfono móvil y marcó el teléfono privado del director del periódico, que descolgó y bufó una descortesía. Rebolledo, con el respeto debido a la autoridad del director, que era un perfecto hijo de perra, balbuceó una disculpa e informó: “Llevo aquí seis horas y sólo salen gitanos”. El director, arrellanado en un butacón de cuero de su despacho con vistas a las torres de Azca, gruñó, se sirvió un dedo de bourbon y se lo trasegó de un golpe que le abrasó la garganta. “¡Coño, Rebolledo, que pareces nuevo! ¡Si la Audiencia Nacional ha ordenado que la suelten, la sueltan! Quiero que te pegues a ella como un chicle, quiero que me cuentes a qué sabe, ¿entendido?”.

Rebolledo colgó, notó el relente que llegaba desde la bahía de Algeciras, se subió la cremallera del forro polar, se frotó las manos y suspiró.

Dos horas después, la puerta se abrió y salió un funcionario que se acercó despacio hasta donde estaba Rebolledo haciendo como que se encendía un cigarrillo. El plumilla hizo un gesto con el cuello y preguntó: “¿Qué?”. El funcionario ladeó la cabeza: “Que no sale”. Rebolledo puso cara de burla: “¿Cómo que no sale? Todos los demás han salido”. El funcionario sonrió de medio lado: “Esta no sale, que te lo digo yo”. El periodista gesticuló a la italiana: “¿Pero qué dices? Si la Audiencia lo ha ordenado...”. El funcionario miró con cara de chanza a Rebolledo: “Que no, chavea, que esta ha dicho que no sale; que se ha amarrado a los barrotes de la celda y ha dicho que ella no sale ni jarta jumilla”.

El periodista de La Estafeta descolgó su mandíbula una cuarta mientras el funcionario le tocaba con el índice en el hombro y le decía: “¿Tú sabes a quién ha matado esta?”. Rebolledo puso cara de examen sorpresa, sacó una libretilla, se mojó el pulgar en saliva y pasó unas hojas. “A ver, está condenada a 397 años de cárcel por tres atentados y siete asesinatos, entre otros el del comandante Ricardo Sáenz de Ynest... ¡Ah, coño! Ya caigo” –dijo el periodista dando un golpe en el brazo del funcionario.

LA GACETA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones