Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Instituto, gloria a ti...

  • Escrito por Redacción

Rafael Davila

Articulo de opinion de Rafael Dávila, escrito en la Gaceta

15 de octubre de 2013

Instituto, gloria a ti...

  • Es la Guardia Civil, la que llega al honor a través del cumplimiento del deber, del sacrificio, lealtad...

    “El honor es la principal divisa del guardia civil; debe, por consiguiente, conservarlo sin mancha. Una vez perdido, no se recobra jamás”. Es la doctrina del Cuerpo, la Cartilla, un código de vida resumido en el honor, su principal divisa. Es la Guardia Civil, la que llega al honor a través del cumplimiento del deber, del sacrificio, lealtad, austeridad, disciplina, abnegación y espíritu benemérito. Bellas palabras que no son letra impresa ni se escribieron para enmarcar. Están en la calle, en el día a día, sobre cada uniforme verde, sobre cada guardia que se levanta al relevo del compañero que se recoge. Son las virtudes que dan sentido a su uniforme, a su tricornio, a los que nunca renuncia ni abandona. Aquí, se siente muy hondo el honor de pertenecer a este Cuerpo único y sin igual. Ser guardia civil es un título que trasciende, evoca el orden y la ley y enorgullece al que lo ostenta. También atrae, transmite y da confianza al que lo conoce. Pronóstico feliz para el afligido, que dice la cartilla.

    Siempre ha sido duro el oficio de guardia civil, muy sacrificado y austera su vida; también y mucho la de sus familias. Vida de alto riesgo que acepta por su benemérito deber. Altas y trágicas cifras para el Libro de Honor y para las lágrimas de las huérfanas víctimas que han dejado 243 asesinados en actos terroristas.

    Nadie debe morir así. Más triste que la muerte es la manera de morir. Su culpa era ser españoles y guardias civiles.

    Riesgo decíamos, siempre y en cada momento, que un guardia siempre está de servicio. Y no hay descanso en la carretera, ni en el rescate en la montaña o en la mar. Allí están, donde haya que defender el orden y la ley. También si hay que dar consuelo, consejo o echar una mano amiga.
    También son soldados, de los buenos. Acaban de dejar Qala-i-Naw, donde han estado hasta el último momento acompañando a nuestras tropas. Muchos se han dejado la vida en acciones de guerra cumpliendo su misión. Kosovo, Haití, Bosnia, Irak, Afganistán, Líbano… así hasta 51 misiones cumplidas en las que han participado más de 4.500 guardias civiles.
    Austeros, abnegados y humildes no sólo en el servicio, también en lo doméstico. Pero nunca tienen tiempo para hablar de sus sueldos, horarios o condiciones de vida. Jamás se beneficiaron de los buenos tiempos y ahora, con los malos, las promesas se han olvidado. Ni una queja, ni un reproche y un sentido de ser, vivir y desvivirse por la gloria de su Instituto que todos debemos agradecer. Desinteresado servicio para y por los demás, seas quien seas y seas lo que seas.

    Instituto, gloria a ti, por tu honor quiero vivir. Felicidades por vuestra Patrona la Virgen del Pilar. Alto y claro: ¡viva la Guardia Civil!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones