Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

El Pilar y la bomba

  • Escrito por Redacción

carlos-herrera

La opinion de Carlos Herrera

ABC.es 4/10/2013

El Pilar y la bomba

 Un grupo de exaltados de extrema derecha son un grave atentado a la convivencia –que lo son– pero un grupo de artificieros dispuestos a reventar feligreses y feligresías no

 MATEO Morral fue un niño pijo de Sabadell, hijo del textil, ilustrado y viajado, bibliotecario y políglota, que de tournée por Alemania –siempre Alemania– conoció el anarquismo tan de uso corriente en los albores del siglo XX. Su hazaña consistió en matar a dos docenas de civiles mediante el lanzamiento de una bomba camuflada en un ramo de flores al paso del carruaje de los recién casados Reyes de España Alfonso XIII y Victoria Eugenia. El ramo tropezó, al parecer, con los cables del tranvía y, en lugar de alcanzar a los recién casados, acabó con la vida de quienes andaban por ahí aplaudiendo a los contrayentes (menudo estreno tuvo, por cierto, la Soberana). Como siempre suele pasar con las acciones de los anarquistas, el resultado de la acción fue también anárquico. Morral se suicidó al poco, después de llevarse por delante la vida del guardia que lo detuvo en una venta, pero dejó su nombre para el ideario de las diversas causas anarquistas que le han sucedido en España. Dígase que en el Madrid republicano que a algunos les parece tan heroico, las autoridades bautizaron con su nombre la que hoy –y entonces– es conocida como calle Mayor. Algo así ha ocurrido hoy en día con el inspirador de crímenes terroristas en Cataluña Jaume Martínez Vendrell. Tal individuo fue el inductor de los asesinatos del industrial Bultó y del exalcalde Viola a finales de los setenta, practicados mediante la aplicación en su torso de una bomba activada a distancia que, literalmente, les despedazó. A tal sujeto, ya felizmente fallecido, ha tiempo le dedicó el ayuntamiento de su ciudad natal, Santa Coloma de Cervelló, una calle en su memoria, aclarando en la placa que su nombre se correspondía con el título de «patriota catalá». La historia se repite, como vemos.

Un difuso grupo de hijos de tal tradición, autobautizados con el nombre del mendaz activista que quiso acabar con la vida de los Reyes, se ha hecho responsable de la colocación de artefactos explosivos en la catedral de la Almudena –desactivado por la Policía– y en la Basílica de El Pilar de Zaragoza. El artilugio instalado en los bancos de la iglesia aragonesa sí explotó, causando heridas de menos consideración a una transeúnte y no pocos destrozos materiales que, a día de hoy, están felizmente subsanados. La Policía está detrás de los autores y, a buen seguro, no tardará en dar con ellos y ponerlos a buen recaudo. No suelen ser muy listos, dejan pistas y les puede el prurito de reconocerse héroes, que es lo peor que puede hacer un activista cutre del terror. Si ningún juez se pone exquisito y les deja en la calle con cualquier excusa legalista, de aquí a unas horas dormirán al abrigo del hierro de las rejas. Pero no es ese el problema.

La pretensión de estos violentos enemigos de cualquier tipo de civilización, anarquistas orgullosos de su limitación mental, es que nadie que acuda a un templo se sienta seguro cuando se disponga a ejercer su particular práctica espiritual. Para ese colectivo –jaleado por indecentes concursantes en redes sociales–, la religión y su relación con la Monarquía –pásmense– son las causantes de los males de nuestro tiempo. No conviene perder el tiempo en rebatir semejantes estupideces, pero sí es bueno anotar la falta de reacción, aunque fuera con distinta intensidad, que mostraron determinadas fuerzas políticas con la actuación abominable de un comando de energúmenos en la sede «Blanquerna» de la Generalitat catalana en Madrid el pasado 11 de septiembre. En este caso ni una palabra. Ni una sola petición de comisión correspondiente en el Congreso. Nada. Y ahí reside el problema. Un grupo de exaltados de extrema derecha son un grave atentado a la convivencia –que lo son– pero un grupo de artificieros dispuestos a reventar feligreses y feligresías no. Es lo que hay…

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones