hospimedica2

El mal que nos avisa

Articulo de D. Manuel Athané, colaborador y seguidor de Benemerita al Dia

«El mal que nos avisa»

         Ofuscación o espejismo, un sentimiento deprimente de la cruel esclavitud adoctrinada de moral que interviene en el mundo real en que vivimos, pues cuando se ha perdido la confianza: ni el recelo ni la furia constituyen una conducta adecuada. La derrota de los nobles valores imprime sus caprichos en la vida acomodada, con rotaciones a lo más insensato y primitivo, a banalidades y simplísimos.

         Mirar al frente no significa la salvación, pero puede favorecer a que la existencia sea menos escalofriante, cuando todas las virtudes no sean unas extravagancias pretéritas y sin historia.

         El mal que nos avisa desentierra en la sombra, una humanidad de desesperanza, inquietud, rebeldía y terror, en que la legitimidad no depende ya ni de la cordura ni de la conciencia, pues los empujones del dinero ganado o adquirido a traición de la honradez, se suben a la chepa de la gobernabilidad; de todas formas existen unas tumores de deshonor en los trabajadores de la ideología cultural, adaptados a la obediencia, y convirtiendo al personal en un mero títere al servicio de quién los fabrica en serie bajo las siglas del funcionariado: liberados o afiliados. Luego, todos contentos con el talón de fin de mes, pagas sumamente extraordinarias, comisiones, cargos o alegorías adjuntas bien remuneradas; todo ello: son grandes estrategias de servicio para unos vividores en democracia, que ningunean a la Guardia Civil o menosprecian su presencia.

         Bien, mal, familia, hambre, sed, amistad, risas, vida, desapego, envidia, celos, religión, llanto, muerte, ¡vale absolutamente todo para la captura perpetua de una nómina política, para ponderar regímenes trasnochados y proferir injurias olvidadas! Y, pregunto… ¿dónde la honestidad, el patriotismo, el respeto, la fe, la justicia y la sensatez?...

         “Tengo una imaginación y necesito usarla para avisaros de que no os molestéis en intentar cambiar la barca de rio, todas las nuevas corrientes convergen en el mal”. Pero siempre estará la Benemérita, la bandera y el himno en el horizonte y España en nuestros corazones.

Manuel Athané

 


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar