Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

La memoria maltratada

  • Escrito por Redacción

utreramolina

A continuación publicamos un artículo de José Utrera Molina extraído del diario ABC.

«Mientras esa ley tan injusta como innecesaria siga en vigor, los españoles están condenados a ver, una y otra vez, la cara de un bando y la del otro»

LA memoria es siempre un ámbito repleto de peligrosidad. Si se inclina al pasado, sus relieves son, en ocasiones, estimulantes. Si se prende en las horas trémulas del presente, corre el riesgo de caer en una dramática contradicción. La memoria es un gran espacio siempre respetable pero en ocasiones, bien nuestra fantasía o acaso también, nuestro recuerdo, adquiere un perfil difuso y también contradictorio. Yo me quedo con la memoria del pasado, con todas sus notas negativas, pero como una ventana abierta al sol de abril cuando amenazan próximas las oscuridades de los meses nuevos. La memoria te devuelve en ocasiones la alegría, ves con tus ojos figuras que parecían haber desaparecido y que, sin embargo, por obra de Dios, están todavía en tu mente palpitando en tu propio corazón. Hay memorias tan vivas, tan vibrantes, tan consoladoras que merece la pena haberlas vivido porque nos transportan a lugares que creíamos que el tiempo había hecho desaparecer y recobran su apostura, su vigor y su fuerza. La memoria nos sirve para vivir, más que para atormentarnos, y si en ese gran espacio tiene asiento la esperanza verdecida, que sacude los músculos del alma y ofrece mayor fuerza a nuestra existencia, quizás con mayor razón.

En un intento infame de prostitución histórica sin precedentes, navegan aún por los espacios legales, sin que el actual gobierno del Partido Popular haya hecho lo más mínimo para eliminarlos, los pliegos verdaderamente sectarios, injustos y peligrosamente iconoclastas de la llamada ley de la memoria histórica. Advierto que los españoles no podremos vivir una plena reconciliación mientras esta ley esté en vigor, ya que criminaliza a los que un día fueron vencedores y menosprecia a los vencidos con el hedor sectario y manipulador que impregna todo su texto.

Mientras esa ley tan injusta como innecesaria siga en vigor, los españoles están condenados a ver, una y otra vez, la cara de un bando y la del otro, cuando todo tendría que ser ya tumba, recuerdo de grandezas y olvido de miserias.

Yo tenía nueve años cuando en los primeros meses de la guerra vi pasar delante de mi casa aquellas interminables caravanas para escupir, mancillar

y hacer cosas peores a los cadáveres que se amontonaban sin cesar. Nadie me lo ha contado, lo viví con ojos estremecidos y asombrados y ya por entonces, doloridos de lo que estaba presenciando. Y también soy consciente de los muchos fusilamientos que después se produjeron en la Málaga liberada, en los que sobró injusticia y faltó generosidad.

Pasaron los años. Allí cerca había una inscripción que recordaba el holocausto de muchos mártires. Las autoridades actuales lo destruyeron y ya habíamos pasado la etapa en la que unos y otros españoles sentían aún en sus venas la tragedia de la guerra civil. Yo tuve constancia humana, directa y personal de aquél drama que partió en dos mi familia. Por una parte, quien era Coronel inspector de la Legión española en Ceuta, fue destituido de su cargo por su condición republicana. Mientras, en Cartagena, un hermano suyo y de mi madre, Comandante de la Guardia Civil, era fusilado y posteriormente macheteado sin piedad por un grupo de milicianos. Podría contar muchas cosas de uno y otro bando pero la memoria me ha ayudado a sepultar aquellas desagradables escenas para abrir una etapa de paz en mi conciencia, olvidar lo innecesario y alejarme metafisicamente de aquellos que quieren empeñar su vida en derribar monumentos, estatuas y lapidas de los que dieron su vida por España.

Desde la atalaya que me ofrece mi avanzada edad y aún consciente de mi insignificancia, pido al Gobierno que derogue de una vez y para siempre la ley de la memoria histórica; una norma legal que resucita y alienta los viejos odios olvidados y nos ponen otra vez al borde de las trincheras, cuando la memoria de unos languidece y la de otros se alimenta de fantasías inaceptables llenas de rencor y de odio. Dejemos a los muertos que reposen en paz. Dejad de mancillar sus esqueletos. Dejad que las horas malditas de una España dramáticamente escindida se borren rápidamente. Que se destaquen por igual los hechos heroicos de las dos Españas, que vuelvan a su cabalgadura las viejas estatuas, al tiempo que se respeten las levantadas recientemente, en recuerdo y homenaje a aquellos que, con razón o sin ella, ofrecieron lo mejor de sus vidas por la España en la que creían.

Las horas del verano se acercan, la primavera está gritando su término, pero entre flores y rastrojos levantemos una oración de unidad, de fraternidad y de concordia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones