Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
LA GUARDIA CIVIL

LA GUARDIA CIVIL

Creo que fue un gr...

FALLECE NUESTRO SOCIO DE HONOR D. JOSE UTRERA MOLINA

FALLECE NUESTRO SOCIO DE HONOR D. …

Decía D. José Utre...

Podemos o la desvergüenza

Podemos o la desvergüenza

El diccionario de ...

EL CRISTO DE MENA, LA II REPÚBLICA Y EL JEFE DE LA LEGIÓN

EL CRISTO DE MENA, LA II REPÚBLICA…

‹‹Gracias por la l...

LA GUERRA NO HA TERMINADO

LA GUERRA NO HA TERMINADO

La entrega de las ...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

Telaraña

  • Escrito por Redacción

vallvey

A continuación publicamos un artículo de opinión extraído del diario La Razón escrito por Ángela Vallvey.

Me siento desbordada por internet, por la abrumadora cantidad de información y de chorradas que me ofrece. Antaño una compraba dos o tres periódicos de signo político contrapuesto, los leía y hacía la media aritmética de lo leído (una cierta manera de acercarse a la verdad). O sea: confiaba en el criterio cualificado de unos señores que seleccionaban la crónica de la realidad diaria y la interpretaban. Los periódicos eran filtros que realizaban un trabajo que, hoy día, nadie hace en internet. Esa capacidad de convertir la edición digital de un noticiero en un rulo sin fin donde las noticias aparecen y se multiplican de «link» en «link» hasta el infinito, me inquieta, desborda y mutila mi capacidad de atención. Por si no tenía bastante lidiando con la idea de un universo «cerrado pero ilimitado», ahora intento aprehender la infinitud de internet. El resultado es que obtengo más frustración que información, más pesadumbre que formación y más estrés que interés. Leo los titulares de la prensa nacional e internacional y, sólo con eso, cuando acabo me siento exhausta y con ganas de apuntarme a esa colonia de terrícolas pioneros que van a inaugurar en Marte próximamente, porque allí seguro que no podría permitirme pagar el ADSL (sería igual de caro y aún más lento).

En China descubrí que la censura y el control funcionan perfectamente en internet: en territorio chino no se podía acceder a muchas páginas digitales pero, al cruzar la frontera a Hong Kong y a sólo cien metros de distancia, el ciberespacio se abría como una flor... Y ahora, con esto del espionaje cibernético, empiezo a hartarme y pienso que sería «cool» volver a la pluma y al papel. La www empieza a parecerme una conspiración planetaria para que perdamos la intimidad. Y, sobre todo, el tiempo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones