Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

La construcción nacional

  • Escrito por Redacción

enriquearea

A continuación publicamos un artículo de opinión redactado por el colaborador de Benemérita al Día Enrique Area, doctor por la Universidad de Salamanca y teniente coronel de Infantería.

Según Anthony D. Smith, en su esencia, la modernidad clásica y en concreto el modelo de construcción nacional fue una reacción frente a las ideas y principios de la generación anterior de los estudiosos del nacionalismo. Esto se hacía evidente en su forma de hablar, ya que a menudo vinculaban la idea de "raza" a un concepto de nación según el cual las características nacionales reflejarían los principios subyacentes de la historia y tendían a enjuiciar los acontecimientos y las relaciones internacionales en términos de actores nacionales y de la violación de intereses igualmente nacionales. Lo que se oculta bajo este enfoques la idea de que las naciones son comunidades históricas, a la vez antiguas e inmemoriales y la consideración de que la conciencia y los sentimientos nacionales son elementos fundamentales de los fenómenos históricos. A este enfoque se le denomina perennialismo.

A todo esto se enfrentó, para rechazarlo, la nueva marea de la modernidad. Para los académicos de esta tendencia las proposiciones sobre las que se basaba el perennialismo eran, o bien inverificables, o bien erróneas. Afirmaban que:

.- Las naciones no son en modo alguno antiguas o inmemoriales.
.- Las naciones no eran una realidad dada y, mucho menos, algo presente en la naturaleza desde el principio de los tiempos.
.- De hecho muchas naciones tanto en Europa como en Asia y África son recientes.
.- No podemos ni debemos recurrir a elementos como las naciones modernas y el nacionalismo para explicar las colectividades más antiguas, premodernas y sus sentimientos.
.- Las naciones no son el producto de fuerzas históricas naturales muy arraigadas, sino que proceden de evoluciones históricas bastante recientes y del tipo de acción racional y planificada hecha posible por las condiciones de la Era Moderna.

Quienes formularon estas explicaciones hacían gala de un tono optimista y un espíritu activo afirmando que el nacionalismo crea naciones, con lo que estoy absolutamente de acuerdo, y que las actividades de las élites nacionales ayudaban a promover la satisfacción de las necesidades del desarrollo social y político.

He aquí el modelo de la construcción nacional, a la vez estructuralista e intervencionista, con élites estatales a las que se asigna la labor clave de construir el edificio de la nación del futuro en una línea racionalista y cívica. Todo lo dicho es tremendamente importante porque los defensores de la Nación española se basan en un perennialismo poco efectivo y no tienen en cuenta que las naciones modernas según el modelo de la construcción nacional:

.- Son esencialmente comunidades políticas territoriales.
.- Constituyen el primer vínculo político y a ellas se debe la lealtad básica de sus miembros.
.- Son actores políticos en el ámbito internacional.
.- Han sido construidas por sus ciudadanos, especialmente por sus líderes y élites.
.- Constituyen el único marco, vehículo y beneficiario de la evolución social y política.

He magnificado las diferencias entre un modelo y otro para sacar a la luz las asunciones antagónicas que se pueden hacer. Una versión cruzada sería en mi opinión una realidad en Cataluña y Vascongadas, no vista por las élites de la Nación española para contrarrestarla intelectual y políticamente.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones