Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

O tempora, o mores! (¡Oh tiempos, oh costumbres!)

  • Escrito por Redacción

FHERVAS copia

O  tempora,  o  mores!  (¡Oh  tiempos,  oh  costumbres!)    

Francisco  Hervás  Maldonado  Coronel  Médico  en  la  reserva.  

Cicerón  era  muy  expresivo.  Se  quejaba  de  la  forma  de  vivir  que  se  gastaba  en  la  Roma  de  su  tiempo.  Siempre  nos  quejamos  de  las  costumbres  cuando  cumplimos  años.  Pero  es  que  siempre  tenemos  razón,  porque  la  vida  sigue  procesos  cíclicos,  como  cualquier  cicloide,  en  los  que  partiendo  de  un  punto  de  miseria  (económica  y  moral)  se  llega  a  un  punto  de  auge  económico  y  moral,  para  retornar  seguidamente  a  ese  punto  de  miseria.  Si  hubiésemos  de  definirlo  matemáticamente,  diríamos  que  la  historia  del  hombre  es  una  curva  regida  por  las  ecuaciones  de  las  dos  coordenadas  paramétricas  que  definen  la  curva  cicloide:      x  =  a(t  –  sen  t)  ;  y  =  a  (1  –  cos  t).  

hervas

Una   cicloide   es  una  curva  generada  por  un  punto  perteneciente  a  una  circunferencia  generatriz  al  rodar  sobre  una  línea  recta  directriz,  sin  deslizarse.  Bien,  pues  es  ese  punto  es  España.  Lástima  que  se  hayan  muerto,  porque  Newton  y  Leibnitz  –  si  es  que  dejasen  de  pelearse  –  nos  lo  podrían  aclarar  bastante  bien.  

Bueno,  aunque  más  modestamente,  lo  intentaremos.  Para  ello  nos  valdremos  del  gran  Tácito  (historiador,  escritor,  senador,  gobernador  e  incluso  cónsul  romano),  quien  vivió  desde  c.  50  a  120  AD,  es  decir,  en  el  siglo  I  y  parte  del  II  (como  nosotros,  en  el  XX  y  parte  del  XXI).  Para  ello  nos  valdremos  de  cuatro  aspectos:  la  justicia,  el  gobierno,  la  milicia  y  los  conocimientos.  

Decía  Tácito  que  “cuanto  más  corrupto  es  el  estado,  más  leyes  tiene”.  Es  cierto.  Se  derogó  casi  todo  lo  del  régimen  de  Franco,  independientemente  de  su  utilidad  o  inutilidad,  pero  había  que  justificar  los  miles  de  burócratas  dedicados  en  el  Congreso  y  Senado  con  el  propósito  de  legislar  “ad  hoc”.  Luego  vinieron  las  comunidades  autónomas,  las  diputaciones,  los  ayuntamientos,  los  cabildos  insulares,  las  instituciones  europeas,  las  directrices  ministeriales,  donde  desde  el  ministro  al  jefe  de  unidad,  cada  cual  ordena  con  frenesí.  Bueno,  tal  es  el  contenido  legal,  que  abarca  una  biblioteca  con  miles  de  volúmenes.  Es  imposible  que  los  jueces  conozcan  tanta  ley,  de  manera  que  muchas  veces  dictaminan  un  poco  al  tuntún,  y  así  pasa,  que  se  recurre,  se  vuelve  a  recurrir  y  donde  dije  digo,  se  dice  Diego  con  demasiada  frecuencia.  Se  sigue  recurriendo  y  cuarenta  años  más  tarde,  los  herederos  de  los  herederos,  a  lo  mejor  reciben  una  pasta  graciosa  de  indemnización.  Eso  sí,  el  dañado,  lo  más  probable  es  que  goce  de  la  presencia  de  Dios  nuestro  Señor,  pues  ya  llevará  cadáver  mucho  tiempo,  sepultado,  llorado  y  puede  que  hasta  olvidado.  En  fin,  el  simulacro  de  justicia  que  padecemos  se  ve  dañado  por  la  selva  legislativa,  enmarañada  e  inaccesible.  No  son  culpables  los  jueces,  no.  Hay  que  estar  loco  –  y  ni  aun  así  –  para  conocer  la  legislación  tocante  a  cualquier  tema  y  sus  “flecos”.  Los  culpables  son  los  políticos,  como  más  de  uno  habrá  pensado  sagazmente.  

¿Y  qué  me  dicen  del  gobierno?  Pues  lo  que  Tácito:  “el  poder  conseguido  por  medios  culpables  nunca  se  ejercitó  en  buenos  propósitos”.  Y  son  malos  propósitos  porque  no  buscan  solo  el  bien  del  pueblo,  sino  en  primer  lugar  el  bien  propio  y  de  su  grupo  o  camada  política.  Y  son  medios  culpables  porque  se  han  inventado  una  ley  electoral  para  ganar  siempre  ellos,  su  manada.  Aquí  no  se  vota  al  torero,  sino  a  la  cuadrilla.  Además,  dividen  de  tal  modo  que  siempre  ganan  los  mismos  en  cada  lugar  (la  ínclita  y  tal  vez  antimatemática  ley  D’Hont,  otra  ley  más,  ésta  sin  dudar  injusta).  Así  es  que  puede  que  tengan  buena  intención,  pero  como  bien  decía  César,  “la  mujer  de  César  no  ha  de  ser  solo  honesta,  sino  parecerlo”.  

La  milicia.  Se  supone  que  la  milicia  se  caracteriza  por  el  honor,  la  obediencia,  la  equidad  y  la  justicia.  Bueno,  pues  ni  una,  al  menos  en  un  nivel  aceptable.  Decía  Tácito  que  “una  muerte  honrada  es  mejor  que  una  vida  vergonzosa”.  ¿Dónde  quedó  ese  espíritu  legionario  de  antaño.  A  lo  mejor  existe,  pero  está  maniatado  y  sofocado.  Eso  puede  que  le  pasase  a  Quevedo,  cuando  dirigiéndose  al  Conde-­‐Duque  de  Olivares,  le  decía:  “no  he  de  callar,  por  más  que  con  el  dedo,  ya  tocando  la  boca,  ya  la  frente,  silencio  avises  o  amenaces  miedo”.  Calderón  lo  dice  muy  bien:  “aquí  la  más  principal  hazaña  es  obedecer,  y  el  modo  como  ha  de  ser  es  ni  pedir  ni  rehusar”.  Pero  obedecer  a  quién,  ¿al  político  de  turno  y  su  camada,  al  pelota  designado  a  dedo  como  tu  jefe,  ascendido  en  virtud  de  leyes  incomprensibles  e  injustas?  Porque   –   y  volvemos  a  Tácito   –   no  cabe  duda  de  que:   “la  fidelidad  comprada  siempre  es  sospechosa  y,  por  lo  general,  de  corta  duración”.  Y, por otra parte, “la  peor  especie  de  enemigos  es  la  de  los  aduladores”,  que  también  decía  nuestro  Tácito.   Por  tanto,  cuando  la  equidad  y  la  justicia  faltan,  la  obediencia  desaparece  –  los  malos  ejemplos  son  muy  perniciosos  –  y  el  honor  se  resiente  en  forma  notable.  

Finalmente,  dos  palabras  acerca  del  conocimiento.  Estamos  perdiendo  día  a  día  las  personas  mejor  cualificadas,  que  se  están  marchando  fuera  de  España,  siendo  sustituidas  por  gentes  mediocres  o  a  medio  formar,  quienes  una  vez  formadas,  se  largan  a  otro  país.  Eso  hace  que  nuestra  dependencia  científica  y  tecnológica  del  exterior,  sea  escalofriante,  lo  cual  encarece  extraordinariamente   los  productos  elaborados.  De  manera  que  aunque  un  nabo  sea  un  nabo,  el  envase  que  lo  contiene  y  transporta,  paga  royalties  “a  gogó”.  Y  así  todo.  

En  fin,  y  si  alguien  se  molesta  por  lo  dicho,  recuerde  a  Tácito,  quien  a  estos  ciegos  o  interesados  les  decía:  “quien  se  enfada  por  las  críticas,  reconoce  que  las  tenía  merecidas”.  Seguimos  bajando  en  la  cicloide. 

Francisco  Hervás  Maldonado  

Coronel  Médico  en  la  reserva. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones