Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

OTRA REFLEXIÓN POSTELECTORAL

  • Escrito por Redacción

FHERVAS copia

Interesante articulo de opinión de nuestro colaborador D.Francisco Hervás Maldonado, Coronel Médico

OTRA  REFLEXIÓN  POSTELECTORAL

Bueno,  pues  ya  tenemos  los  resultados  de  las  elecciones  europeas,  unas  elecciones  que  hemos  de  analizar  en  clave  nacional,  pues –al  menos  en  España– su  significado  europeo  ha  sido  escaso  o  nulo  (no  así  en  Francia,  Reino  Unido  u  otros  países,  con  una  progresión  notable  de  los  euroescépticos).  

Pero  en  España,  no.  En  nuestro  país  se  han  revelado  las  elecciones  como  un  formidable  test  a  la  clase  política  nacional.  En  parte  por  culpa  de  los  propios  políticos,  quienes  no  han  hablado  apenas  de  la  promoción  europea,  sino  de  la  promoción  nacional  en  Europa,  que  no  es  lo  mismo.  

Por  todo  ello,  creo  que  hay  siete  puntos  importantes  a  considerar:  

-­‐ En  primer  lugar,  vemos  que  la  gente  desconfía  profundamente  de  nuestras  posibilidades  reales  en  Europa,  pues  la  abstención  ha  sido  muy  importante,  por  más  que  la  camuflen,  máxime  si  tenemos  en  cuenta  la  subida  en  Cataluña  y  el  País  Vasco.  Eso  significa  que  la  gente  quiere  una  Europa  diferente  y  no  la  que  se  está  construyendo.  Una  Europa  con  muchos  menos  políticos  y  mucha  más  solidaridad.  Una  Europa  de  los  ciudadanos  y  no  de  las  instituciones,  es  decir:  de  la  casta  política.  

-­‐ Una  segunda  lectura  es  que  al  PP  no  se  le  perdona  el  daño  que  ha  hecho  a  las  clases  medias,  a  expensas  de  la  clase  política,  quien  apenas  si  ha  sufrido  daño  alguno  en  su  número  y  quien  tampoco  ha  visto  mermada  su  hacienda.  Otra  vez  la  casta  y  sus  privilegios  inadmisibles.  

-­‐ La  tercera  lectura  nos  dice  que  el  socialismo  ha  fracasado  estrepitosamente.  El  electorado  le  pasa  cuentas  de   sus  incongruencias  y  despilfarros  de  épocas  anteriores  y  desconfía  profundamente  de  su  capacidad  gestora,  al  menos  con  el  equipo  que  lo  dirige  en  la  actualidad.  

-­‐ En  cuarto  lugar,  vemos  que  la  izquierda  está  completamente  fragmentada  y  desunida,  sin  ideas  claras  y  sin  un  rumbo  fijo.  La  fragmentación  de  la  izquierda  es  consecuencia  de  su  desorientación  y  del  voto  de  rabieta  de  mucho  electorado  socialista,  electorado  que  les  abandonará  en  cuanto  el  PSOE  deje  de  disparatar.  

-­‐ Los  nacionalistas  están  igualmente  desunidos.  Esa  victoria  de  Esquerra  en  Cataluña  es  pírrica,  pues  ha  dinamitado  la  unidad  en  el  proceso  independentista,  si  es  que  CiU  desea  seguir  existiendo  como  partido,  cosa  a  la  que  no  puede  renunciar,  pues  hay  mucho  dinero  de  por  medio.  Yo  veo  esta  votación  catalana  más  contraria  al  PP  y  PSC-­‐PSOE  que  favorable  a  la  independencia.  En  Cataluña  no  hay  políticos  de  calidad  en  la  actualidad  y  de  ello  se  aprovechan  los  mediocres.  Saben  de  sobra  que  la  independencia  les  aleja  de  Europa,  de  manera  que  el  voto  solo  hay  que  leerlo  en  clave  nacional.  Este  voto  tan  fragmentado  y  enrabietado  hace  pensar  que  hoy  por  hoy  no  es  viable  la  independencia  y  que  tampoco  le  interesa  a  ERC,  por  más  que  nos  digan  lo  contrario  para  sacarnos  los  cuartos.  

-­‐ Hemos  demostrado  una  vez  más  nuestra  incultura  política.  Aquí  se  ha  votado  más  con  el  estómago  que  con  la  cabeza.  Las  filias  apenas  si  existen,  pero  el  resentimiento  y  las  fobias  frente  a  los  líderes  de  los  principales  partidos  son  evidentes.  Se  impone  la  refundación  de  los  mismos,  como  ya  sucedió  en  Italia  hace  bastantes  años.  No  valen  ya  los  esquemas  ideológicos  clásicos,  sino  que  se  hacen  muy  precisos  los  nuevos  esquemas  gestores  y  de  convivencia,  independientemente  de  las  ideas  que  cada  cual  tenga.  Hay  que  cambiar  las  organizaciones  políticas,  los  cuadros  dirigentes,  los  medios  de  soporte  económico  e  incluso  los  nombres  y  modelos  de  comunicación  de  los  propios  partidos.  

-­‐ Finalmente,  hay  un  pequeño  pero  claro  aviso:  se  han  doblado  los  votos  nulos  y  votos  en  blanco,  con  respecto  a  las  anteriores  elecciones  europeas.  Eso  significa  un  frontal  rechazo  de  la  clase  política  y,  sobre  todo,  de  la  estructura  política  del  estado.  Y  me  atrevería  a  pensar  que  este  rechazo  sí  que  va  “in  crescendo”.  No  así  ese  folklore  de  la  fragmentación  de  la  izquierda,  que  pienso  será  efímero,  pues  carecen  de  oferta  política  consistente.  

Y  como  consecuencia  de  esta  reflexión  creo  que  caben  dos  salidas:  

-­‐ La  primera  es  cerrar  en  falso  esta  crisis  de  partidos  mayoritarios,  mediante  una  alianza  entre  ellos.  Pienso  que  tal  alianza  sería  un  disparate  que  incluso  podría  dañar  mucho  más  su  imagen  ante  los  ciudadanos.  A  la  corta  tal  vez  funcionase,  pero  a  medio  plazo  sería  el  final  de  dichos  partidos,  como  ya  ha  sucedido  en  Inglaterra  con  los  liberales,  o  en  Italia  y  Alemania.  

-­‐ La  segunda,  la  lógica,  es  reconvertir  los  partidos  en  plataformas  electorales,  con  solo  un  ideario  de  gestión,  pero  no  de  pensamiento.  Esto  lo  hicieron  hace  muchos  años  los  norteamericanos  y  les  hizo  ganar  en  estabilidad  un  montón.  

Y  como  el  movimiento  se  demuestra  andando,  hay  dos  cosas  que  requieren  una  reforma  extremadamente  urgente:  la  ley  electoral  y  la  constitución.  La  primera  debe  hacerse  en  el  sentido  del  voto  a  la  persona,  acorde  con  un  determinado  número  de  votantes,  es  decir:  un  cargo  electo  por  cada  número  que  se  fije  de  votantes,  que  no  habrá  de  ser  el  mismo  para  elecciones  generales,  municipales  o  autonómicas,  junto  con  la  supresión  de  organismos  innecesarios  (diputaciones,  empresas  públicas,  asesores,  etc.).   En  segundo  lugar,  una  reforma  de  la  constitución  con  el  soporte  de  los  ciudadanos,  creando  grupos  de  debate  que  aporten  ideas  y  grupos  de  expertos  que  las  filtren,  de  acuerdo  con  las  posibilidades  reales  y  con  las  propuestas  recibidas.  

Así  es  que  déjense  de  mandangas  y  pónganse  a  ello.  Peligra  el  futuro  de España. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones