Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 13 ...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

UNA REFLEXIÓN ELECTORAL

  • Escrito por Redacción

FHERVAS copia

Artículo de opinión de nuestro colaborador D. Francisco Hervás Maldonado, Coronel Médico.

UNA  REFLEXIÓN  ELECTORAL 

¡Oh,  qué  maravilla!  Nuestros  políticos  nos  aman  con  frenesí.  Aquí  y  allí,  en  las  instituciones  españolas  y  en  las  europeas.  Eso  sí,  a  la  hora  de  cobrar,  nos  aman  un  poco  menos.  Cosas  de  la  casta:  “antes  me  muero  que  perder  dinero”,  se  dicen  para  sí.  No,  no,  renunciar  al  saco  de  euros  europeo  estaría  mal  visto  (por  los  de  otros  países,  que  llevan  también  sus  respectivos  sacos).  Yo  creo  que  la  política  se  divide  en  tres  partes:  po,  liti  y  ca.  

Po:  “po”  no  va  uno/a  a  trabajar  de  balde,  “po”  no  se  qué  se  piensan  con  el  tiempo  que  uno  le  dedica  a  los  demás,  “po”  no  voy  a  renunciar  a  mis  derechos  democráticos,  logrados  a  base  de  sangre  y  fuego.  

Liti:  “liti-­‐enes”  que  decir  a  la  gente  lo  que  le  gusta  oír,  “liti-­‐enes”  que  prometer  todo  lo  que  les  gusta,  “liti-­‐enes”  que  que  pedir  un  esfuerzo  para  acabar  con  la  crisis  (excepto  a  tus  compadres  de  la  política).  

Ca:  “ca”  uno  es  ca  uno  y  sabe  bien  lo  que  hace,  “ca”  uno  debe  velar  por  el  bien  de  su  parentela  y  allegados,  “ca”  uno  responde  ante  su  partido  y  compañeros  políticos.  

Una  profesión  de  ensueño.  Ya  lo  dice  la  coplilla:  

La  política  es  un  arte 

aunque  se  sea  mariquita

en  que  el  que  parte  y  reparte

nunca  se  oyó  que  dimita”.

 Una  profesión  tan  poco  querida  como  admirada,  pues  son  maestros   en  el  enriquecimiento  pertinaz  y  en  la  formulación  incesante  de  reglas,  normas,  leyes,  directivas  y  declaraciones  que  se  contradicen  constantemente  unas  con  otras  (¡hay  tantas!),  de  manera  que  hace  falta  un  tribunal  que  interprete  a  los  tribunales  (el  Tribunal  Supremo)  y  otro  que  interprete  al  tribunal  de  tribunales,  a  los  parlamentos  e  incluso  a  los  traductores  (Tribunal  Constitucional).  Decía  Tácito  una  frase  que  es  genial:  “cuanto  más  corrupto  es  un  estado,  más  leyes  tiene”.  Pues  a  juzgar  por  las  que  tenemos  aquí,  la  cosa  hiede.  Leyes  europeas,  estatales,  autonómicas,  normas  de  las  diputaciones  provinciales,  de  los  ayuntamientos,  etc.  

Pero  posee  la  política  un  efecto  fatal  contaminante.  Contamina  la  educación,  donde  vemos  que  desde  muchos  rectores  de  universidad  a  muchos  maestros  de  primaria,  más  que  a  educar,  se  dedican  a  adoctrinar.  Contamina  la  sanidad,  a  veces  con  efectos  lesivos  para  los  pacientes:  aborto,  eutanasia…  Contamina  el  deporte  y  a  imagen  y  semejanza  de  sus  mentores  políticos,  los  deportistas  arribistas  se  dopan  con  persistencia.  Contamina  la  Iglesia,  donde  ciertos  clérigos  o  monjas  se  declaran  independentistas  no  ya  solo  de  su  nación,  sino  hasta  del  Papa.  Contamina  la  ciencia,  donde  se  buscan  formas  sutiles  para  hacer  daño  al  prójimo  con  armas,  venenos  o  fecasímiles.  Contamina  la  Banca,  como  es  obvio.  Contamina  la  familia,  las  relaciones  humanas  (ataques  contra  quienes  no  piensan  como  tú  o  contra  quienes  simplemente  poseen  unos  valores  de  convivencia  que  tú  no  tienes,  como  la  religión  o  la  solidaridad).  Contamina  todo  lo  que  toca.  Hasta  las  Fuerzas  Armadas,  que  las  convierte  en  un  circo  de  aduladores  al  poder.  Hasta  las  Fuerzas  del  Orden,  excepto  la  Guardia  Civil,  cuyo  nivel  de  contaminación  es  preocupante,  pero  no  alarmante  todavía.    

Y  uno,  ante  tal  fetidez,  se  pregunta:  ¿a  quién  voto?  Pues  hay  dos  posibilidades,  una  de  ellas  es  el  voto  nulo  o  el  voto  en  blanco,  que  tanto  me  da.  La  segunda  es  votar  a  quien  todavía  no  haya  demostrado  un  “manguis”  declarado  y  ahí  solo  quedan  dos  o  tres  partidos  pequeños.  

En  fin,  que  hemos  de  pensar  bien  lo  que  hacemos.  Olvidemos  los  partidos  en  coplas  por  corrupción,  los  intransigentes,  los  revolucionarios  (que  solo  quieren  la  exclusividad  en  el  robo),  los  psicopáticos  (que  te  cuentan  el  cuento  de  la  lechera)  y  los  chapuzas.  Yo  solo  veo  que  queden  dos  y,  a  lo  sumo,  tres.  El  voto  útil  es  solo  útil  para  el  partido  que  lo  recibe,  pero  no  para  el  votante.  

En  resumen,  que  mientras  que  no  se  reforme  la  ley  electoral  y  se  pueda  votar  a  personas  y  no  a  siglas  políticas,  cualquier  votación  que  se  efectúe  será  cualquier  cosa  menos  democrática.  Eso  es  lo  único  que  hay  que  reformar  con  extrema  urgencia.  Lo  demás  se  reformará  por  añadidura.  

Bueno,  no  merece  la  pena  dedicar  un  segundo  más  al  hundimiento  del  Titanic  (Europa,  España…).  Ya  veremos  en  qué  acaba  esto. 

Francisco Hervás Maldonado

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones