Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

LA CONQUISTA DE LA FELICIDAD

  • Escrito por Redacción

cor-med-francisco-hervas-maldonado

Articulo de opinion de nuestro colaborador, D. Francisco Hervás Maldonado, Coronel Médico.

LA  CONQUISTA  DE  LA  FELICIDAD

Francisco  Hervás  Maldonado  

Dice  Fernando  Savater  en  el  prólogo  de  este  maravilloso  libro  (“La  Conquista  de  la  Felicidad”,  de  Bertrand  Russell)  lo  siguiente:  nunca  ha  estado  claro  si  el  secreto  de  la  felicidad  consiste  en  no  ser  completamente  imbécil  o  en  serlo.  Como  casi  todos  los  ilustrados  occidentales  (en  oriente  se  da  mayor  diversidad  de  opiniones  al  respecto),  Bertrand  Russell  opta  decididamente  por  la  primera  alternativa.  De  alguna  manera,  la  perspicacia  de  Savater  define  la  cuestión  muy  sabiamente.  

A  este   libro  no  le  falta  de  nada:  una  traducción  ágil  de   Juan  Manuel  Ibeas,  la  presentación  –  tal  vez  no  muy  precisa,  pero  tampoco  irreverente  –  de  Carlos  García  Gual,  el  prólogo  magnífico  y  breve  de  Fernando  Savater  (como  la  gran  mayoría  de  sus  cosas),  un  precioso  poema  de  Walt  Whitman,  tomado  de  su  Leaves  of  Grass”  (hojas  de  hierba,  su  único  y  gran  libro  de  poemas)  y  el  magnífico  texto  de  Bertrand  (Bertie,  de  niño  y  para  los  amigos,  si  es  que  los  tuvo)  Arthur  William  Russell,  nacido  a  la  vulgar  edad  de  0  años  el  18  de  mayo  de  1872  y  muerto  a  la  ecléctica  edad  de  97,  el  2  de  febrero  de  1970,  camino  de  la  China.  

De  vida  turbulenta,  el  Premio  Nóbel  de  Literatura  sir  Bertrand  Russell  fue  famoso  como  filólogo  y  crítico  social,  escritor  y  profesor,  miembro  de  la  Cámara  de  los  Lores,  notable  matemático  e  incluso  ilustre  interno  durante  un  semestre  en  la  Cárcel  de  Brixton  (también  encarcelan  a  las  gentes  brillantes  en  Gran  Bretaña,  como  en  España).  Profesor  en  Cambridge,  Harvard  y  Berkeley,  conferenciante  en  medio  mundo,  desde  la  China  (donde  tuvo  como  oyentes  a  Chu  En-­‐Lai  y  Mao  Tsé-­‐Tung,  simultáneamente,  en  cierta  ocasión)  hasta  Escandinavia,  casó  cuatro  veces  y  fue  siempre  amante  de  cuanta  mujer  se  le  puso  a  tiro,  incluida  la  de  su  socio  y  coautor  de  los   Principia  Mathematica,  el  profesor  corneado   Alfred  North  Whitehead.  Russell  fue  detenido  en  1916  y  encarcelado  en  1918  por  pacifista  (se  conservan  imágenes  curiosas  de  su  presencia  en  manifestaciones  antibelicistas,  con  traje,  chaleco  y  elegante  reloj  de  saboneta,  pues  siempre  fue  un   clásico  elegante),  nieto  de  sir  John  Russell,  Primer  Ministro  de  la  Reina  Victoria  en  dos  ocasiones,  tuvo  una  infancia  atroz.  Quedó  sin  padres  a  la  tierna  edad  de  cuatro  años,  educándolo   la  fiera  de  su  abuela,  que  decidió  hacerlo  en   su  tremenda  mansión  ancestral  de  Pembroke  Lodge,  con  profesores  particulares  y  la  rigidez  de  la  época,  de  manera  que  siempre  estaba  con  gentes  adultas  y  circunspectas,  no  jugaba  con  otros  niños  y  seguía  normas  estrictas  de  vida  y  comportamiento,  hasta  el  punto  de  llegar  a  pensar  en  el  suicidio  en  varias  ocasiones,  dada  su  inadaptación  a  la  idiotez,  fruto  de  su  extraordinaria  inteligencia.  Su  liberación  la  alcanzó  en  Cambridge. 

La  lista  de  personas  con  quienes  trató  a  lo  largo  de  su  vida  podrían  constituir  una  especie  de  Who’s  who  de  nuestra  civilización  occidental.  Empezando  por  la  Reina  Victoria,  que  lo  tuvo  sentado  en  sus  rodillas,  siguiendo  con  su  padrino,  John  Stuart  Mill  (el  gran  defensor  de  las  sufragistas),  y  posteriormente  John  Maynard  Keynes,  William  James  o  H.  G.  Wells.  Conoció  y  trató  a  Beatriz  Potter,  George  Bernard  Shaw, Joseph  Conrad,  Aldous  Huxley   y   Rabindranath  Tagore.  Discípulos  suyos  fueron  Ludwing  Wittgenstein  y  T.  S.  Eliot.  Se  entrevistó  con  Lenin  y  Trotsky.  Contó  con  amigos  muy  numerosos,  desde  Albert  Einstein  hasta  Peter  Sellers  o  sir  Winston  Churchill.  Con  respecto  a   Churchill,  Russell   contaba  con  su  peculiar  humor  lo  siguiente:  Winston  me  pidió  que  le  explicara  el  cálculo  diferencial  en  dos  palabras,  lo  que  hice  a  su  satisfación:  cálculo  diferencial.   Además,  en  el   Trinity  College   de  Cambridge   ocupó  las  habitaciones  que  en  su  día  le  fueran  asignadas  a   Isaac  Newton,  lo  que  no  deja  de  ser  algo  sorprendente. 

Dos  cosas  son  curiosas  en  su  vida:  la  primera  es  la  corrección  que  hizo  a  Gottlob  Frége  cuando  estaba  a  punto  de  sacar  el  gran  libro  de  su  vida,  de  manera  que  Frége,  al  recibir  la  carta  del  joven  Russell,  tuvo  que  rehacerlo  completamente.  El  tema  es  el  siguiente:  ¿puede  una  parte  ser  al  menos  tanto  como  el  todo?  Si  consideramos  el  infinito  como  el  conjunto  de  todos  los  números  naturales,  ¿cuánto  es  el  conjunto  de  solamente   todos   los  números  pares  de  los  números  naturales?,  pues  también  infinito.  Es  decir,  que  la  parte  es  al  menos  igual  al  todo.  La  otra  cuestión  es  la  paradoja  del  barbero.  Un  barbero  afeita  a  todos  los  que  no  se  afeitan  solos  y  solamente  a  ellos.  Pregunta:  ¿quién  afeita  al  barbero?  No  hay  respuesta.  

Russell  fue  un  anticomunista  declarado.  Tras  un  viaje  a  Moscú  en  1920,  donde  conoció  a  Lenin,  describió  a  la  Unión  Soviética  como  un  asilo  de  lunáticos  homicidas,  donde  los  celadores  son  los  peores.  De  la  filosofía  de  Karl  Marx  decía  que  es  confuso  y  su  pensamiento  está  casi  enteramente  inspirado  en  el  odio.   Durante  la  segunda  guerra  mundial,  que  personalmente  apoyó,  llegó  a  decir  que  dudaba  si  Hitler  era  realmente  peor  que  el  aliado  Stalin.  

La  estructura  de  su  libro  es  el  paradigma  de  la  lógica:  dos  partes.  En  una  primera  parte,  analiza  en  nueve  capítulos  las  causas  de  la  infelicidad  y  en  la  segunda,  vuelve  a  analizar  en  ocho  capítulos  las  causas  de  la  felicidad.  Así  de  simple  y  así  de  eficiente.  

Las  causas  genéricas  de  la  infelicidad  –  según  Russell  –  se  inician  con  una  reflexión  general  acerca  de  lo  que  hace  desgraciada  a  la  gente.  Para  ello,  introduce  una  reflexión  derivada  del  poema  de   Whitman   antes  citado.  Después  habla  de  la  infelicidad  byroniana,  la  de  la  persona  que  tal  vez  no  quiere  ser  feliz  o  no  se  siente  capacitada  para  esforzarse  en  serlo.  Igualmente  nos  habla  de  la  competencia,  el  aburrimiento  y  la  excitación,  la  fatiga,  la  envidia,  el  sentimiento  de  pecado,  la  manía  persecutoria  y  el  miedo  a  la  opinión  pública  (que  nosotros   llamamos  “el  qué  dirán”).  Así  vemos  que  realmente  las  razones  de  la  infelicidad  nos  las  creamos  en  buena  manera.    

En  cuanto  a  las  causas  de  la  felicidad,  Russell  se  cuestiona  si  todavía  es  posible  ser  feliz,  como  una  introducción  personal  que  cada  cual  ha  de  hacerse.  Luego  nos  habla  del  entusiasmo,  del  cariño  (obsérvese  que  no  habla  del  amor,  sino  del  cariño),  de  la  familia,  del  trabajo,  de  los  intereses  no  personales  (es  decir,  de  la  generosidad),  del  esfuerzo  y  de  la  resignación.  Termina  el  libro  con  una  reflexión  sobre  lo  que  es  ser  un  hombre  feliz.  

Porque  la  felicidad  no  hay  que  buscarla,  sino  que  hay  que  ganarla,  como  bien  dice  Bertrand  Russell.  Es  decir,  que  la  felicidad  es  una  premisa  y  no  una  consecuencia.  Todas  las  actitudes  egoístas  nos  apartan  de  ella,  mientras  que  la  generosidad  nos  acerca  a  ella.  Pero  no  basta  con  ser  generosos  con  los  demás.  Seámoslo  también  con  nosotros  mismos.  Naturalmente  que  tenemos  muchos  fallos  (¡faltaría  más!),  pero  si  queremos  ser  perfectos  solo  tenemos  una  vía:  asumir  nuestras  imperfecciones.  Cada  cual  ha  de  tener  ilusiones,  pero  ha  de  partir  de  un  gran  supuesto:  lo  importante  no  es  la  meta,  sino  el  camino.  Lo  importante  no  es  llegar,  sino  caminar.  Esto  es  lo  que  nos  asimila  con  la  vida,  mientras  que  la  quietud  es  muerte.  Llegar,  por  tanto,  es  morir,  mientras  que  ir  marchando  es  vivir.  El  universo  se  mueve.  La  vía  láctea  se  mueve,  el  sol  se  mueve,  la  tierra  se  mueve,  el  mar  se  mueve.  Todo  se  mueve,  todo  es  transitorio,  nada  hay  definitivo.  Este  y  solo  este  (perdón  por  el  deje  metafísico)  es  el  único  camino  de  la  felicidad.  

Por  eso,  la  felicidad  es  efímera  y  hay  que  conquistarla  cada  día,  en  cada  instante  y  para  cada  persona.  Y  no  basta  con  querer  ser  feliz  en  ese  momento,  sino  que  hemos  de  renovar  constantemente  ese  propósito.  

Las  matemáticas  son  una  de  las  posibles  nanas  para  lograr  el  sueño  ese  de  la  felicidad.  Bertrand  Russell  es  mucho  más  que  un  simple  matemático:  es  un  filósofo  enamorado  de  la  lógica,  más  próximo  a  Voltaire  que  a  Montaigne,  tremendamente  contestatario  y  a  su  vez  conservador.  Sin  embargo,  lo  que  resulta  ser  por  encima  de  todo  es  muy  ameno  en  esta  obra.  

The  Conquest  of    Happiness  (la  conquista  de  la  felicidad),  fue  publicado  por  primera  vez  en  1930,  año  en  que  Russell  cumplió  los  58,  bonita  edad  para  ir  recogiendo  conclusiones,  especialmente  cuando  tu  vida  ha  sido  agitada  y  variopinta.  Es  una  gran  edad  para  poder  decir  que  todo  desencanto  es  una  enfermedad  que,  desde  luego,  puede  ser  inevitable  debido  a  las  circunstancias,  pero  que,  aún  así,  cuando  se  presenta  hay  que  curarlo  tan  pronto  como  sea  posible,  y  no  considerarlo  como  una  forma  superior   de  sabiduría.   No  digamos  jamás  que  algo  no  tiene  arreglo:  busquemos  afanosamente  su  solución,  si  es  que  vamos  por  la  senda  de  la  felicidad.  Y  si  no  podemos  encontrar  la  solución,  viajemos  por  una  vía  alternativa  que  también  nos  ilusione,  pues  como  igualmente  dice  nuestro  autor  tanto  para  las  mujeres  como  para  los  hombres  el  entusiasmo  es  el  secreto  de  la  felicidad  y  del  bienestar.  

Y  no  puedo  resistirme  a  citar  la  gran  conclusión  que  el  autor  hace  de  la  felicidad:  El  hombre  feliz  es  (…)  aquél  cuya  personalidad  no  está  escindida  contra  sí  misma  ni  enfrentada  al  mundo.  Tal  vez  –  y  conecto  con  el  inicio  del  libro  –  los  animales  sean  felices  porque  aceptan  la  vida  tal  y  como  es,  gozando  de  ella  siempre  que  pueden  y  aceptándose  tal  y  como  son,  sin  ambiciones  económicas  o  profesionales.   

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones