Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

PER ASPERA AD ASTRA

  • Escrito por Redacción

 

cor-med-francisco-hervas-maldonado

Artículo de opinión de nuestro colaborador en Benemérita al Día D. Francisco Hervás Maldonado, Coronel Médico.

PER  ASPERA  AD  ASTRA 

Lucio  Anneo  Séneca,  en  sus  Cartas  a  Lucilio,  nos  lega  esta  bellísima  frase (carta  LVIII),  que  viene  a  traducirse  de  manera  libre,  aunque  real,  como “solo con  el  sufrimiento  se  alcanzan  las  estrellas”.  

Y  yo  me  acuerdo  constantemente  de  dicha  frase  en  estos  días,  tiempos  en  los  que  estamos  imbuidos  de  una  cultura  hedonista,  que  ni  acepta  ni  perdona  el  sufrimiento,  acaso  porque  estamos  regidos  desde  y  por  la  inmoralidad,  desde  y  por  el  egoísmo,  desde  y  por  la  falta  de  Fe.  Veinte  mil  veces  que  naciera  Cristo,  veinte  mil  que  lo  volveríamos  a  crucificar.  ¿Quién  ama  a  sus  enemigos,  quién  ora  por  los  que  le  persiguen  y  calumnian?  Bien,  pues  así  nos  va:  no  logramos  ser  felices.  

Pero  es  que  la  prueba  fehaciente  de  la  certeza  de  tal  mensaje  es  que  Cristo  resucitó.  Muchos  dirán  que  eso  sucedió  hace  muchos  años.  Pues  yo  digo  que  ¡ja,  ja  y  ja!  Dos  mil  años  no  son  nada.  Estamos  viendo  estrellas  y  galaxias  cuya  luz  nos  llega  con  miles  de  millones  de  años  luz.  Miremos  cualquier  noche  al  cielo  y  se  nos  helará  la  sangre  al  ver  lo  infinitésimos  que  somos:  nada.  Es  para  darse  un  tiro,  si  no  se  tiene  Fe.  Todo  pierde  sentido  al  caer  solamente  en  la  razón.  La  razón  es  imperfecta  porque  solo  vemos  un  infinitésimo  de  realidad.  Por  ejemplo:  en  mi  juventud  se  nos  decía  que  el  universo  estaba  casi  vacío,  poseído  por  la  nada.  Bueno,  pues  donde  dije  digo  digo  Diego.  La  nada  no  parece  existir.  Es  más,  la  nada  está  contenida  –  al  menos  en  su  mayor  parte,  de  más  del  70%   -­‐   de  la  llamada  materia  oscura,  imperceptible  físicamente  para  nosotros,  que  ahora  empezamos  a  poseer  tecnología  indirecta  (no:  indirectísima)  que  nos  lleva  a  sospechar  su  existencia.  En  pocas  palabras:  Cristo  resucita  cada  día  en  nosotros,  si  lo  queremos  aceptar.  

Y  dicho  el  proemio,  vamos  al  grano.  No  se  me  quejen  de  que  las  cosas  van  mal.  Moléstense  en  ir  a  votar.  Vayan  a  los  mítines,  lean  los  programas  de  los  partidos.  Ya  se  yo  que  eso  es  un  coñazo  –  con  perdón  –  pero  también  se  que  si  tal  cosa  hacemos,  podemos  tener  información  de  lo  que  se  nos  viene  encima.  Y  no  se  queden  ahí;  exijan  el  cumplimiento  de  lo  prometido.  ¿Cómo?  Pues  muy  sencillo:  pidan  copia  del  acta  notarial  del  programa  de  su  partido,  que  si  es  serio,  la  tendrá  y  si  no,  pidan  una  copia  firmada  por  la  persona  responsable  de  su  circunscripción.  No  de  todos,  sino  de  aquel  al  que  piensen  dar  su  voto.  A  continuación,  una  vez  celebradas  las  elecciones,  exijan  por  vía  judicial  el  cumplimiento  de  lo  programado  o  una  indemnización  de  su  bolsillo  a  los  políticos  de  turno.  Como  los  jueces  dirán  que  ni  flautas,  apelen  al  supremo,  al  constitucional  e  incluso  al  tribunal  europeo.  Ya  verán  como  cuando  reciban  doscientas  o  trescientas  mil  reclamaciones,  los  jueces  no  se  quedan  quietos.  Es  un  tostón,  pero  “per  aspera  ad  astra”.  

Y  como  el  movimiento  se  demuestra  andando,  espero  que  alguien  lea  y  considere  estas  palabras,  iniciando  un  movimiento  de  exigencia  de  moralidad  y  decencia  en  

nuestra  clase  política.  Y  que  se  dejen  de  cuentos  de  abortos,  matrimonios  gay,  cifras  de  éxito  económico  y  memeces  afines.  Que  no,  que  no  tragamos.  Queremos  paz,  trabajo,  unión  (dejen  ya  de  envenenar  a  la  gente  de  personalidad  endeble),  justicia  igual  para  todos,  precios  no  abusivos,  impuestos  reducidos  a  lo  necesario  (mamandurria  excluida),  educación  de  calidad,  sanidad  con  muchísimos  menos  gestores  y  muchísimos  más  profesionales  sanitarios,  bancos  decentes  que  no  te  cobren  hasta  por  saludar,  viviendas  ajustadas  a  su  coste  real  de  obra,  respeto  a  todas  las  religiones,  en  especial  a  la  de  la  mayoría,  que  es  la  católica,  aunque  con  tolerancia  respetuosa  de  las  demás,  defensa  de  la  agricultura,  ganadería  y  pesca  (que  todos  podamos  comer  a  precios  razonables),  recorte  de  pesebres  (muchísimos  menos  políticos  y  muchísimos  más  funcionarios  profesionales),  cuidado  de  nuestros  ancianos  y  minusválidos,  control  de  los  controladores:  ¿quién  vigila  a  hacienda?,  y…   bueno,  mejor  me  callo  por  ahora,  pero  podría  seguir  hablando  mucho  (diputaciones,  parlamentos  autonómicos,  fundaciones  opacas,  etc.).  

Así  es  que  ya  saben:  a  moverse  o  a  no  quejarse  jamás.  Per  aspera  ad  astra,  y  no  solo  en  España,  sino  en  toda  Europa.  Habrá  que  ir  transmitiendo  el  mensaje.  Eso  sí,  con  orden  y  sin  gamberros,  que  suelen  estar  a  sueldo  de  determinados  partidos  y  sindicatos.  A  los  gamberros,  ni  verlos:  son  políticos  también,  aunque  sin  educación.  

¡Qué  a  gusto  se  queda  uno! 

Francisco  Hervás  Maldonado,  Coronel  Médico 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones