Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

CRONICA DE UN GUARDIA CIVIL EN CATALUÑA

  • Escrito por Antonio Mancera Cardenas

1507012982 248319 1507020625 noticia fotograma

Esta es la crónica de un día cualquiera, de un servicio cualquiera, de un guardia civil cualquiera desplazado a Cataluña. Una crónica de uno de estos últimos días durante la protección de un cuartel cualquiera, un cuartel de donde me dice que las mujeres y niños que no tienen que ir al colegio se han marchado por deseo expreso de sus maridos y con la reticencia que siempre tienen nuestras mujeres a abandonarnos por muy feas que se pongan las cosas, y con el desconsuelo de quien deja atrás, aunque tan sólo sea unos dias al ser querido, al marido, al padre.

 Es la crónica de uno de esos guardias civiles desplazados a Cataluña para defender la legalidad, para defender nuestros derechos y libertades, con profesionalidad, con firmeza, con responsabilidad, pero sobre todo con templanza.

"Compañero, es impresionante lo que hemos vivido esta mañana.... 7000 energúmenos provocándonos, con todo tipo de canticos, con gritos, insultos y amenazas, haciéndo gestos de cortarnos el cuello y de pegarnos un tiro en la nuca, y otras perrerias que ahora ni siquiera me apetece recordar.

Solo unos pocos guardias civiles dentro del cuartel, los del Puesto y nosotros cinco, de diferentes comandancias, somos 20 guardias civiles en total, todos juntos, hermanados, aguantando, allí plantados; entre ellos y nosotros una valla metálica de 2m de alto, y a tan sólo  3 o 4 metros de ellos, nosotros, sin recular y sin inmutarnos, sin hacer ningún gesto que pudiera ser tomado como una provocación... esperan que saltemos, nos siguen grabando, haciéndonos fotos, al cabo que nos acompaña le han lanzado un escupitajo, uno más, en el pecho, le he mirado de reojo, pero el tío, sigue allí, quieto, impertérrito, mirando a la gente, como un campeón.

Es como si toda la población entera de los pueblos de nuestra demarcación, de donde hemos venido, se hubiesen unido para gritarnos a la vez que nos querían destrozar, con unas caras de odio que no las he visto ni en el cine.

Gente de todo tipo, de cualquier edad, ancianos, mujeres, niños, un padre con una niña en brazos de unos dos años, me mira y me señala, le enseña a su hija el gesto de cortarme el cuello para que me lo haga ella... acojonante.

Ayer fueron 4000, hoy han sido muchos más, nos siguen grabando, haciéndonos fotos, nos siguen mirando con odio, nos siguen llamando asesinos, pero lo que más les jode es nuestra pasividad, que sigamos allí quietos ante sus insultos, sus amenazas, su odio.

Los guardias más veteranos del Puesto, algunos llegaron a Cataluña en los 80 desde el País Vasco, nos dicen que nunca habían visto tanto odio como el de aquellas personas, a algunos los conocen del pueblo, ellos lo están pasando peor que nosotros, no lo dicen, callan y permanecen junto a nosotros.

No todo es tensión, cuando la gente se marcha, cansada de gritarnos, insultarnos, de amenazarnos, se acercan algunos vecinos, preocupados, algunos llorando,hoy habrán pasado por aqui unos cincuenta, pidiendonos que no nos vayamos, que no les dejemos solos, algunos nos dicen que si esto no cambia, que si nos vamos, tendrán que abandonar el pueblo, son catalanes, nos miran con tristeza, como pidiéndonos perdón por lo vivido antes.

Esta mañana ha llegado una patrulla de Mossos, no había gente, cada día mandan a dos agentes cerca del cuartel, los de ayer ni siquiera se bajaron del coche para no tener que saludarnos, se quedaron allí, apartados, mirando mientras nos gritaban y amenazaban, mientras nos insultaban, los de hoy se han acercado, nos han saludado, uno de ellos es hijo del Cuerpo, nos saluda con afecto y nos pide perdón, su compañera nos ha comentado que están divididos, que en su comisaria no todos se hablan con todos, que muchos de ellos sienten vergüenza por lo que está pasando.

Hoy han sido 7000, pero somos guardias civiles, hoy ha tocado esto, no hemos hecho más que lo que se esperaba de nosotros y hemos cumplido, otro día tocará otra cosa"

Este es un relato real, me lo envía un guardia civil, un compañero cualquiera, un amigo, un hermano, no importa su nombre porque desde el pasado lunes es el día a dia de muchos de ellos, un día normal, es lo que están viviendo y es lo que me cuenta, no es mérito mío, yo solo lo transcribo, el mérito es de de todos los guardias civiles que hoy sufren en Cataluña, creo que la sociedad tiene que saber por lo que están pasando, y él, ellos, nuestros compañeros, nuestros amigos, nuestros hermanos desplazados a Cataluña y los que están destinados allí, tienen que saber que no estan solos, que nos sentimos orgullosos de ellos, que con su actitud hacen que nos sintamos orgullosos de ser GUARDIAS CIVILES.

Antonio Mancera Cárdenas

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comentarios   

 
0 #1 María Cristina 05-10-2017 17:04
Sois un honor, lo más difícil ante situaciones difíciles es mantenerse en su sitio y vosotros siempre demostráis vuestro buen hacer, me siento orgullosa como huérfana de un padre Guardia Civil y como española.
Gracias
Citar | Reportar al moderador
 

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones