hospimedica2

Navarra el asombro del mundo: ¡¡¡primer Estado en la Historia de la humanidad!!!

Nafarroa prehistoria

Cuentan que don Pío Baroja dijo en alguna ocasión, cuando alguien mencionó el nombre de un rotativo navarro de la época “Pensamiento y Navarro; no me lo creó”. El afamado escritor, al que alguno de mis mayores le llamaba “el impío don Pío”, no podía estar más equivocado. Traigo esta anécdota a colación cuando ha caído en mis manos un folleto de la entidad Euskokultur Fundazioa, que organiza un curso al que ha puesto el nombre, ciertamente sugerente, “Historia del Estado Navarro: siglos VIII-XVI”, cuya responsabilidad parece recaer en don Aitor Pescador en calidad de Profesor. 

Ciertamente el que suscribe, que carece de reconocimientos o menciones en la Academia como el afamado Prof. Pescador, no deja de preguntarse cómo pudo existir un Estado antes de que Maquiavelo inventase el término en el siglo XVI y diversos pensadores posteriores conceptualizasen la idea. Si hemos de hacer caso a la prestigiosa Euskokultur Fundazioa bajo la dirección del Prof. Pescador nos encontraríamos ante el hecho hasta ahora desconocido para mí que casi 900 años antes de que el ministro de Luis XIV Colbert organizase un Estado reconocible como tal ya existía un Estado navarro. He de rendirme ante Shakespeare cuando escribió aquello de “Navarre shall be the wonder of the world”. Navarra el primer Estado en la historia mundial ya desde el momento en que fue alzado sobre el pavés Iñigo Arista. Nuestra historiografía patria está a años luz de lo que otras mentes en el mundo pueden haber pergeñado. Y nosotros sin enterarnos. ¡Qué difícil es ser profeta en tu tierra!

Cuando un anacronismo de este tamaño se difunde sin recato, que sería comparable a decir que las legiones romanas estaban armadas con fusiles AK-47 -total da igual, todas son armas-, queda descartado que se trate de un caso de osada ignorancia y empiezo a sospechar que obedece a un intento retorcer los hechos históricos pasados para justificar opciones políticas de rabiosa actualidad.

Y la solución la encuentro en el término de las tierras irredentas. He de reconocer que este término me resulta nuevo aplicado a lo que históricamente se han denominado “Las Provincias”. Hasta ahora se había utilizado en la Francia posterior a 1870 por los territorios de Alsacia y Lorena que habían pasado a ser territorio imperial de Alemania o a los territorios de población italiana bajo soberanía austriaca en el siglo XIX hasta 1919. Como se puede comprobar es otro caso de anacronismo puesto que el concepto se usa una vez que ha visto luz la doctrina política del nacionalismo cosa que ocurre a raíz de la Revolución Francesa de 1789. Es decir, para justificar la existencia de una opción política como es la creación de un Estado vasco se recure a burdos anacronismos con intención propagandística. Triste idea política es esa cuando necesita de medios espurios para llegar a las gentes, ya que carece de poder de convicción por si misma cuando necesita recurrir a trampas para ser aceptada.

Por cierto, no puedo dejarme en el tintero que el concepto de tierras irredentas además de anacrónico carece de fundamento puesto que si algún hecho es irrefutable es que el Señorío de Vizcaya jamás perteneció al Reino de Navarra (a diferencia del Duranguesado que si fue parte del Reino) por lo que es imposible aplicar el concepto de tierra irredenta. Y ya puestos resulta sorprendente que no se haga mención de La Rioja, que albergó la capital del Reino en Nájera, y si fueron reclamadas con insistencia por los reyes Sancho el Sabio y Sancho el Fuerte. ¿Vizcaya irredenta y La Rioja no? ¿A que suena a cosas modernas muy conocidas?

El problema de las ideologías (de todas) es que al ser del género de las medias verdades (mezcla muy elaborada de mentira y verdad) son las peores mentiras y eso es lo que hay que combatir con fiereza, pues como dijo San Pablo la verdad nos hace libres.

Una colaboración de Joseph de Ibero


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar