Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADOS MES ...

Una Navidad corriente

Una Navidad corriente

Juan Bolas era un ...

IN MEMORIAM

IN MEMORIAM

PEDRO ÁNGEL ALCARA...

XXV ANIVERSARIO DEL SERVICIO MARITIMO (SEMAR) DE LA GUARDIA CIVIL

XXV ANIVERSARIO DEL SERVICIO MARIT…

En el año 1992 ini...

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD

Circulo Ahumada-Am...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

La Calumnia

  • Escrito por Redacción

hervas

La vulgaridad, el odio y los insultos se imponen en los oclócratas (muchedumbres incultas y antidemocráticas) que van disfrazados de políticos. Curiosamente la incultura es lo que viene a caracterizar a esos que se llaman de izquierdas, pero realmente es que no saben donde tienen su mano derecha. Y utilizan un método burdo, pero efectivo: la calumnia, como proemio de la incitación al odio

. Ese odio se basa en su cortedad, pues no son capaces de contener su ambición ni tienen capacidad para gestionar nada. Con ellos, la ruina y el caos social son dos eventos muy seguros, porque no se puede vivir sin ideales de altura y, sobre todo, sin ideas. Son borregos de una ideología obsoleta, torpes como ellos solos y miserables de espíritu, sin duda. Eso si: cuando te necesitan para algo serio, te lloran con mucha soltura, pues son bastante caguetas.

La calumnia es algo muy antiguo. Ya los romanos decían aquello de “calumniare fortiter aliquid adhaerebit” (la calumnia se pega fuertemente a algunas cosas). El gran filósofo y escritor Francis Bacon, en 1625, publicaba una obra titulada “De Dignitate et Argumentis Scientiarum” (de la Dignidad y la Argumentación de la Ciencia), libro en el que decía: “calumniad con audacia; siempre quedará algo”.

Pero fue Beaumarchais quien en 1775 escribió: “calomniez, calomniez, il en reste toujours quelque chose” (calumnia, calumnia, siempre queda alguna cosa), en su obra teatral “El barbero de Sevilla”. Y de ello se valió Cesare Sterbini, libretista del genial músico Gioacchino Rossini para su ópera El barbero de Sevilla, donde un aria sensacional – La calunnia – lo refleja muy bien:

“La calunnia è un venticello,

un auretta assai gentile

che insensibile, sottile,

leggermente, dolcemente,

incomincia a susurrar”.

Por eso, de la calumnia viven estos inútiles de poca o ninguna vergüenza, procurando ver la mota en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Ciertamente que los políticos roban con frenesí, pero no siempre. Y lo peor es que quienes más critican son quienes más debieran callar. Pero… las cosas son así en España desde tiempos inmemoriales. Solo con la mentira y el engaño se accede al poder. Y más ahora, con cierta prensa interesada en hacerse con las riendas para beneficiarse económicamente. Esta gentuza, hablando claro, utiliza las redes sociales para calumniar, por lo que es preciso que exista una respuesta ágil y rápida. No vale el esperar, como le gusta a nuestro Presidente Rajoy, pues la falta de respuesta rápida engorda los efectos de la calumnia. Y hay que dar ejemplo. Y si no es uno capaz de actuar de manera rápida y ejemplar, lo mejor es que se vaya, pues siempre habrá gente capacitada que pueda hacerlo. La vida ha cambiado y los ciudadanos pedimos – no: exigimos – otro tipo de gestión mucho más ágil. Como la de nuestra Guardia Civil.

Las labores preventivas, tan secularmente llevadas a cabo por nuestra querida Guardia Civil, han de recuperarse, en mi opinión. ¿Qué sería de nosotros si nuestra Guardia Civil esperase a que estallara una bomba para detener a un terrorista? ¿Qué sería de nosotros sin vigilancia en las carreteras, en el mar, en las montañas, en los pequeños pueblos o incluso en los campos y reservas naturales? Yo creo que sin el SEPRONA, por poner un ejemplo, ya no quedaría una sola especie animal salvaje en nuestro país. Y si no hubiera Guardia Civil Rural, habría que inventarla o los campesinos tendrían que armarse formando patrullas de vigilancia. Y así en todas y cada una de sus especialidades. Pero no, no quiero ser catastrofista. Siempre hemos de confiar en la buenísima gente que puebla nuestra España, destacándose claramente nuestros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, así como nuestras Fuerzas Armadas.

Y es curioso que precisamente el día de la Virgen de Fátima sea el aniversario de la creación de la Benemérita. Por eso, porque la Virgen, bajo la advocación del Pilar, está siempre atenta a ellos, el Cuerpo sobrevive ya 173 años, que se dice pronto. Y es posiblemente la institución más querida de los españoles, como lo vemos una y otra vez en los acontecimientos públicos. Un Instituto lleno de héroes, lleno de abnegación, lleno de ganas de servir a sus conciudadanos. El 13 de mayo estarán también en Fátima, apoyando a la Guardia Nacional Republicana portuguesa, ante la visita del Papa Francisco.

Pero yo hoy quiero felicitar, además de a los que se encuentren en activo, a los retirados, a las familias de todos ellos, y quisiera compartir el recuerdo de las viudas y huérfanos de esos héroes, a los Guardias enfermos o heridos, que luchan por vivir para seguir sirviendo, a quienes pasan apuros económicos y callan para no molestar, a los que ríen y lloran con sus alegrías y penas. Porque no hablamos de seres de otra galaxia, sino de personas como cada uno de nosotros, con sus éxitos y fracasos, con su patriotismo y su disposición de servir. Me siento orgulloso de tener unos compatriotas así.

En fin, los primeros 173 años han pasado. Vamos a por otros tantos. ¡Viva la Guardia Civil!

Francisco Hervás Maldonado.

Coronel Médico (r).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones