Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

COMPAÑERÍSMO ELEVADO A LA MÁXIMA POTENCIA EN MONFORTE

  • Escrito por Redacción

img58c074748e3cc

A lo largo de todos estos años de servicio, he tenido la oportunidad de asistir a comidas de despedida de muchos compañeros por diferentes motivos: Cambio de destino, ascenso, pase a retiro o reserva, etc. Todas muy emotivas y emocionantes en mayor o menor medida.

Pero ayer, tuve el privilegio de asistir a una tremendamente diferente y a la vez especial.

Se trataba de una comida en homenaje al cabo 1º Germán Macías, destinado en el Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Monforte de Lemos (Lugo), y fue no solo más emotiva y emocionante que las demás. Incluso, como he dicho, algo diferente y especial.

Diferente porque no se trataba de despedir a un compañero que cambia de destino, sino de rendir un homenaje a un héroe. Uno de esos héroes anónimos que visten el uniforme de guardia civil y que cada día lo dan todo por lo demás. Especial, porque describir lo allí vivido es casi imposible y me quedará en la memoria grabado para siempre. Pude comprobar que lo que muchos intentan destruir, la Guardia Civil, está más fuerte y unida que nunca.

He visto un GUARDIA CIVIL, con mayúsculas, de empleo cabo 1º pero que podía ser de cualquier otro empleo o escala, luchando. Luchando por superar una dura enfermedad, que pese a todas las dificultades, no quiso que le impidiera vestir su uniforme con orgullo, y que, como buen guardia civil, además llegó media hora antes de que empezase el acto. Estaba allí el primero, antes que nadie.
He visto COMPAÑERISMO, con mayúsculas aún más grandes, porque ninguno de los que coincidieron en algún momento con Germán se quiso perder ese momento, pese a la distancia y compromisos de cada uno, todos hicieron lo posible por estar junto al compañero y amigo.

Siempre me ha sido difícil describir el compañerismo. Es un sentimiento, una imagen en la mente, que me cuesta poner en palabras. La veo en hechos, aptitudes, formas de comportarse de los que me rodean, de todos esos guardias civiles que, contra viento y marea, siguen siendo ese “pronóstico feliz para el afligido”. Y es lo que vi ayer, pero elevado hasta la enésima potencia. No solo en los compañeros que no dejan ni a sol ni a sombra a Germán y su familia. Que les acompañan diariamente. Sino el mismo Germán, que no quiso que nadie tuviera que esperarle. Lo dicho, ejemplos de compañerismo y amistad.

Porque AMISTAD es otra cosa que he visto ayer. Y amistad es precisamente eso, es estar cuando se necesita, a las duras y a las maduras. Amistad es hacer feliz al otro para que olvide los problemas. Y ayer sus compañeros, sus amigos, hicieron feliz a Germán y se notó en su mirada, en su sonrisa, en sus gestos cómplices y sobre todo, a pesar de todo, lo que demuestra aún más su grandeza, con su fuerza Germán nos hizo felices a todos.

Germán, con tu ejemplo de lucha y superación, has hecho que refuerce la ilusión que nunca he perdido por ser guardia civil. Porque está claro que los guardias civiles estamos hechos de otra pasta, una pasta que nos ayuda a superar cualquier dificultad. Y si desfallecemos, tampoco estamos solos. Porque ayer lo vi, Germán, vi el apoyo desinteresado en ayuda al compañero. Por eso, además has hecho que no pierda la esperanza en nuestra Institución y en la gente que la forma. Ayer pude ver que la Guardia Civil sigue siendo una gran familia, donde todos siguen arrimando el hombro cuando se necesita, ya sea para bajar los muebles de un pabellón cuando cambias de destino o para ayudar a un compañero a subir por las escaleras de su casa por una enfermedad.

Germán, si la Cartilla decía que un buen guardia civil, y tú lo eres, debe esperar solo “un recuerdo de gratitud” de quien ha favorecido, que sepas que tú lo serás siempre, aunque fuera simplemente por el agradecimiento emocionado de este guardia, al alimentar e insuflarle nuevas fuerzas a su ilusión y vocación en este Cuerpo de la Guardia Civil, nuestro Cuerpo, tanto por ver lo que has generado en los demás, como lo que tú me enseñas, no renunciando al uniforme, uniforme que otros menos grandes que tú rechazan, que se hace especial por el sinónimo de hermandad que ayer pude ver en nuestros compañeros, tus amigos y en ti, mi Cabo. Siempre a tus órdenes.

Héctor Teixeira
Guardia Civil orgulloso de serlo

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones