Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 26 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 25 de...

GILA CALATA AGITA EL MISTI POR CULPA DEL ALCALDE

GILA CALATA AGITA EL MISTI POR CUL…

Anécdota policial ...

EXCLUSIVA: ENTREVISTA AL GENERAL FÉLIX SANZ ROLDÁN, DIRECTOR DEL CNI

EXCLUSIVA: ENTREVISTA AL GENERAL F…

El General de Ejér...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 18 de...

De velos, libertades y complejos

De velos, libertades y complejos

Un juzgado de Palm...

CUMPLIMOS CINCO AÑOS

CUMPLIMOS CINCO AÑOS

Cumplimos cinco añ...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

LA HIPOCRESIA DEL POLITICO FRENTE A LA DIGNIDAD DEL GUARDIA CIVIL

  • Escrito por Redacción

Juan Antonio Delgado Pablo Iglesias ECDIMA20170209 0010 21

Hipocresía es el deseo de esconder de los demás motivos reales o sentimientos, no solo es la inconsistencia entre aquello que se defiende y aquello que se hace, es sobre todo la falsedad que demuestra la persona que la practica. Dignidad por el contrario, es la cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo, pero sobre todo hacia los demás.

Si nos atenemos a la etimología El término dignidad deriva del vocablo en latín dignitas, y del adjetivo digno, que significa valioso, con honor, merecedor.

Por tanto que la dignidad es la cualidad de digno e indica, por tanto, que alguien es merecedor de algo, pero normalmente hablamos de dignidad cuando las personas se comportan con seriedad, decencia, caballerosidad, nobleza, decoro, lealtad, generosidad, honor y pundonor, sobre todo a la hora de cumplir con sus compromisos y promesas.

Si al guardia civil Delgado la dignidad se le suponía, como se le suponía el honor y el valor, al político Delgado de lo que tenemos la certeza por sus actos, es de todo lo contrario, lo que se sabe a ciencia cierta es su hipocresía.

Asociaciones de la Guardia Civil han criticado precisamente la hipocresía del antiguo compañero, el que cambió la dignidad del guardia civil por la hipocresía del político, y lo han hecho cuando este, aprovechado el tercer aniversario de la tragedia de El Tarajal, ha pedido  “justicia” para los fallecidos, posando junto a un grupo de camaradas diputados, con Pablo Iglesias a la cabeza, en la escalinata de los leones del Congreso con fotografías de los inmigrantes fallecidos, para recordar con su acto, junto a sus compañeros de camada, perdón de bancada, la celebración de la jornada “Dignidad y justicia en las fronteras. Homenaje a las víctimas del Tarajal”, en la que se acusaba de forma explícita a los guardias civiles de la tragedia, no teniendo reparos en acusar, con esta reivindicación, a sus antiguos compañeros, a la Guardia Civil, a la que dice que quiere volver tras su aventura política, de no respetar los derechos humanos, y recordaron las asociaciones de guardias civiles, al “compañero” y ahora diputado Delgado, su hipocresía, al apoyar incondicionalmente hace tres años a los compañeros de Ceuta por la misma causa,

Hipócrita también es pedir el voto a los compañeros para representarles y luchar por ellos desde el Congreso y nada más llegar aplaudir a la representante de EH Bildu, cuando ésta, desde la tribuna del Congreso de los Diputados se permitió elogiar a ETA e insultar gravemente a la Guardia Civil, a los compañeros a los que iba a defender, pero sobre todo lo es callar frente al jefe, frente al individuo que elogia a ETA “porque fueron los únicos que supieron entender que la Constitución del 78 no instauró unas reglas de juego democráticas”, obedecer a quién se “emociona” cuando ve las imágenes en las que se pateaba inmisericordemente a un policía en la Plaza de Neptuno, hipocrita es quien se pone al lado y acata sin rechistar el discurso del amigo de los asesinos y que se niega sistemáticamente a condenar el terrorismo de ETA, como lo es no rechistar cuando el líder de la manada dice que “comprende la violencia de ETA dado el nivel de represión del Estado en el País Vasco”, hipocresía es no estar dispuesto a recibir órdenes del “generalato” y callar y obedecer sin pestañear los desvaríos y las órdenes del líder supremo de Podemos.

Como lo es, manifestar en una entrevista donde le preguntan sobre la liberación de Arnaldo Otegui, queHan sido los jueces los que le han puesto en libertad. Yo soy respetuoso con lo que dicte la justicia, me gusta o no me guste. Punto” y después manifestarse en el hemiciclo pidiendo la libertad del delincuente Bódalo, condenado mediante resolución firme dictada por la justicia.

Por otra parte dignidad hubiese sido “ser respetuoso con TODO lo que dicta la justicia, le guste o no le guste. Punto”.

Hipócrita es el silencio frente a las propuestas de su propio grupo parlamentario y de su partido para la Guardia Civil, mucho más cuando está en la comisión de Interior, y hablo de la "supresión de la Guardia Civil", silencio, o ignorancia que es peor, cuando se pide esa disolución por algo tan coherente como ser “un cuerpo represivo y de antecedentes franquistas”.

Pronto ha olvidado su condición de guardia civil el hoy portavoz de Podemos en la Comisión de Defensa y secretario primero en la de Interior, tanto que, cuando representantes de las asociaciones profesionales de la Guardia Civil acudieron al Congreso para ver la intervención sobre equiparación salarial del portavoz de Ciudadanos  Miguel  Gutiérrez,  pasó  junto a sus antiguos compañeros y solo se le oyó un lacónico y muy escueto “buenos días”, sin mirarles a la cara, eso sí, demostró que al menos es un hipócrita educado.

El refranero popular es muy sabio, podríamos aplicar al “compañero” Delgado aquello de “Prometer hasta meter y una vez metido nada de lo prometido”, lo malo es que a quien se la ha "metido", a quién ha engañado, con quien demuestra su hipocresía, es precisamente con sus compañeros, con aquellos que le creyeron, pero además como guardia civil debería conocer la sabiduría de nuestra Biblia particular, de la Cartilla del Guardia Civil, redactada en 1845 por el propio fundador de la Institución, el Duque de Ahumada, que además de ser un verdadero compendio de conducta para los guardias civiles, da buenos consejos a quienes no quieren serlo o no lo son “… ser político sin bajeza…” o aquél de “… jamás reunirse a malas compañías…”, ambos "consejos" de nuestra Cartilla, difíciles de cumplir conociendo al diputado y los antecedentes de la compañía.

Hay cosas que son incompatibles, incluso concurriendo en una misma persona, como la hipocresía del politico y la dignidad del guardia civil.

Antonio Mancera Cárdenas, guardia civil retirado

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones