Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

POR SUS HECHOS LOS CONOCEREIS

A cada uno por los...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

EDITORIAL - Servicio exclusivo en horas de oficina

  • Escrito por Redacción

casa cuartel guardia civil

Editorial

Servicio exclusivo en horas de oficina

Desde hace unos años, por razones inescrutables, que acarrean una mala gestión, se vienen cerrando los cuarteles de la Guardia Civil rural fuera del horario de oficina, lo que ha generado y sigue generando múltiples protestas por parte de las poblaciones afectadas, asociaciones gremiales (sobre todo agrícolas) e incluso munícipes en muchos casos, amén de políticos de todo tipo: senadores, diputados nacionales y autonómicos, diputados provinciales, etc.

Es un disparate detrás del cual solo hay un motivo: ahorrar en seguridad. Eso sí, no nos rebajan el porcentaje correspondiente en nuestros impuestos y tampoco ahorran en multitud de instituciones y empresas estatales innecesarias, pesebres de amigotes y… mejor vamos a callar o tendremos que ir al juzgado de guardia.

Señores del Gobierno, por favor, no se debe de ahorrar en cuatro cosas (solo esas cuatro) o les va a votar a ustedes solamente su familia, si es que les quieren. Esas cuatro cosas son: sanidad, educación, seguridad y alimentación. La sanidad es un desastre, está pésimamente gestionada y parte de premisas absurdas, como por ejemplo que las bacterias son autonómicas (nada más lejos de la realidad). Así tenemos hospitales infrautilizados y a otros se les salen los pacientes por las esquinas. Hay multitud de gestores, que sobran en un 60%, siendo optimistas, y faltan buenos profesionales, que al estar maltratados e infravalorados, se largan a los Estados Unidos u otros países, siendo sustituidos por sanitarios extranjeros de baja cualificación. Es un escándalo. Y lo arreglan privatizando, para que se caiga todavía más la calidad. Urge una nueva Ley de Sanidad. La educación es otro escándalo. Los maestros y profesores están muy mal preparados en muchas regiones, la historia de España varía tanto de unas comunidades a otras que debiera de cambiársele el nombre y llamarle “histeria” de España. Y la universidad pública sin presupuesto, saturada de profesores que apenas dan clase y llena de asesores en sus rectorados. ¿Cómo se va a poder aprender algo así?. Tenemos la peor docencia de la Unión Europea a todos los niveles: primaria, secundaria y superior. En cuanto a la alimentación, la cosa es de escándalo. Nadie pone coto al beneficio de la intermediación y tampoco se apoya a los agricultores, ganaderos y pescadores como se debería hacer. No se vigila suficientemente la calidad alimentaria y se prefiere importar artículos de dudosa producción antes que poner orden a los que se están forrando con nuestra ingesta alimentaria. Y si hace falta, una Ley de Garantía de Alimentación pondría orden en ese berenjenal. Hemos dejado para el final la seguridad. No tenemos apenas Fuerzas Armadas (por eso cualquier mindungui nos sopla en la oreja), la Policía y la Guardia Civil andan escasitos de medios y, además, politizándose por momentos, con una actividad sindical que asombra a cualquier país de nuestro entorno, pues ello supone la pérdida de un número considerable de efectivos dedicados a esas tareas, que tal vez sean precisas, pero sin detrimento del servicio, naturalmente.

Finalmente, la consecuencia de esa penuria en efectivos y medios es el cierre de los cuarteles fuera de las horas de oficina. La seguridad en los pueblos se ha caído. Las grandes explotaciones tienen que contratar vigilantes privados, con incremento en los costes de producción, pero los pequeños agricultores, ¿qué pueden hacer?. Les roban los productos e incluso los aperos, les roban las redes a los pescadores, les roban el ganado. No hay vigilancia, es de esperar. En determinados lugares han tenido que organizarse en patrullas nocturnas entre ellos. Un escándalo. ¿Por qué no cumplen con su deber y garantizan la seguridad de las pequeñas poblaciones y su zonas de cultivo?. Porque a ustedes no les faltan vigilantes, señores políticos. Bueno, en realidad a ustedes no les falta de nada.

Tranquilos, estamos tomando nota. Pronto vendrán las elecciones europeas, luego las autonómicas y locales y, finalmente, las generales. Cuando se les acabe la posibilidad de mandar, ya veremos qué sucede en este galimatías que nos dejan: una España ingobernable por culpa de la debilidad de quienes no se atrevieron a hacer lo que tenían obligación de hacer, tal como se lo demandó la población con su voto, a finales del año 2011. A lo peor tienen que acabar dando explicaciones en algún Tribunal. Todo es posible.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones