hospimedica2

Es nuestra vocación, nuestro patrimonio, la satisfacción por el deber cumplido, eso no nos lo quita nadie

aparece cadaver diana quer 3 g

Nuestra actividad es eminentemente preventiva como consecuencia del estado de derecho que nos hemos dado y de la democracia que disfrutamos. Lo desagradable es que una vez ocurrido el hecho delictivo nuestro trabajo se torna en un intento por esclarecer ese hecho y por poner a buen recaudo a quien lo ha cometido. La finalidad es clara, no debe quedar un delito impune, ni debe ese delincuente volver a cometerlo.

Nadie, nadie nos devolverá jamás a Diana Quer para darle a su familia la alegría de su vida después de este calvario. ¡Qué más quisiéramos nosotros! No podemos devolver ni a Diana, ni a Marta, ni a tantas otras personas víctimas de delitos que no se han podido resolver o que han quedado sin castigo.

Hoy, la Guardia Civil, compañeros míos, con los que comparto dependencias, ha logrado encontrar el cadáver de la infortunada Diana. Nuestra alegría será nuevamente silenciosa porque comprendemos el dolor de la familia de esta joven y volveremos a nuestra actividad preventiva.

Dentro de nuestro mundillo, entre nosotros, nos reconforta el que este individuo no vuelva a repetir el delito y que el mismo no vaya a quedar sin castigo.

Y así, de manera sencilla y callada, con trabajo, esfuerzo y constancia volvemos a repetir nuestra forma de entender la profesión.

Dentro de unos días volveremos a vernos caricaturizados en los chistes y en las series de TV, y cuando algún “garbanzo negro” (que por estadística alguno siempre hay) con uniforme verde cometa una irregularidad o incluso alguna fechoría todo el mundo nos lo atribuirá corporativamente a todos y cada uno de nosotros, y tendremos que cargar nuevamente con esa cruz e intentar con trabajo y eficacia demostrar que afortunadamente no todos somos iguales.

Es nuestro sino, quisimos vestir de verde con orgullo, a sabiendas que no iba a ser fácil, que no seríamos reconocidos en muchas ocasiones y que siempre seríamos los últimos de la lista para el sueldo, el material y las prebendas.

Pero qué bien sabe cuando tu trabajo tiene su recompensa en “la íntima satisfacción del deber cumplido”. Ese es nuestro patrimonio y ese no nos lo quita nadie.

Un guardia civil


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar