hospimedica2

No todo lo que se publica es cierto

1492092111 475157 1492092854 noticia normal

Nuevamente El Plural carga contra la Guardia Civil, y lo hace como siempre con desinformación, con medias verdades, con cosas sabidas de oído y en algún caso con alguna información tergiversada e incompleta de supuestas “fuentes de la Guardia Civil”.

La verdad en la información, pero sobre todo el respeto a la misma, es uno de los principales valores del periodismo, sin verdad no se hace periodismo, se dan informaciones sesgadas, en muchas ocasiones la verdad o la falta de la misma no es, en ciertos medios, el objetivo fundamental de la información que publican, en ocasiones se omiten datos, se deforma la información, se intenta adoctrinar, manipular y engañar, por encima de mantener el rigor de la noticia o de la información.

Es fácil citar supuestas “fuentes”, dándoles el carácter de oficial o hacerlas pasar por contrastadas, la realidad cotidiana de El Plural con respecto a la Guardia Civil suele ser la superficialidad, la ideologización y los silencios, para hacer pasar por cierta cualquier información publicada en ese medio sobre el Instituto Armado, intentar dar carácter de verdad absoluta a unos datos que no siempre lo son, quizás lo peor de una información sean los silencios, lo que se obvia de forma consciente para remarcar las mentiras o las medias verdades, una práctica más común de lo deseable en ciertos medios.

Son demagógos, maestros de la tan cacareada y tan de moda "posverdad", intentando distorsionar de forma deliberada la información sobre el Cuerpo, manipulan los datos para influir en la opinión pública.

Habla El Plural de “fuentes de la Guardia Civil”, para publicar consideraciones personales, verdades a medias o simplemente mentiras, además de silenciar datos que podrían echar por tierra la información de las citadas “fuentes”.

Debería saber Cecilia Guzmán, que en todo caso serían “fuentes no oficiales de la Guardia Civil”, y si es así hay que decirlo, lo contrario es intentar dar a entender que lo que se publica es información oficial, no creo que sea así, por poner un ejemplo que entienda la periodista y el medio, ni siquiera la información que yo pueda aportar a este artículo o haya aportado en otros, relevante o no, se podría considerar que proviene de “fuentes de la Guardia Civil”, mucho menos si se trata de consideraciones o apreciaciones personales, a pesar de mi condición de guardia civil retirado.

Pero no es la primera vez que El Plural intenta desinformar sobre la Guardia Civil o arremeter contra ella, ya lo hizo cuando publicaba el 8 de abril de 2016 una información en la que arremetía contra la Guardia Civil, aportando datos de otra o de la misma supuesta “fuente de la Guardia Civil”: DESINFORMACION E INTOXICACION, NUEVA FORMA DE ATAQUE A LA GUARDIA CIVIL.

Vemos demasiado a menudo que la verdad periodística que debería al menos ser, información veraz, que debería realizarse sin saltarse supuestos códigos éticos periodísticos, donde el profesional debería contrastar las fuentes, dar la oportunidad a las personas o entidades que se ven afectadas por la noticia para que den su propia versión sobre la misma, y si se advierte equivocada, corregir públicamente los errores advertidos en la información, además de facilitar la oportunidad de réplica a los afectados, no lo es tanto.

Entiendo que la verdad no existe como tal, es subjetiva, cambia dependiendo quien la trasmita, el lugar donde se defienda y el tiempo en que ocurra. Decía Antonio Machado en sus PROVERBIOS Y CANTARES - LXXXV,  "¿Tu verdad?  No, la Verdad, y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela". La verdad de El Plural no es la verdad de la Guardia Civil, con o sin "fuentes".

Los periodistas, deberian tener la supuesta responsabilidad de transmitir la verdad de los hechos relevantes sin caer en sus propios valores ideológicos, se trata simplemente de informar, ya que para muchas personas lo que sale en un diario, en radio o en televisión es una realidad indiscutible, piensan ilusamente que todo periodista es objetivo en su información, y no es cierto.

Intentando El Plural convertir “su” verdad, la verdad de “sus fuentes” en la verdad absoluta, degrada el periodismo, este evidentemente debe tener una función crítica, pero debe hacerlo sin mentir o sin tergiversar los datos o los hechos. No es lo que hace El Plural, que ataca a la Guardia Civil como institución atendiendo más al pensamiento ideológico de su línea editorial que a la verdad sobre el Cuerpo.

En la Guardia Civil  es cierto que hay carencias, y por supuesto hay que subsanarlas, para eso están luchando las asociaciones desde los propios planteamientos de cada una de ellas, pero nunca lanzando mentiras o medias verdades a la opinión pública, la información de El Plural, arremetiendo ahora contra la cúpula del Cuerpo, de forma torticera y sesgada no es el deseo del digital de poner en evidencia esas carencias, más bien la de atacar una vez más a la Institución.

Es muy fácil escudarse en supuestas “fuentes de la Guardia Civil”, para desinformar, dando como buenas informaciones que son pensamientos y consideraciones personales propias y personales, del editor, del redactor, de la periodista o de la propia “fuente”, desinformando por tanto a los lectores del diario.

En esta ocasión le ha tocado a “los generales”, antes le tocó a alguna que otra asociación, quizás por no alinearse con la línea editorial, con el pensamiento ideológico del digital, hoy, según Cecilia Guzmán “los generales”, tienen un carácter “ultraconservador”, sin conocer a la persona, simplemente por ser un "general", según El Plural cada vez que asciendes te vas poco a poco convirtiendo en conservador, y cuando llegas al generalato en “ultraconservador”, lo que al parecer te incapacita para el mando.

Las “fuentes” de El Plural en algunos casos también dan datos verdaderos e informan de manera cierta, coherente e incuestionable, han llegado a recordar al digital que “el director general es un cargo político ajeno a la Guardia Civil, como es el caso del actual, José Manuel Holgado Merino", al parecer este dato no lo tenían claro en la redacción y la periodista no lo sabía y ha hecho su propio descubrimiento periodístico, el más importante de esta década, todo ello a pesar que fue Felipe González quien puso al frente del Cuerpo al primer civil, un tal Roldán, de infausto recuerdo por cierto. Merino, recuerdan estas “fuentes”, antes de llegar a la dirección de la Guardia Civil era “juez en Sevilla”, una alegría mire usted, porque aquel primer director civil no tenía titulación, bueno sí, pero falsificada. Y esa “información” la dan como algo cuestionable, al parecer les molesta, como les molesta que que la Guardia Civil tenga generales.

Cecilia escribe, citando nuevamente las “fuentes de la Guardia Civil” que “Cuando llega un director general nuevo, los generales lo ponen en su sitio: ‘Tú mandas de esas puertas para afuera, encárgate de los discursos… Nosotros mandamos aquí dentro’”, quizás no sepan las “fuentes” que cada vez que llega un nuevo director general suele cambiar la cúpula de la Dirección General, quizás ignoren las “fuentes de la Guardia Civil” que con cada gobierno nuevo hay director general nuevo y cúpula de mando nueva. Incoherente no obstante esta “información”, tendenciosa, demagógica y populista, más que nada porque o la “fuente de la Guardia Civil” lo es al más alto nivel y asiste a las reuniones cuando se reunen director y generales en privado y por lo tanto sabe de lo que hablan entre ellos, o simplemente miente y esa información es más una apreciación personal de alguien, fuente, redacción o periodista, que una verdad intrínseca, aunque la den como tal.

Vuelve a la carga la periodista con “Los “privilegios” de los generales”, y aquí las “fuentes” lo han dado todo, dice Cecilia de forma nuevamante demagógica que la “situación económica de los guardias civiles resulta aún más sangrante cuando se compara con la de la cúpula de este Cuerpo, especialmente la del “elitista” grupo que forman una treintena de generales”, debería Cecilia comparar el sueldo del general con el de un comisario principal y el de ambos con el de un mayor de los Mossos y para ser justa y para no parecer demagogica, comparar el sueldo de un guardia civil con el de un policía y nuevamente el de ambos con el de un mosso, lo mismo se llevan una sorpresa tanto ella como su “fuente”. Debería también comparar su nómina con la de la "elite" de El Plural, que la tiene, con la del redactor jefe, con la del director o con la del dueño de El Plural, lo mismo ve también algunas diferencias “sangrantes” entre las nóminas de estos últimos y la suya, que podría igualmente denunciar.

La siguiente afirmación dentro del artículo de Cecilia Guzmán también es interesante, “Los generales disfrutan de unos privilegios que no comparten con los agentes. Entre ellos se reparten “las medallas” y “los pabellones”, como denominan en la Guardia Civil a sus viviendas. Los pisos van en el paquete, con el cargo”.

Pues bien una “fuente de la Guardia Civil” me ha comentado, a mí personalmente y sin intermediarios, que conoce guardias civiles, suboficiales, oficiales y jefes con más medallas que algún general, incluso me ha llegado a informar sobre un hecho inaudito, existen “pabellones de cargo” no solo para generales, también para comandantes de Puesto, jefes de Área, jefes de Compañía, jefes de Comandancia..., y dice mi “fuente” que algunos son incluso mejores que los de los guardias civiles y otros no tanto.

Pero además deberían decirle las “fuentes” a la periodista que una gran mayoría de los cuarteles de la Guardia Civil no son propiedad del Cuerpo, sino de Ayuntamientos o diputaciones a los que el Cuerpo paga un alquiler por ellos.

Y por último publica El Plural, citando sus “fuentes” que “algunas organizaciones, (asociaciones)  ...reclaman mayor “transparencia” e información sobre “la Asociación Pro Huérfanos, sobre su funcionamiento y la gestión de sus fondos, porque todos los guardias estamos obligados a pagar una cuota mensual y no sabemos el destino que se le da”.

Flaco favor le hace el digital a esas “organizaciones” si éstas no saben a lo que se dedica la Asociación Pro Huérfanos de la Guardia Civil.

Porque tan solo visitando la página de la Asociación Pro Huérfanos - http://www.aphgc.org/ - se hubiese enterado la periodista, imagino que la "fuente" ya lo sabrá, de lo que es la Asociación, su funcionamiento y la gestión de sus fondos, siendo “su primordial objeto acoger y dar educación a los huérfanos de los socios fallecidos con arreglo a los recursos económicos, centros, colegios de que se disponga. La finalidad principal de los recursos económicos de la APHGC va encaminada a satisfacer las necesidades de los huérfanos y contribuir a su formación y preparación para una mejor incorporación al mundo laboral. Además se destinan ayudas a los socios, cónyuges y sus hijos, es decir también son beneficiarios de los recursos económicos de la Asociación precisamente los socios de la misma, “los guardias que pagamos una cuota”.”

La actividad del periodista debe ir encaminada a defender una información veraz, contrastada, a trasmitir al lector los datos tal y como son, y no publicar como reales informaciones que no dejan de ser meras conjeturas, interpretaciones y opiniones personales, algo no contrastado, lo demás equivale a un engaño.

Antonio Mancera Cárdenas

Director Benemérita al Día


Imprimir   Correo electrónico

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar