Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
El Director General de la Guardia Civil recibe la máxima distinción de la Asociación Circulo Ahumada

El Director General de la Guardia …

El pasado día 17 d...

CARTA DE UNA MUJER GUARDIA CIVIL AL MINISTRO DEL INTERIOR DEL GOBIERNO DE ESPAÑA

CARTA DE UNA MUJER GUARDIA CIVIL A…

España, 31 de octu...

LA demoledora carta del hijo de Tejero contra los golpistas catalanes

LA demoledora carta del hijo de Te…

Ramón Tejero Diez,...

EL SABIO REFRANERO ESPAÑOL

EL SABIO REFRANERO ESPAÑOL

¿Alguien se ha par...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGOS BE...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADOS MES ...

Prev Next

NUEVOhospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

EDITORIAL: NO TODO VALE EN PERIODISMO, DIFUNDIR MENTIRAS Y MEDIAS VERDADES NO ES INFORMAR

  • Escrito por EDITORIAL

campeones de multas copia

No todo lo que se cuenta en ciertos diarios es la “verdad verdadera”, y así vemos que para incrementar visitas y lectores, o simplemente para desprestigiar el trabajo de un colectivo o atentar contra el honor de una persona se lanzan titulares sensacionalistas y se cuentan medias verdades.

Hace un tiempo desde cierta prensa, principalmente escrita y digital, se ha lanzado una campaña de desprestigio contra la Guardia Civil, y en esa campaña se dan por ciertos, en dichas publicaciones, datos que no siempre son ciertos o que no se cuentan del todo.

Esa campaña no es nueva y va desde asegurar, por estos medios de comunicación, que la Guardia Civil es un cuerpo policial anacrónico en Europa por su doble dependencia, obviando no solo a otros cuerpos policiales europeos similares a la Guardia Civil, sino negando la existencia de la Gendarmería Europea (EUROGENDFOR) de la que la propia Guardia Civil forma parte, hasta asegurar públicamente que el agente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil que mas denuncia es el que más cobra a final de mes, ambas afirmaciones son inciertas, por no decir que son absolutamente falsas.

Hoy le toca a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Se llega a afirmar en esos medios de comunicación, que "El sistema, denominado RAI/RAU (Resumen de Actividad Individual/Resumen de la Unidad), mide las acciones de los agentes a partir de las sanciones que imponen a los conductores", y esto explicado así es simplemente FALSO.

Consultadas por este diario digital fuentes de la propia Agrupación de Tráfico, así como agentes de la Agrupación, nos aseguran que el sistema RAI, no es un sistema que premie al agente que más multe, ni que el mismo exija un número de denuncias determinada a cada agente al finalizar el mes, sino que se trata de un sistema de porcentajes por el que se evalúa el trabajo del agente, dándose el caso de que agentes que durante un mes por diversas circunstancias no han cumplimentado ninguna denuncia, o han cumplimentado pocas al finalizar ese mes, cumplen con los porcentajes mínimos exigidos al haber realizado servicios humanitarios, asistencias en carretera, regulación del tráfico, controles preventivos antidrogas, antiterroristas o los que se establecen para evitar los robos, junto a otras unidades del Cuerpo.

Tampoco es cierto que los miembros de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, cobren mas si denuncian mas, ni que quien no denuncia cobra menos al final de mes, o que se le detrae dinero de su nómina, tampoco es cierto como se ha llegado a publicar que “Como ningún guardia quiere ser el último de la lista, todos entran en la carrera de quien denuncia más", que se trate de una carrera entre los agentes de Tráfico de la Guardia Civil por la que se sancionaría al último de un supuesto "ranking"; si es cierto, que tan sólo en un caso, uno tan solo entre los cerca de 10.000 miembros que componen la Agrupación, desde que en abril de 2015 entró en vigor la nueva Orden General que lo regula, se le quitó la mitad del complemento de 140 euros, que cobran por productividad los agentes de la Agrupación de Tráfico, y fue por tener variaciones negativas significativas en varios meses distintos dentro del mismo año, no por no denunciar, sino por no llegar al mínimo exigido en los objetivos que marca el RAI; en cualquier caso, nos han explicado que antes de llegar a este extremo al agente se le avisa, incluso se le propone para realizar unas pruebas de reciclaje en la Academia de Tráfico de Mérida, pruebas y cursos de reciclaje que se realizan igualmente y de forma periódica en otras especialidades del Cuerpo, Policía Judicial, TEDAX, GRS..., donde se evalúa la capacidad de los agentes para continuar ejerciendo de una manera efectiva y segura su especialidad.

Por otro lado, desde la asociación profesional APROGC (Asociación Pro Guardia Civil) a través de un comunicado han querido hacer hincapié en que la labor de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil es fundamental la de velar por nuestra seguridad vial y revelan un reciente estudio llevado a cabo por el Grupo de Investigación Applied Economics & Management de la Universidad de Sevilla, en el que en sus conclusiones demuestran que un aumento del 10 % en el número de efectivos o vehículos de la Guardia Civil reduciría el número de víctimas mortales en un 5,3 % en tasa anual. Del mismo modo, un aumento del 10 % de las horas de servicio, reduciría las víctimas mortales un 4,7 %.

El mismo estudio indica, según APROGC, que un incremento anual de un 10% en los controles de velocidad por radar reduciría el número de víctimas mortales en torno a un 4%, mientras que un aumento similar en los controles de alcohol reduciría esa cifra entre un 0,74% y un 0,53%; concluyendo que está contrastado cómo en estos controles prevalece la faceta preventiva sobre la recaudatoria.

Los agentes consultados nos han asegurado además, que las sanciones que imponen durante sus jornadas laborales son las que observan, las que cometen los usuarios de las vías, y que evidentemente lo que no van a hacer es mirar hacia otro lado, es dejar sin sancionar las infracciones.

Existe además un cierto malestar entre los miembros de la Agrupación de Tráfico consultados, ya que con estas medias verdades vertidas por ciertos medios de comunicación, se pone en riesgo la propia seguridad de los agentes de Tráfico, al cuestionarse en principio, su principal labor que no es otra que la preventiva, ya que tratan de mostrar, ante los conductores y usuarios de las vías, a los agentes como meros recaudadores, sin que este extremo sea cierto. Se está cuestionando además el principio de autoridad de estos agentes al dar a entender, de una manera más o menos evidente y torticera, desde estos medios de comunicación, que obligados a denunciar lo hacen de manera totalmente arbitraria e injusta, que no se denuncian únicamente las infracciones que observan, sino que además se busca denunciar por denunciar ante la indefensión del conductor, creando de este modo un clima de animadversión hacia los agentes que ha llegado, en algunos casos, a la agresión física de los mismos o a hacer caso omiso de sus indicaciones, poniendo en grave riesgo a los propios agentes y al resto de usuarios.

Mentiras, medias verdades y ataques que se vienen sucediendo en el tiempo y no solo con la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, sino en todas las facetas del Cuerpo, con las que se intenta socavar la buena imagen que la ciudadanía tiene de la labor de la Guardia Civil, ataques como los que ha sufrido la UCO o su jefe por su labor contra la corrupción política y económica o mentiras como que el guardia civil más condecorado era un “oficinista” cuestionando, por ejemplo, a quienes desde las Planas Mayores, o desde los servicios COS y COTA realizan su trabajo para el buen funcionamiento de los servicios diarios de la Guardia Civil y obviando que ese “oficinista”, el coronel Martínez Viqueira, lleva tan solo cuatro años en una “oficina”, pero que en los últimos años, a los que la noticia hace referencia, había ejercido el mando en unidades operativas de Policía Judicial, Información, GRS o que había estado destinado en misiones internacionales, etapas estas de donde provenían cinco de las ocho condecoraciones cuestionadas, siendo otra otorgada por la elaboración y publicación, como historiador, del ATLAS ILUSTRADO DE LA GUARDIA CIVIL de la editorial SUSAETA, con el que había dado visibilidad a la historia, a los servicios y a la realidad de la Guardia Civil, medias verdades y mentiras como la difundida, no hace mucho, sobre la prohibición a los guardias civiles para entrenarse en la práctica del tiro, cuando la realidad es que lo que se prohíbe es el uso del arma oficial adjudicada a cada uno de los miembros de la Guardia Civil para prácticas de tiro personales en galerías de tiro privadas o su uso en campeonatos no oficiales, ya que los guardias civiles reciben formación SIO (Sistema de Intervención Policial), siendo esta una actividad reglada, impartida por personal habilitado y plenamente orientada al servicio diario del agente, no prohibiéndose las prácticas de tiro no oficiales con sus armas particulares, si así lo desean.

Mentiras que siempre vienen de los mismos sectores, de los mismos medios de comunicación, que dan la versión que más les interesa, o lanzan el titular mas sensacionalista y amarillista para menospreciar el trabajo de la Guardia Civil, mentiras o medias verdades que no suelen contrastar con distintas fuentes antes de publicarlas, tal y como establece el código deontológico periodístico, su propio código deontológico, ya se sabe, “El respeto a la verdad. Estar abierto a la investigación de los hechos. Perseguir la objetividad aunque se sepa inaccesible. Contrastar los datos con cuantas fuentes periodísticas sean precisas. Diferenciar con claridad entre información y opinión. Y claro, cuando se saltan la totalidad o parte de su código deontológico, no debemos esperar la “Rectificación de las informaciones erróneas”, otro de los puntos recogidos en ese código.

No debemos olvidar tampoco que publicar una información falsa, o incompleta, puede traer consecuencias, ya no sólo para el medio que publica la información, evidentemente a algunos de estos medios les da igual su credibilidad, tan solo buscan lectores con titulares sensacionalistas, con medias verdades o simplemente con mentiras, sino para los agentes de la Guardia Civil que se ven afectados en su trabajo por los contenidos malintencionados que se publican.

Publicando datos erróneos desinforman más que informan, e incumplen con uno de los valores clave del ejercicio periodístico, el respeto a la verdad, pero sobre todo pueden llegar a perjudicar a las personas o colectivos de los que “desinforman”, llegando a vulnerar su derecho al honor, y su derecho de imagen, recogidos en el art.20 de la Constitución Española, además de ser posible que puedan caer en injurias cuando la información no está bien contrastada y falta a la verdad.

Benemérita al Día

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

WEBS RECOMENDADAS

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones