Menu
  • 01
  • 02
  • 03
  • 04
  • 05
  • 06
  • 07
logo-circulo-ahumada
Cartas al Director

Cartas al Director

Envíe su carta...

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 (CUIDADO CON LAS COCES)

CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA. ARTÍCULO 2 …

‹‹La Constitución ...

El gran encierro

El gran encierro

No, no me refiero ...

DOMINGOS BENEMÉRITOS

DOMINGOS BENEMÉRITOS

SUMARIO: DOMINGO 04 ...

Sábados culturales en Benemérita al Día

Sábados culturales en Benemérita a…

SUMARIO SÁBADO 03 de...

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

MANIFESTACION DE ODIO EN ALSASUA

Miles de personas ...

Los majaderos de Alsasua

Los majaderos de Alsasua

Tras el acto terro...

Prev Next

hospimedicalpatrocinador

Noticias Opinión

EDITORIAL: Señor alcalde, la Guardia Civil va más allá de Franco

  • Escrito por Redacción

castilblanco-GC01

Estado en que que quedó uno de los guardias asesinados en Castilblanco

EDITORIAL: Señor alcalde, la Guardia Civil va más allá de Franco

               Ha pasado una semana desde que nuestros compañeros, Emilio, Marcos Antonio y José, fallecieron en un accidente de helicóptero intentando un rescate de montaña en el Pico de la Polinosa (León), una semana en que ese mismo día, el alcalde de El Coronil, Jerónimo Guerrero, publicó un tuit insultando a los guardias civiles y calificándolos de yihadistas asesinos.

              Tras ese tiempo mas que suficiente de reflexión, el señor alcalde ni ha dimitido, ni ha pedido perdón, ni ha rectificado, ni ha sido recriminado por los dirigentes de su partido, aunque esto último ya lo esperabamos, hemos echado en falta también durante esta semana, la denuncia o la repulsa a sus palabras, a sus insultos, totalmente fuera de tono y de lugar, de alguna asociación profesional, otras si lo han hecho, o del propio Director General, de la Fiscalía o de la Abogacía del Estado, incluso hemos echado de menos al ministro del Interior pidiendo explicaciones.

Pero es que además de no pedir perdón, de no rectificar, vuelve a insultarnos cuando, en lugar de arrepentirse por su metedura de pata, consciente o inconscientemente, eso lo dejaremos a su conciencia, vuelve a insultarnos cuando asegura que no se refiere a la Guardia Civil de ahora, democrática, sino a la de Franco, pues bien, ignorante e inculto alcalde, la Guardia Civil nunca fue de Franco, porque tras la guerra civil, este quiso disolverla, durante días estuvo el Decreto de disolución del Cuerpo sobre la mesa de Franco pendiente de firma y publicación, no estaba satisfecho con el comportamiento demostrado por algunos destacados Generales y Jefes de la Benemérita, ni con más de las dos terceras partes de los individuos del Cuerpo tras la sublevación del 18 de Julio. El apoyo del Instituto Armado a la República, había contribuido en gran medida al fracaso de la sublevación en Barcelona, Madrid y Valencia, entre otras ciudades.

Y como de historia, debe el señor alcalde andar muy mal, quizás porque no lea lo suficiente, o porque lea tan solo aquellos panfletos que le conviene o le dictan, habrá que ilustrarle un poco, decirle que tras la llegada de la Segunda República el 14 de abril de 1931, la Guardia Civil se dispuso a defenderla a ultranza, como no podía ser de otra manera y como sucedió en algunos casos hasta el final, hasta derramar la ultima gota de la sangre de sus guardias, de nuestros compañeros, se dispuso a defenderla de los continuos ataques que desde el principio comenzó a sufrir por parte de anarquistas, comunistas y sí, señor Guerrero, también de ustedes, los socialistas, y es que ustedes siempre han tenido miedo a la Guardia Civil por ser recta, insobornable y disciplinada, hoy en día también, y ese miedo solo ustedes saben a que es debido, porque las personas de bien, independientemente de sus ideas, no lo tienen.

          Y cuando alguien como el alcalde de El Coronil se empeña en volver 75 años atrás, y quiere volver a revivir fantasmas pasados, que todos decidimos dejar atrás, y que por cierto no llegó a vivir, alguien también con mala leche, como la que el edil ha demostrado, alguien quizás anclado en el pasado como él, podría ir mas allá de la dictadura franquista y recordarle lo sucedido por ejemplo en el pueblo de Castilblanco, el 31 de diciembre de 1931, donde más de quinientos manifestantes asesinaron a cuatro guardias civiles, a los que no solo mataron, sino que profanaron y mutilaron salvajemente sus cuerpos, guardias que se acercaron al lugar engañados por el alcalde socialista del pueblo, guardias que convivian en buena armonía con los vecinos que los asesinaron y de los que se fiaban, el parte oficial decía: “fueron muertos primero a tiros de pistola, y maltratados después con piedras y a golpes de mazas con gruesos palos de encina. En sus cuerpos se hundieron una y cien veces cuantas armas tuvieron a mano y con ellos chocaron, con toda la energía que el odio acumuló en sus enemigos, todos los objetos contundentes que hallaron a su alcance; palos gruesos, piedras de varios kilogramos de peso; hasta los zapatos que calzaban les sirvieron para desgarrar los rostros de aquellos desgraciados que nunca pudieron pensar que el ser humano conociera tan bajo nivel. Cuando no había en sus cuerpos lacerados un sitio sano donde herir, rompieron la boca del cabo Blanco, cortándola a través de los maxilares, pincharon los ojos en los que veían retratada su tragedia y machacaron los rostros de aquellos que eran el fiel retrato de bondad y la nobleza de las almas contenidas en aquellos cuerpos jóvenes”, por cierto tras el asesinato, la diputada y dirigente socialista por aquel entonces, Margarita Nelken, manifestó que “Lo ocurrido en Castilblanco no son sino desahogos obligados de espíritus oprimidos”, oprimidos por quién, ¿por la República?”.

Puede que algún mal pensado le recuerde los sucesos de Casas Viejas y sus consecuencias, donde fue atacado el cuartel de la Guardia Civil, en el que se encontraban en el momento del ataque tan solo un sargento y tres guardias, muriendo el sargento y uno de los guardias, quedando los otros dos guardias heridos de consideración, o lo ocurrido después de ese ataque, cuando una Compañía de Guardias de Asalto, que había acudido en ayuda del Puesto de la Guardia Civil, recibió órdenes directas del propio Presidente de la República y Ministro de la Guerra, es decir para que usted tenga datos por si la ignorancia es tan grande que ni a esto llega, del propio Azaña, de no hacer detenciones, de disparar a “la barriga, a la barriga”, y tras las órdenes, la tragedia, muerto el cabecilla y toda su familia a manos de la Guardia de Asalto.

Incluso puede que algún ser siniestro, como el máximo representante del Ayuntamiento de El Coronil, le pueda recordar la Revolución de Asturias, en octubre de 1934, donde el propio Largo Caballero, miembro de su propio partido y secretario de UGT, lanzó “su revolución” para acabar con la República, un verdadero golpe de estado en toda regla, y que estalló con fuerza inusitada en la cuenca minera, la consigna como siempre atacar los cuarteles de la Guardia Civil, porque eran “depósitos que había que suprimir”, era esencial la “Toma de cuarteles de la Guardia Civil, los guardias civiles que "queden con vida" serán desarmados y encarcelados”, podrían recordarle los puestos de la Guardia Civil de la cuenca asturiana atacados por los revolucionarios anarquistas, comunistas pero principalmente socialistas, Mieres, Rebolleda, Santullano, Caborada, Posada de LLanes, Pola de Laviana, Sama de Langreo, el Entrego, Ciaño... por cierto en estos dos últimos y solo por si no lo sabe, perecieron los guardias de sus plantillas al completo y también las familias de estos.

También alguien con mala leche, podría narrarle la muerte del Capitán Nart a manos de los mineros sindicalistas, que tras resistir con sus cerca de sesenta guardias a mas de 4000 revolucionarios, rechazando los ataques continuos, incluso dinamitaron la casa-cuartel, durante 32 interminables horas, al final muertos todos sus hombres, sin munición y herido en dos ocasiones, fue acribillado primero, robado después y finalmente ultrajado su cadáver, llegando a decapitarlo.

Puede que en esos mundos del ciberespacio donde gusta moverse y que maneja con especial sabiduría, haya quien aún se acuerde y le recuerde al teniente Halcón, jefe de la Línea de León que tuvo que defenderse del ataque de 3000 revolucionarios junto a un puñado de guardias durante un día entero, y al final exhaustos y sin municiones fueron aplastados y muertos por los mineros, y puede que esa misma persona le recuerde como al teniente le pusieron un cartucho de dinamita en la boca y lo hicieron explotar.

O traigan a su memoria a Emilio Marín, guardia civil que en el pueblo de Montemolín fue muerto también a principios del nefasto año 34, a hachazos por los manifestantes por negarse a entregar la correspondencia oficial que portaba y posteriormente mutilado, o a Antonio Moreno Rayo, guardia civil de Caravia que, por enfermedad, no pudo concentrarse en julio del 36 junto a sus compañeros en Oviedo, y por cuidar el cuartel se defendió solo, todo un día, disparando alternativamente desde varias ventanas, contra centenares de mineros, armados y con dinamita. Al final le capturaron, pero solo tras volar el edificio entero, y le fusilaron de rodillas porque la enfermedad le impedía ponerse en píe.

Incluso alguno de sus correligionarios, le podría recordar al coronel de la Guardia Civil Escobar, católico practicante, con hermanos sacerdotes y hermanas religiosas, que fue fusilado al terminar la guerra por haber permanecido fiel a la República, o los miles de guardias civiles que tras la contienda fueron igualmente fusilados por Franco por permanecer fieles a su juramento. O le recuerden que fue condecorada colectivamente por su lealtad con la máxima condecoración de la República, la Corbata de la Orden de la República, el 12 de febrero de 1935 “para premiar como recompensa colectiva los innumerables actos de heroísmo llevados a cabo por el personal del mismo y los relevantes servicios de carácter cívico y humanitario que ha rendido a España y a la República en el cumplimiento de sus deberes", anteriormente en 1929 fue condecorada de forma colectiva con la Gran Cruz de la Orden Civil de Beneficencia por “los innumerables actos y servicios abnegados, humanitarios y heroicos realizados con motivo de incendios, inundaciones y salvamento de náufragos”.

Y estos son tan solo son unos pocos retazos de la propia Historia de la Guardia Civil, para ilustrar la ignorancia del alcalde, pero hay cientos de relatos protagonizados por guardias civiles en defensa de la Segunda República, todos ellos señor alcalde, murieron, fueron asesinados y masacrados por defender la República, incluso defenderla de ustedes mismos.

Y puede que le recuerden todo eso porque alguien sigue anclado en el pasado tras 75 años de una historia que nadie quiere volver a repetir, anclado al pasado que todos decidimos dejar atrás hace 37 años, y es que hay gente muy mala que recuerda tan solo lo que le interesa, y olvida lo que le incomoda, que tiene memoria selectiva o de pez, como el señor Guerrero muy bien sabe.

El propio Lerroux, imagino que nada sospechoso de fascista para el señor alcalde, dijo de la Guardia Civil tras todos estos sucesos que “La Guardia Civil, fuerza de conservación de las Instituciones, tenía encuentros trágicos en los que sucumbían en el cumplimiento del deber, sacrificados por el instinto homicida... (defendiendo la República)”.

Porque no se engañe señor alcalde, y no intente engañar a los demás, a la Guardia Civil, nunca le han preocupado las derechas o las izquierdas, de hecho hoy en día investiga tanto la corrupción del PP como la del PSOE, a lo mejor es eso lo que le molesta en el fondo, también es cierto que nunca disfrutó de tanto presupuesto como en tiempos de la Segunda República, pero igualmente es cierto que nunca soportó tanto desmanes, ofensas, crímenes, atentados, ataques a sus miembros o asaltos a sus casas-cuarteles, como en ese periodo político, solo en octubre de 1934 y tan solo en dos semanas, en aquella revolución socialista murieron 111 guardias civiles y 182 resultaron heridos, también sufrieron las iras de los radicales sus familias, nunca antes habían muerto en las calles de toda España tantos guardias civiles, como en los cinco años que duró la Segunda República, y tan solo por defenderla. No quiera sustraer la Historia para su propio beneficio, y si sabe usted leer, busque en las hemerotecas, indague en los diarios de la época, gracias a Dios aún existen, y lo encontrará todo, con pelos y señales, y con fotografías.

También durante aquel periodo de la Segunda República y ante los ataques indiscriminados de socialistas, comunistas y anarquistas, el Director General de la Guardia Civil ya dijo lo que todos saben y sabemos y es que, “La Guardia Civil no ataca nunca, pero no se le puede impedir que se defienda. Contestar a las bofetadas que se reciben no es agredir. Nosotros (la Guardia Civil) no saldremos nunca del lugar en que debemos permanecer...”, y es que el señor Guerrero debe desconocer  que la Guardia Civil siempre ha permanecido fiel, sobre todo a defender la Ley y el Orden, de ahí su grandeza, de ahí el cariño de la sociedad hacía ella.

De verdad cree el alcalde que la Guardia Civil es de alguien, la Guardia Civil es de España y de los españoles, a los que lleva sirviendo 170 años, ha sobrevivido digo con toda la intención lo de sobrevivir, a reyes y dictadores, a monarquias y a repúblicas, a gobiernos liberales, conservadores, moderados y radicales, de derechas o de izquierdas, a sublevaciones y a revoluciones y sigue inquebrantable, con su mismo espiritu, con su mismo carácter, con el mismo afán de ayudar que cuando nació en 1844.

No quiera resucitar viejos fantasmas, que muchos de nosotros, incluido usted mismo, no hemos vivido, y el resto no quiere que vuelvan, tire de hemeroteca y vea los sacrificios de la Guardia Civil durante sus 170 años de existencia, también el sacrificio de nuestros tres compañeros fallecidos en el trágico accidente de helicóptero del pasado 24 de agosto, y de cientos, miles de guardias civiles que dieron su vida por ayudar a los demás, y que usted con sus manifestaciones ha mancillado, rectifique sus declaraciones, y dimita, aunque solo sea por vergüenza torera, de la otra ya sabeos que no tiene, no se merece el cargo que ocupa. No quiera desacreditar a la Guardia Civil catalogándola de "franquista", porque eso además de incierto, es rastrero y sobre todo demagógico.

Por todo esto desde Benemérita al Día, queremos dejar constancia, como siempre, de nuestra total simpatía, de nuestro agradecimiento, de nuestra solidaridad, de nuestro apoyo hacia toda la Guardia Civil, la de antes y la de ahora, porque mientras otras instituciones del Estado muestran sus debilidades, la Guardia Civil sigue como siempre, no mejor ni peor, sino PERFECTA.

Desde aquí y en nombre de todos los ciudadanos de bien que se han sentido ofendidos por las manifestaciones del alcalde, exigimos a la Secretaria del PSOE de Andalucía y Presidenta del Gobierno andaluz Susana Díaz Pacheco, al Secretario general del PSOE Pedro Sánchez Pérez-Castejón, que exijan una rectificación, una satisfacción hacia la Guardia Civil, y por supuesto la dimisión de su alcalde en El Coronil, que sean coherentes al menos ellos, esperamos que los servicios jurídicos de la Guardia Civil tomen cartas en el asunto, para castigar las difamaciones y los insukltos vomitados por el alcalde de El Coronil (Sevilla), y pedimos a todas las Asociaciones Profesionales que se unan, en beneficio de sus respectivos asociados, en una demanda contra Jerónimo Guerrero por sus palabras, porque con ellas ha mancillado el honor de toda una Institución y el buen nombre de tres compañeros fallecidos en acto de servicio.

Antonio Mancera Cárdenas, guardia civil retirado por accidente en acto de servicio.

Administrador y colaborador de Benemerita al Dia

Comentarios   

Francisco Ignacio
+1 #1 Francisco Ignacio 01-09-2014 19:46
Desde luego. Lo mínimo que se merece este presunto alcalde (sus palabras lo desautorizan) e idiota de competición es ser cesado ya. Lo mínimo que se debe estar cuando se habla de algo es informado. Por el bien de la democracia, en defensa de la justicia y de la libertad, en aras de la convivencia y como razón fundamental de Estado, el PSOE debe tomar cartas en el asunto. Imbéciles así hunden partidos. Este pollo ni es socialista ni es defensor de ninguna libertad y mucho menos progreso. Es simplemente un incapaz muy cortito, con muy pocas luces. Su presencia sólo hace daño al socialismo y, en definitiva, a la política honesta y democrática. Es tóxico para España. Muy tóxico.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Benemérita al día

Actualidad

Cultura y Sociedad

Otras Secciones

Boletín de Noticias

SUSCRÍBETE >> Recibe gratis todas las noticias en tu correo
Términos y Condiciones